La ciudad de Arequipa, cuna de grandes hombres en todos los campos del saber, las armas, la religión y el arte han engrandecido a nuestra patria.

Por favor, al usar la información, citar la autoría de todos los textos, fotografías, artículos etc. impresos o digitalizados.

Alfredo Rodríguez Ballón


(*Diciembre de 1908, Arequipa - † 21 de febrero de 1933, Rio Nieva en Loreto), fue un aviador peruano fallecido durante el conflicto Peruano-Colombiano de 1932-33.

Sus hazañas más importantes fueron culminar con éxito su Raid Mendoza-Lima y defender la Soberanía Nacional del Perú, en homenaje a su valentía y entrega por la Patria el Aeropuerto Internacional de la ciudad de Arequipa lleva su nombre.

Vida

Nacido en el barrio de Miraflores en la ciudad de Arequipa en diciembre de 1908, fue hijo de Don Juan Mariano Rodríguez y Bