La ciudad de Arequipa, cuna de grandes hombres en todos los campos del saber, las armas, la religión y el arte han engrandecido a nuestra patria.

Por favor, al usar la información, citar la autoría de todos los textos, fotografías, artículos etc. impresos o digitalizados.

Edmundo Escomel Hervé


El Dr. Edmundo Escomel Hervé, hijo ilustre de la tierra arequipeña nació un 31 de julio de 1876, no habiendo publicaciones que detallen su educación escolar.Falleció el 2 de diciembre de 1959


El Dr. Escomel cursó sus estudios superiores en la Universidad de San Agustín y se graduó en el año 1902, de médico, en la Escuela de Medicina de San Fernando, su tema de tesis fue “El Verrucoma de la Enfermedad de Carrión”. Realizó estudios en Francia, y de regreso al país realizó una fecunda labor científica, principalmente en su tierra natal, Arequipa, no solamente como médico sino como observador minucioso de la flora, fauna y ambiente natural, así como de los agentes productores de diversas enfermedades prevalentes en el país, observaciones que han dado lugar a múltiples publicaciones en libros, revistas naciones y extranjeras , reflejando la rigurosidad científica y la importancia para la salud y el avance en el conocimiento del país y de Arequipa en especial.


Su actividad como médico y educador fue sumamente fructífera destacando sus actividades como médico de los Asilos de San Juan de Dios (1913) y Víctor Lira de Arequipa (1923), además de hacerse cargo de la alcaldía de Arequipa en 1913.

En 1928 asume el cargo de Rector de la Universidad de San Agustín de Arequipa. Desde 1934, es profesor de Bacteriología y Parasitología del Instituto de Farmacia de la Universidad Nacional Mayor de San Marcos de Lima y luego en 1936 , designado Rector de la Universidad Nacional Mayor de San Marcos de Lima. El Dr. Edmundo Escomel fallece el año de 1959.


Una de las principales instituciones extranjeras a la que perteneció fue la Société de Pathologie Exotique desde el año 1909, siendo en el órgano de publicación de dicha sociedad, el Bulletin de la Société de Pathologie Exotique que publicara muchas de sus investigaciones, estudios y observaciones.


En el Hospital Goyeneche contribuyó con su experiencia en la atención de pacientes, aunando esfuerzos con los médicos Dr. Jacobo Hunter, Ladislao Corrales entre otros. En Lima, contribuyó al desarrollo de las actividades de la Clínica Maison de Santé.


La importancia de las contribuciones del Dr. Edmundo Escomel a la ciencia y medicina peruanas va cobrando mayor valor, ya que muchos de sus estudios pioneros en los diversos campos que exploró sirven de guía para el mejor conocimiento de nuestra realidad, por ello es necesario hacer un breve y aún incompleto relato de las principales contribuciones del Dr. Escomel a la medicina y ciencia del Perú.


En el año 1909, el Dr. Carlos Chagas da a conocer al mundo científico una nueva enfermedad, la trypanosomiosis americana, producida por un hemoflagelado, el Trypanosoma cruzi y transmitida por un insecto hematófago conocido como ¨barbeiro¨. En 1917, el Dr. Escomel reporta la presencia de la ¨chirimacha¨, insecto hematófago, de la misma subfamilia del ¨barbeiro¨ (Triatominae) en los valles del departamento de Arequipa, y en 1919, la presencia de Trypanosoma en el frotís sanguíneo de un paciente procedente de Tahuamanú del departamento de Madre de Dios que se considera el primer caso diagnosticado en el país y cuyo dibujo forma parte de la publicación. Este dibujo, es examinado porYorke, parasitólogo inglés, quien considera que no corresponde al T. cruzi y que es similar o igual al descrito en el año 1920 por Tejeda, en VenezuelacomoT.rangeliyqueporprecedenciaenelhallazgo y descripción debe llamarse T. escomeli y no T. rangeli. Posteriormente, el Dr. Alberto Cornejo-Donayre reporta la presencia de un vector y su infección por T. cruzi en la zona de Tahuamanú.


Es el mismo Escomel quien reporta el primer caso de fasciolosis humana en el Perú, interesándose ampliamente por esta patología. Sin embargo su interés científico también se expande a otros procesos mórbidos como la enfermedad de Carrión, publicando en francés durante su estadía en París una artículo sobre La anatomía patológica del verrucoma de Carrión en los Anales de Dermatosifilografía de París en 1902.


Durante inicios del siglo XX el Dr. Escomel realiza importantes estudios clínicos y experimentales de los venenos de Glyptocranium gasteracantoides en 1918 y Latrodectus mactans (viuda negra) en 1919 especies de arácnidos presentes en zonas agrícolas de Arequipa. En 1936 estudia la mordedura de una escolopendra.


En 1920 también estudia y contribuye a señalar el rol terapéutico de las trepanaciones realizadas en el antiguo Perú, rescatando el valor ancestral de esta práctica en la medicina del antiguo Perú como lo habían señalado otros varios investigadores como Daniel Laboreira en 1901, Adolf Bandelier en 1904, Julio C. Tello en 1912.




Edmundo Escomel y la leishmaniosis


Es conocida, en nuestro país, la presencia de la leishmaniosis tegumentaria, este conocimiento data desde la época preincaica, demostrada por los huacos antropomorfos que reprodujeron las lesiones de ¨ uta ¨ y ¨espundia¨, las formas cutáneas y cutáneo-mucosas respectivamente. En 1911, el Dr. Escomel estudia las lesiones, principalmente de la espundia con sus lesiones mucosas y describe lo que se conoce como la cruz de Escomel o sea una lesión de la mucosa palatina que presenta esa similitud morfológica y considerada como un signo patognomónico de la enfermedad.


El estudio de estas lesiones destructivas de mucosas le llevó a estudiar los problemas de las micosis profundas, siendo importante sus observaciones sobre la paracoccidiodes micosis y la sífilis.

Contribuyó en señalar que la sífilis no tenía un origen en los camélidos como era una hipótesis muy difundida por aquellos tiempos sino por la presencia del Treponema pallidum.

Edmundo Escomel fue un productivo y prolijo escritor de sus observaciones y estudios en las ciencias medicas, entre las diversas y mas importantes publicaciones figuran:


* París (1911). Espundia. Bull Soc Pathol Exot., 4: 489-92.

* Argentina (1914). La blastomicosis humana en el Perú y Bolivia Arequipa: [s.n.], 1917.Leishmaniosis [Enfermedad endémica]. Buenos Aires: Imprenta Flaiban&Camilloni.

* Perú (1917). Insectos hemípteros, heterópteros, hematófagos en nuestros valles del sur del Perú. La Reforma Méd. 38:121-122.

* París (1919). La tripanosomiase humaine existe dans les forets orientales du Perou. Bull. Soc. Pathol. Exot, 12:723-726.

* París (1918). Le Glyptocranium gastera-cantoides, araigneé venimeuse du Peru. Etude clinique et experimentale de l’action du venin. Bull Soc. Pathol Exot, 11: 136-150.

* París (1919). Le Latrodecuts mactans ou Lucacha, du Perou. Etude clinique et experimentale de la action du venin Bull. Soc. Path. Exot. 12: 702-720.

* Lima (1919). La uta y la espundia. Actas y trabajos del VCongreso de Medicina Latinoamericana, tomoV: 256- 260.

* Lima (1920). La uta y la espundia en la alfarería del Perú prehistórico. Ciencia y Arte de la prehistoria peruana,An Fac Med, no 2 : 185-204.

* Lima (1922). La leishmaniosis y blatomicosis en América.

* París (1923). A propos de deux cas de Sporotrichose pharingae observads. Arequipa (Perou).
* Perú (1929). Escomel E. El Triatoma infestans en algunos valles del Perú (Chirimachas). En: Obras científicas del Dr. Edmundo Escomel.Tomo I. Talleres gráficos Torres Aguirre - Lima. p. 775-80.

* Arequipa (1929). La Mastophora gasteracanthoides o araña podadora y el Latrodectus mactans o lucacha en el Perú: su venenosidad clínica y experimental: Rev Univer, n°especial: 1: 6-23.

* Perú (1935). Localización geográfica de la enfermedad de Carrión. La Crónica Méd; Dic.Año 52 (870): 486. París (1936). Envenimation neuro-myopatique par la morsure d’une Scolopendre. Bull Soc. Path. 39: (3).


El Dr. Edmundo Escomel tampoco fue ajeno al estudio de la flora y la fauna, asi, junto a Carlos Ochoa, Arnaldo López Miranda, Abundio Sagástegui, Oscar Tovar, entre otros, contribuyó al desarrollo de la botánica sistemática. Sus principales observaciones se encuentran en la publicación sobre flora y fauna que hizo el Ministerio de Fomento (1938). En el campo de la fauna describió la especie de Tenebrionidae (Coleóptera) Philorea escomeli. La importancia de Tyroglyphus farinae en la clínica médica, y la importancia de insectos del género Pseudomelve en el antiguo Perú, así en:


* Perú (1921). Demostración de los insectos del género Pseudomelve los emplearon en el antiguo Perú. An Fac de Med.TomoVII(21):79-94.170-175.

* París (1926). Un nouveau pseudo-meloide, insecte medicinal du Pérou. “vaquita”. Bull Soc Pathol Exot, 29 (3).

* Perú (1929). Fauna de Arequipa. Obras Científicas. Lima. Bol Soc Geogr de Lima, No. especial. Lima. 37- 38 (1-4):57-69.

* París (1935). Gastroenterocolitis producida por la ingestión del Tyroglyphus farinae. Bull Soc Pathol Exot, 28 (8).

* Perú (1935). Un nuevo pthyrius parásito de las pestañas del hombre. Cron Med, 52:335-339.

* 1939. La edificación urbana y la defensa contra los dípteros hematófagos en la época precolonial. 

En: XXVIICongreso Internacional deAmericanistas, tomo I:129-132.Lima. Las aguas termales y su rol con la salud.


Son muy importantes los trabajos sobre las aguas termales deYura y Jesús, así como de los manantiales de los ríos de Arequipa, contribuyendo al desarrollo de los balnearios termales en el país. Estudió las características químicas, biológicas de dichas aguas, así como las recomendaciones para afecciones consideradas en esa época.


* Perú (1921). Las termas de Yura. Lima : La Opinión Nacional.

* Perú (1918). Escomel E,Velásquez M.A. y Maldonado A. 1918. Existencia de boratos en las aguas de los manantiales de los ríos de los alrededores de la ciudad de Arequipa.An Fac Med. Tomo II (2): 165-172.

* Perú (1935).Algunos balnearios medicinales del Perú. Lima Concejo Municipal de Lima. 204 páginas


Pinturas rupestres


El hallazgo de pinturas rupestres en el Arequipa (Majes), llevó al Dr. Escomel en 1932 a plantear la posibilidad de que se tratara de escritura hecha con el propósito de cálculos aritméticos Argentina (1932). Tejas peruanas precolombinas destinadas a fines aritméticos. Actas del XXV Congreso Internacional de Americanistas, pp. 45-50. La Plata.


Finalmente entre otras muchas contribuciones del Dr. Edmundo Escomel figuran aquellas realizadas en el campo de la endocrinología con el estudio y descripción detallada en la Presse Medicale 1939 del caso de pubertad precoz, conocido en el mundo como el ¨caso Lina Medina” la madre más joven de la historia de la medicina .


Predecesor:
Eduardo Harmsen Averasturi
1912
Alcalde de Arequipa
1913
Sucesor:
Modesto de Romaña
(1914)

Víctor N. Benavente Flores



Premiado  por el Consejo Municipal de Arequipa con medalla de oro y pergamino por "la Historia Sintética de Arequipa", con motivo del cuarto centenario de la fundación.

 Por: Rafael Mercado y Víctor Castillo.

Víctor N. Benavente Flores, nació en Arequipa un 28 de julio de 1904, sus padres fueron Roberto Benavente del Carpio y Beatriz Flores, fue el segundo de 8 hermanos; cursó estudios en los colegios San Jerónimo y el Colegio Nacional de la Independencia Americana, se graduó como Bachiller de la Facultad de filosofía y letras de la Universidad Nacional de San Agustín de Arequipa y como abogado en la Universidad Nacional Mayor de San Marcos en 1929.

Ejerció la abogacía a través de una interesante ejecutoria, también se desempeño como Juez Suplente de Arequipa en 1940, mas tarde, como Defensor de Oficio de la Zona Policial de Arequipa.

El periodismo también fue su ocupación cotidiana y escribió permanentemente sobre acontecimientos sociales en las páginas de los diarios el Deber y el Pueblo. Era aficionado a redactar asimismo sobre temas  de tauromaquia  bajo el pseudónimo de Don Tacredo. Colaboró  en publicaciones tan afamadas como La Revista Mundial, que se editaba semanalmente en Lima, con artículos como "La Catedral de Arequipa a través de la Evolución Histórica  de su Pueblo", donde Víctor N. demostraba, además, su minucioso trabajo de historiador.

Las aulas no fueron ajenas a él, trabajó como profesor de historia del Colegio Mercedario  San Pedro Pascual, además fue muy querido por los Hermanos de las Escuelas Cristianas, por ser uno de los gestores de su arribo a la ciudad de Arequipa, para la fundación de la Escuela Normal, que posteriormente se convertiría en el Colegio de la Salle.

Hoy a más de cien años de su nacimiento debemos señalar que su corta pero fecunda vida, estuvo caracterizada por su romanticismo, catolicismo  practicante y sobre todo su amor a las tradiciones de Arequipa.

Admirado por la comunidad arequipeña al poseer cualidades de líder. Una memoria impresionante, sumándose a sus dotes de orador y una poderosa voz, le valió el apelativo de "Pico de Oro".
Víctor N. Intelectual múltiple e inquieto, se dedicó a la dirigencia institucional y a la vida política, convirtiéndose en uno de los parlamentarios más jóvenes de la historia peruana; con tan solo 26 años fue diputado por la Provincia de Tahuamanu, perteneciente al Departamento de Madre de Dios.
Premiado  por el Consejo Municipal de Arequipa con medalla de oro y pergamino por el trabajo "la Historia Sintética de Arequipa", con motivo del cuarto centenario de la fundación de dicha ciudad.


LA HISTORIA SINTÉTICA DE AREQUIPA

El año de 1940 era particularmente importante para Arequipa, era alcalde de la ciudad Julio Ernesto Portugal y se conmemoraba el cuarto centenario de la fundación española. Dice nuestra ciudad que  este alcalde es sin duda el más reconocido en todo el siglo XX, tanto por sus obras materiales como culturales.

A Julio Ernesto Portugal se debe la convocatoria a un concurso muy sui generis, debía abordarse de modo muy sintético la historia de la ciudad de Arequipa. Las bases demandaban escribir un trabajo histórico sobre la ciudad blanca en tan solo cien páginas en papel, porte oficio a renglón abierto. A tal empresa se consagró Víctor N. Noche tras noche con encomiable perseverancia y el apoyo de un asistente.

Tres fueron los trabajos finalistas, incluyendo el del joven Benavente, bajo el pseudónimo de bachiller Cantalapiedra. No sólo las bases eran exigentes sino también el jurado de  polendas, integrado por Santiago Martínez, Manuel Suárez Polar y el Tribuno Francisco Mostajo, quienes luego de deliberar se inclinaron por la obra de nuestro personaje, por dos votos contra uno, de Mostajo, precisamente.

Respecto al voto discrepante de Mostajo, los críticos aseveran que él desplegaba su ego contra figuras jóvenes y emergentes como era el caso de Benavente.
En la primera edición del Diccionario Biográfico del Perú 1943-1944 aparece su nombre y trayectoria y cuando ya todo hacía prever un futuro más que destacado, la muerte lo sorprende, nos sorprende a todos.


LA MUERTE DEL ROMÁNTICO AMANTE DE AREQUIPA

El 4 de octubre de 1944 el gran Víctor N. participó de un ágape ofrecido por la orden franciscana por el día del Santo de Asís, allí almorzó como obispo y se retiró a la corte para una audiencia en defensa de un cliente, era tarde y mientras sustentaba sus alegatos, cayó al suelo víctima de un derrame cerebral, del que no pudo recuperarse; feneciendo el 8 de octubre tras cuatro largos días de agonía.

Fue uno de los entierros más apoteósicos y tristes que vio Arequipa, crespones negros en las puertas arequipeñas. Por la plaza de armas fue paseado, las banderas se izaron a media hasta y al compás de la Marcha de Moran y en caravana fue llevado hasta el cementerio de la Apacheta, es allí donde descansan los restos del último romántico amante de Arequipa, que el beso frió de la muerte se llevó joven y seguramente con un porvenir brillante y gigante como el Misti.

Sor Ana de los Angeles Monteagudo


Ana Monteagudo Ponce de León (Arequipa, 26 de julio de 1602 o 1604 - 10 de enero de 1686), más conocida como Sor Ana de los Ángeles Monteagudo, es una beata peruana y religiosa dominica. Beatificada por el papa Juan Pablo II en 1985. Es la primera Beata arequipeña.


Biografía

Ana Monteagudo Ponce de León conocida como Sor Ana de los Ángeles Monteagudo, es una beata peruana. Nació en Arequipa el 26 de julio de 1602 o 1604. Fue hija del español Sebastián Monteagudo de la Jara, y de la dama arequipeña Francisca Ponce de León. Fue la cuarta de ocho hermanos. No se conoce exactamente la fecha de su nacimiento porque su partida de bautismo se perdió durante un incendio en la Iglesia Mayor de Arequipa en 1620. A los tres años, fue entregada a las monjas catalinas que residían en el Monasterio de Santa Catalina, de la Orden Dominica. para ser educada e instruida.

Noviciado

Entre los 10 y 11 años fue retirada del monasterio, para comprometerla. En la casa de sus padres tuvo la visión del habito de las monjas catalinas de clausura y pese a la oposición de sus padres, ella ingresó al noviciado en 1618, al recibir los votos se agregó el sobrenombre "de los Ángeles".

Últimos Años

En sus últimos años, Sor Ana, padeció ceguera y muchas dificultades para moverse. Pasó este tiempo en oración, serenidad y paciencia. Antes de morir, un pintor fue y retrató sus facciones, que es el único testimonio gráfico en vida de ella. Falleció el 10 de enero de 1686 y fue enterrada bajo el coro del monasterio. Diez meses después su cuerpo fue exhumado y lo encontraron con buen olor, fresco y con flexibilidad en los músculos.

 Milagros

El 5 de febrero de 1981 el papa Juan Pablo II, dio por válido el milagro atribuido a Sor Ana de los Angeles. Obrado en favor de la señora María Vera de Jarrín, a la cual curó de un terrible cáncer de útero en tercer grado.

Beatificación

La causa de santificación de Sor Ana empezó el 16 de julio de 1686, seis meses después de su muerte. Cuando las religiosas catalinas presentaron una petición de santificación por la cantidad de milagros que se le atribuían. En la visita que realizó el papa Juan Pablo II al Perú en 1985 estuvo en Arequipa. Estando allí, beatificó a Sor Ana de los Ángeles Monteagudo el 2 de febrero de 1985.

Enlaces externos

    * http://www.arzobispadodelima.org/content/view/1076/50/
    * http://www.santacatalina.org.pe/milagros_e.htm

Buenaventura Bueno

Buenaventura Bueno es considerado uno de los principales partícipes de la revolución del 16 de julio en La Paz, cuya Junta de gobierno integró como vocal.


Biografía

Buenaventura Bueno nació en la ciudad de ArequipaPerú, el 16 de julio de 1768. Estudió en el Colegio Seminario de la ciudad de Misti, sobresaliendo en el estudio del latín, dedicándose posteriormente a su enseñanza. Se trasladó a La Paz en 1784 y se integró rápidamente a su sociedad. En 1790 reemplazó a Bernandino Argandoña como Alcalde de hermandad hasta 1799.
Se casó con Petrona Francisca Blancader Canizares, y tuvo con ella seis hijos, María (1790), Josefa Basilia (1802), Pedro José Bonifacio (1804), José Agustín (1805), Manuela Joseta (1807) y Miguel Gregorio (1810).
En 1805 fue junto a Pedro Domingo Murillo uno de los líderes de un movimiento de carácter independentista que no llegó a estallar y que, por el grado en que se hallaban comprometidos importantes figuras de la sociedad paceña, fue mantenido en reserva por las autoridades.
Tras la Revolución de Chuquisaca se iniciaron en La Paz reuniones tendientes a efectuar en la ciudad un movimiento aún más radical, a las que Buenaventura Bueno se integró desde sus comienzos siendo prevista su designación como uno de los futuros representantes del pueblo. El 16 de julio de 1809 se produjo finalmente el levantamiento en La Paz.
Se formó una junta de gobierno independentista denominada Junta Tuitiva, presidida por el coronel Pedro Domingo Murillo, nombrándose secretario a Sebastián Aparicio, escribano a Juan Manuel Cáceres y como vocales al Dr.Gregorio García Lanza, Dr.Melchor León de la Barra(cura de Caquiavire), José Antonio Medina (tucumano, cura de Sicasica), presbítero Juan Manuel Mercado (chuquisaqueño), Dr.Juan Basilio Catácora y Dr.Juan de la Cruz Monje y Ortega. Se nombraron después otros vocales suplentes o ciudadanos agregados: Sebastián Arrieta (tesorero), Dr.Antonio Avila, Francisco Diego Palacios y José María Santos Rubio (comerciantes), Buenaventura Bueno y Francisco Javier Iturres Patiño (sochantre1 ).
Iniciada la represión a cargo de José Manuel de Goyeneche la Junta Tuitiva de la Paz se disolvió confiriendo a su presidente Morillo el mando político y militar. Bueno fue el primero de la Junta que renunció a su cargo el 28 de septiembre, aunque posteriormente continuó militando por la causa que promovió en los pueblos que ponían distancia de la revuelta ante el cariz de los sucesos y el temor que les transmitía el obispo La Santa.
Ejecución de Pedro Murillo.
Fue capturado por Rufino Velcorne y conducido a La Paz por el capitán Tejamon. Detenido en la cárcel Real, prestó su declaración el 26 de diciembre ante el fiscal López de Segovia y firmó su confesión el 8 de enero de 1810.
En la sentencia, considerado como "representantes del pueblo", fue incluido entre los "reos de alta traición, infames, aleves y subversores del orden público" y entre los condenados a "la pena ordinaria de horca, a la que serán conducidos arrastrados a la cola de una bestia de albarda". Fue ejecutado el 29 de enero. Su cadáver, que estuvo por siete horas en el cadalso, fue enterrado en el templo de Santo Domingo.



Bibliografía

  • Saguí, Francisco, Los últimos cuatro años de la dominación española, en Biblioteca de Mayo.
  • Academia Nacional de la Historia (Argentina), Congreso Internacional de Historia de América, Academia, 1966
  • Gabriel René Moreno, Luis H. Antezana J., Josep María Barnadas, Últimos días coloniales en el alto Perú: Documentos inéditos de 1808 y 1809, 2003.
  • Archivo General de la Provincia de Buenos Aires, Manuel Ricardo Trelles, Índice del Archivo del Gobierno de Buenos Aires Correspondiente al año de 1810, Imprenta de la Tribuna, Buenos Aires, 1860.
  • Academia Colombiana de Historia, Boletín de historia y antigüedades, Imprenta Nacional, 1971.
  • Gustavo Pons Muzzo, Alberto Tauro, Primer Congreso Constituyente, Comisión Nacional del Sesquicentenario de la Independencia del Perú, 1973.
  • Demetrio Ramos Pérez, Historia general de España y América, Ediciones Rialp, 1992, ISBN 84-321-2110-X, 9788432121104
  • Monteagudo, Bernardo (1812). Ensayo sobre la Revolución del Río de la Plata desde el 25 de mayo de 1809, Mártir o Libre, 25 de mayo de 1812
  • Bidondo, Emilio A.: La guerra de la independencia en el Alto Perú. Círculo Militar. Buenos Aires 1979.
  • Comisión Nacional del Centenario, Documentos del Archivo de San Martín, Impr. de Coni hermanos, 1910
  • Archivo de Sucre, Fundación Vicente Lecuna, 1980


Luis Duncker Lavalle



(Arequipa 1874 - 1922) 



Reseña biográfica


Fue un músico y compositor peruano. Nació en la ciudad de Arequipa el 15 de julio de 1874 y murió en esa misma ciudad el 29 de octubre de 1922. Vivió en la Calle Consuelo.


Puede afirmarse que, fuera de las lecciones familiares de música, Duncker Lavalle fue un autodidacta que logró un buen nivel de cultura no sólo artística sino general. Estudió inglés, francés, alemán, italiano, latín y griego, lenguas que le abrieron amplias fuentes de información directa. Enriqueció además su cultura científica gracias a su trabajo como asistente en el Observatorio Astronómico que la Universidad de Harvard tenía establecido en Arequipa, bajo la jefatura del Profesor Doctor Pickering.


El estilo de su música pertenece al romanticismo. Su obra, en su mayoría escrita para piano, presenta dos aspectos: uno europeo y otro mestizo. Se le ha llamado "Forjador de la música mestiza" pues usó melodías andinas (Yaraví) dentro de formas europeas, como el vals.


La personalidad de Duncker Lavalle es la expresión de un momento especialmente significativo en el proceso de la evolución musical del Perú. Su valor radica fundamentalmente en el perfil peruano que dibuja del lirismo romántico, persistente en un ambiente todavía cerrado, pero que por lo mismo, afirmaba espontánea e íntimamente su peculiaridad local.


La restauración folclorista de los harawis o de los kachampas autóctonas estuvo lejos de su propósito. Su calidad peruana emerge despreocupada de toda intención pasadista. Su vals Quenas -el que le ha dado mayor renombre-, como Cholita, y otras piezas de la misma índole, son claros ejemplos de esta inspiración mestiza, que crea melodías de evidentes raíces peruanas pero muy distantes de la transcripción más o menos literal de los motivos folclóricos.


Sus obras más importantes son: Quenas, Cholita, Luz y sombra, El Picaflor y la Doncella desconsolada, LLanto y risa, Lágrimas, Nostalgia, Leyenda apasionada. También compuso minuetos y mazurkas.

Ventura Travada y Cordova


Por César Sánchez Martínez.

EL PRIMER HISTORIADOR AREQUIPEÑO: "EN EL CIELO DE TRAVADA"

Hace doscientos cincuenta y un años, el 18 de abril de 1758, el vicario Pedro Murillo sepultaba en la Iglesia de la Recoleta a un cura rural "con derechos sencillos, porque murió como pobre"; escribió en la partida de entierro. El difunto era Buenaventura Fernández de Córdova y Peredo, párroco durante mucho tiempo de Salamanca, y otros pueblos de la sierra arequipeña. Considerado por Francisco Mostajo como el mejor poeta en prosa de esta tierra por su libro El Suelo de Arequipa convertido en Cielo, obra que el clérigo compuso en 1752 con el nombre de pluma con el que ha pasado a la historia: Ventura Travada y Córdova.

Había nacido el 14 de julio de 1695 en esta ciudad, hijo de don Juan Fernández de Córdova, natural de Locumba y de la arequipeña doña Francisca de Peredo; años después adoptaría como nombre de pluma el apellido de su padrino de bautizo, Antonio de Travada. Destinado desde su juventud al clero, sirvió como sacerdote en Camaná, Cabanaconde, Lari, Salamanca y Pocsi, transcurriendo su vida como la de cualquier cura de campo dieciochesco alejado de la corte episcopal, pero en su caso particular entregado a la lectura, especialmente de escritores menores de la antigüedad cristiana y de filósofos como Platón y Pitágoras.

Ese acervo clásico le serviría para redactar el voluminoso manuscrito que viera luz un día de 1752, con el largo título de El Suelo de Arequipa Convertido en Cielo En El Estreno del Religioso Monasterio de Santa Rosa de Santa Maria que fundó EL Ilmo. Señor Dr. Dn. JVAN BRAVO DE RIVERO DEL CONSEJO DE SU MAGESTAD DIGNISSIMO OBISPO DE AREQUIPA, por el Doctor Don Ventura Trabada.

Tomando como pretexto la inauguración del Monasterio de Santa Rosa en 1747, el padre Travada quiso "copiar en un solo rasgo la hermosura" de su ciudad natal; empezando por describir su Suelo, exponiendo "su primera fundación gentílica", los "crueles insultos" (terremotos y erupciones volcánicas) que han afectado a la ciudad, "su fundación cristiana y sus blasones, tocará la pluma las heroicas lealtades que han hecho uno y otro sexo", así como otras cosas interesantes con respecto al orden temporal de Arequipa; luego se ocupará de su Cielo, representado por la segunda parte del manuscrito, dedicada a la historia eclesiástica de la diócesis y sus obispos y la exaltación celeste de la Iglesia de Arequipa, donde cada orden religiosa y cada iglesia representa un Signo del Zodíaco.

En este punto las referencias a la mitología clásica y las elaboradas construcciones retóricas se hacen bastante copiosas, demostrando la erudición y talento del cura de Pocsi para la composición literaria barroca. La última parte corresponde al estreno del Monasterio de Santa Rosa, precedido de un preámbulo donde el clérigo exhibe su erudición mitológica a propósito del viejo nombre arquetípico de la Rosa (...). Casi todos los que se ocuparon de este libro, criticaron el énfasis en milagrerías del buen Padre Travada, expresado en una de las secciones de la Primera Parte, donde refiere los múltiples sucesos prodigiosos y sobrenaturales ocurridos en Arequipa.
El recuento de prodigios era un lugar común en la explicación aristotélica de la realidad, especialmente en materia histórica, pero ya para los tiempos del autor de El Suelo se le consideraba como superada. Travada la conservó pues se ajustaba a las necesidades de expresión del discurso criollo arequipeño de su tiempo, que requería de una elaborada y erudita exposición barroca, relativamente tardía para su época pero capaz de aumentar exponencialmente el prestigio de su suelo, en el contexto en que una ciudad recoleta de comerciantes e hidalgos labriegos ingresaba con tardanza en el juego identitario de la exaltación de la urbe criolla, en que otras ciudades peruanas como Cusco o Lima -e incluso Potosí- llevaban harto tiempo enfrascadas. (...)

Es un verdadero deber, ahora más que nunca, reivindicar a este sabio escritor olvidado, considerado por el difunto Guillermo Galdos Rodríguez como el mejor prosista arequipeño de todos los tiempos, y que representa la figura fundacional de la literatura, la historia e incluso la filosofía estética en Arequipa.

Nota: Fue Don Manuel de Odriozola, el primero en descubrir y publicar en la colección de los "Documentos Literarios del Perú", Tomo X, el libro, con el título de "El Suelo de Arequipa convertido en Cielo". Odriozola lo tomó seguramente de los manuscritos que existían, según Don Manuel de Mendiburu en la Biblioteca Nacional. Parece ser que existían varias copias del libro, según el P. Barriga. Una en el museo Prado de Chorrillos (Lima); otra en el Seminario de San Jerónimo (Arequipa) y la copia que hizo Zamácola se hallaba en poder del Dr. Alejandro Vivanco (2).
  • (1) Imagen y Leyenda de Arequipa (página 107) y agregado.
  • (2) El Suelo de Arequipa... 1958 (página 5 y 6). / 
Tomando como pretexto la inauguración del Monasterio de Santa Rosa en 1747, el padre Travada quiso "copiar en un solo rasgo la hermosura" de su ciudad.


Jorge Basadre llama al presbítero Ventura Travada y Córdova  "memorialista venerable", y Raúl Porras dice que tiene para la historia de Arequipa "el mismo valor que Cobo y Montalvo para la de Lima". Eusebio Quiroz paz Soldán, por su parte, lo califica de "uno de los monumentos de la historiografía inicial arequipeña." (1) Mostajo opina que "su prosa es perlada, poética y gongorina". Pablo Nicoli nos dice que "Travada y Córdova es el iniciador del género fantástico en la región y uno de los primeros en el Perú".

    Juan Gualberto Valdivia Cornejo


    (*Islay, 12 de julio de 1796 - † Arequipa, 12 de diciembre de 1884), fue un eclesiástico, abogado, historiador, periodista y político peruano. Personificó la pasión regionalista de los arequipeños.
    Biografía

    Fue inscrito en los libros de la parroquia de Cocachacra por sus padres don Genuario Valdivia y doña Eulalia Cornejo, como nacido en La Pampilla, Tambo, en la provincia de Islay, el 12 de julio de 1796. Ingresó en Arequipa, a la orden Mercedaria a los 18 años. Hizo los votos de novicio en 1817 y le fueron entregadas las órdenes de subdiácono en 1821. Pronto cobró fama como autorizado teólogo y hombre de leyes y también como talentoso orador y periodista, frecuente exaltador del orgullo regional.

    Luego de participar en la fundación de la Academia Lauretana de Ciencias y Artes el 10 de diciembre de 1821, se orientó con fervor hacia las ideas liberales. Contribuyó a gestar el Colegio Nacional de la Independencia Americana, fundado por el libertador Simón Bolivar el 4 de marzo de 1827, del que fue primer director. Organizó también la Universidad Nacional de San Agustín, asumiendo cátedra y ocupando el Rectorado entre 1868 y 1869. Criticó en forma pública y solemne el celibato sacerdotal en un recordado discurso pronunciado el 14 de mayo de 1827, el cual fue colocado en el índex de libros prohibidos y fue causa de que el Papa no lo ratificara como obispo del Cuzco, cargo al cual fue designado por la convención nacional de 1856. Fue uno de los más decididos partidarios de la Confederación Perú-Boliviana.

    Actor y Cronista de Revoluciones

    Entre 1834 y 1857 fue caudillo civil en las distintas oportunidades en que Arequipa dirimió entre las fuerzas de pugna por el poder. Encabezó en su departamento la defensa del Presidente Luis José de Orbegoso, cuando éste tuvo que hacer frente a las rebeliones de Agustín Gamarra y Felipe Santiago Salaverry en 1834.

    Editó los periódicos "El Misti" (en agosto de 1834), "El Chili" (en octubre de 1834) y "El Yanacocha" (en octubre de 1835).

    El Deán Valdivia falleció el 12 de diciembre de 1884, su muerte fue muy sentida por el pueblo arequipeño.

                                 
    Obras
    • Fragmentos para la Historia de Arequipa, editado en 1847 contiene las memorias de Valdivia sobre hechos que luego seran ampliados y detallados en su siguiente obra histórica.
    • "Las revoluciones de Arequipa", publicadas por Francisco García Calderón en 1873, quien fuera discipulo e intimo amigo de Valdivia y a quien este dedico su obra, se trata de una fuente importante para conocer la turbulenta historia de los primeros años del Perú republicano de la que el autor fue testigo y aun protagonista. Los acontecimientos historicos referidos son:
    1. La guerra civil de 1834-1836 (Orbegozo contra Bermúdez, Orbegozo contra Gamarra, Salaverry contra Orgegozo, Santa Cruz contra Salaverry).
    2. La Confederación Perú-Boliviana, la instauración del nuevo estado y su guerra contra los restauradores peruanos, Chile y la confederación argentina).
    3. La guerra con Bolivia 1841-1842.
    4. La época vivanquista en Arequipa 1844.
    5. La Guerra civil de 1856-1858.
    6. La revolución del general Mariano Ignacio Prado en 1865 y que culminó con la guerra con España y el combate del 2 de mayo. (Redactada en otro estilo pues Valdivia fue solo un espectador, contiene referencias y citas a diversos documentos de la época del conflicto).

    Juan Pío Tristán y Moscoso




     (*Arequipa, 11 de julio de 1773- † Lima, 24 de agosto de 1860) fue un militar y político peruano que luchó en el bando realista durante la Guerra de Independencia Hispanoamericana.

    Tristán nació en Arequipa, ciudad del Virreinato del Perú  en una familia aristocrática formada por José Joaquín Tristán del Pozo y Carassa, y María Mercedes Moscoso Pérez Oblitas, y estuvo casado con su sobrina Joaquina Flores y Tristán. En el Perú recibió su primera educación. A los 7 años acompañó a su padre, el cual participó en el sofocamiento de la rebelión indígena de Túpac Amaru. El joven Tristán se enroló en el regimiento de Soria, en el cual alcanzó el grado de subteniente. Partió a España con este regimiento, realizando la travesía a través del Cabo de Hornos, que era la ruta habitual en esa época

    En España, Francia y el Río de la Plata

    Una vez llegado a la Península Ibérica estudió en Salamanca, donde conoció a Manuel Belgrano. Tristán abandonó la carrera militar y pasó a Francia, donde estudió en el Colegio de Benedictinos de Sores. Pero la agitación producida en este país a consecuencia de la Revolución francesa lo obligó a volver a España. Retomó su carrera en el ejército y participó en operaciones militares contra los franceses en el Rosellón. A fines del siglo XVIII regresó a América y estuvo dos años en Buenos Aires, como ayudante del virrey del Río de la Plata, Pedro de Melo.

    En el Ejército del Rey

    En 1809 regresó a su tierra natal, incorporándose al ejército realista que comandaba su primo, el brigadier José Manuel de Goyeneche. En ese año estallaron rebeliones contra la autoridad española en el Alto Perú, y Goyeneche fue enviado a reprimirlas, estando Tristan entre las tropas movilizadas a tal efecto. En 1810 el virrey del Perú ordenó defender las provincias altoperuanas de la ofensiva de los revolucionarios del Río de la Plata que habían enviado un ejército. Pío Tristán estuvo presente en la batalla de Huaqui o del Desaguadero (20 de junio de 1811) con el grado de coronel y mayor general del Ejército comandado por Goyeneche. Esta batalla permitió a los realistas recuperar el Alto Perú, que había sido ocupado por los revolucionarios.

    Ofensiva contra el Norte Argentino

    Las alternativas de la guerra hicieron que el ejército realista no pudiera avanzar más hacia el sur, lo que permitió el repliegue de los revolucionarios hacia la Intendencia de Salta. Allí quedaron destacamentos de avanzada y el grueso del Ejército del Norte retrocedió hasta Tucumán. Allí, en marzo de 1812, su jefe Juan Martín de Pueyrredón entregó el mando a Manuel Belgrano, el viejo compañero de estudios de Tristán en Salamanca. Belgrano detuvo la retirada y avanzó con su ejército hasta la ciudad de Jujuy.

    Goyeneche ocupó este tiempo en pacificar el Alto Perú, tratando de ganarse a la población que recordaba los excesos por él cometidos en 1809. También no vaciló en emplear la fuerza, debiendo sofocar la rebelión de Cochabamba. Cuando el Alto Perú estuvo controlado, Goyeneche comenzó su ofensiva contra el Ejército del Norte. Pío Tristan fue ascendido a brigadier y puesto al mando de la vanguardia realista, formada por 3.000 hombres y apostada a orillas del río Suipacha.

    En agosto de 1812 Tristán avanzó por La Quiaca rumbo a Jujuy, adonde llegó a fines de ese mes. Belgrano, cumpliendo directivas de su gobierno, había ordenado el reliegue de su ejército y de la población. Tristán se encontró con la táctica de la "tierra arrasada", pero aun así avanzó en pos del ejército de Belgrano. Este se detuvo en la ciudad de Tucumán y presentó batalla.

    Pío Tristán en las batallas de Tucumán y Salta

    El 24 de septiembre de 1812 tuvo lugar la batalla de Tucumán, en la cual no hubo claramente un vencedor. La infantería de Tristan quedó dueña del campo, pero los revolucionarios destruyeron los abastecimientos realistas y se encerraron en la ciudad, negándose a capitular. Al saber que Belgrano y la caballería patriota estaban moviéndose con intenciones de cortarle la retirada, Tristán ordenó el repliegue hacia el norte. Retrocedió hasta la ciudad de Salta, donde se fortificó a la espera del enemigo.

    Belgrano llegó a las cercanías de Salta en febrero de 1813, y Tristán sacó a su ejército de la ciudad para esperarlo. Belgrano simuló un ataque frontal mientras el grueso de las tropas patriotas hacían un movimiento envolvente. Atrapado entre dos fuegos Tristán replegó sus fuerzas al interior de la ciudad y se dispuso a ofrecer una última resistencia en torno a la Plaza Mayor, pero no pudo organizar a sus tropas, que se negaron a defender las trincheras y corrieron a buscar refugio en la iglesia catedral. Finalmente, Tristan decidió capitular para evitar un inútil derramamiento de sangre y envió un parlamentario a Belgrano. Este aceptó y a su vez ofreció honrosas condiciones: dejó en libertad a todos los combatientes realistas, exigiéndoles solamente que hicieran el juramento de no volver a tomar las armas en contra de la Patria. Diecisiete jefes y oficiales (incluyendo a Tristán) y casi 3.000 soldados, la completa vanguardia del ejército de Goyeneche, cayó prisionera en la batalla de Salta.

    Después de este hecho Tristán cumplió su palabra y abandonó el ejército, retirándose a su natal Arequipa.

    La relación de Tristán y Belgrano

    Entre ambos jefes, ex condiscípulos, se entabló una relación de respeto, cuando no de cordialidad, según ciertos usos caballerescos de la época. Por ejemplo, en el combate del Río Las Piedras (septiembre de 1812) los hombres de Belgrano capturaron a un coronel realista. Tristan pidió que el prisionero fuera tratado con humanidad y respeto, diciendo que él haría lo mismo con los prisioneros patriotas en su poder. Envió también cincuenta onzas de oro para cubrir los gastos de la manutención del prisionero, y firmó:
    "Campamento del Ejército GRANDE, setiembre de 1812"

    Belgrano, con un toque de humor, devolvió las cincuenta onzas para que con ellas cubriera los gastos de los prisioneros patriotas y firmó la nota:
    "Cuartel General del Ejército CHICO, 17 de septiembre de 1812"

    Belgrano tenía la firme idea de ganar la voluntad de los americanos que combatían en el bando realista. Por esa razón aceptó al parlamentario que envió Tristan en medio de la batalla de Salta y le contestó:
    "Digale usted a su general que se despedaza mi corazón al ver derramar tanta sangre americana: que estoy pronto a otorgar una honrosa capitulación."

    Luego, tras la rendición, Tristán pretendió entregar a Belgrano su espada, tal como se acostumbraba, pero el jefe patriota se lo impidió, y en presencia de todos, lo abrazó. La promesa de no volver a luchar contra la Patria fue suficiente para Belgrano, quien dejó ir a su enemigo, en contra del consejo de sus oficiales y de su gobierno.

    Tristán tuvo la oportunidad de romper su juramento, pues un obispo realista liberó a todos de su juramento, argumentando que la palabra dada a los revolucionarios podía romperse, pues se trataba de herejes. De este modo muchos oficiales y soldados volvieron a tomar las armas, pero no así Tristan.

    Acción en el Perú

    Tristán se vio envuelto nuevamente en la guerra cuando en 1814 estalló una rebelión patriota en Cuzco. Fuerzas patriotas mandadas por el brigadier Mateo Pumacahua atacaron Arequipa, y Tristán retomó las armas en defensa de su suelo natal. Cayó prisionero tras la victoria patriota en la batalla de Apacheta (9 de noviembre). Sin embargo, Tristán fue nombrado gobernador de Arequipa por los patriotas, y tras la derrota de éstos fue presidente de la Audiencia del Cuzco, en 1816.

    En 1823 el virrey José de la Serna lo ascendió a Mariscal de campo. Tristán participó en la lucha contra el Ejército Libertador de Simón Bolivar y un año después fue electo jefe de gobierno del virreinato peruano en reemplazo de La Serna, caído prisionero en la batalla de Ayacucho. Ejerció con lealtad la jefatura de gobierno durante unos pocos días, en la transición que traspasó este último resto de poder a los patriotas.

    Pío Tristán adoptó las ideas republicanas y fue designado prefecto de Arequipa. Se dedicó en lo siguiente a la actividad política, participando en la creación de la Confederación Peruano-Boliviana. En 1836 fue nombrado Ministro de Estado, y presidió el Estado Sud-Peruano entre 1838 y 1839. A los 87 años de edad, murió en Lima, ya retirado de toda actividad.

    Es descrito por su sobrina Flora Tristán en su memoria de viajes titulada Peregrinaciones de una Paria.


    Predecesor:
    José de la Serna
    Virrey del Perú

    (interino)

    1824
    Sucesor:
    Ninguno
    Predecesor:
    José Manuel de Goyeneche
    General en jefe del Ejército realista del Alto Perú
    1812 - 1813
    Sucesor:
    Joaquín de la Pezuela

    Predecesor:
    Juan Mariano de Goyeneche y Barreda
    1832
    Alcalde de Arequipa
    1832
    Sucesor:
    José María Masías y Xímenez Lancho
    1833


    Bibliografía

        * Pérez Amuchástegui, A.J.; y otros. Crónica Argentina (2ª edición edición). Buenos Aires: Editorial Codex.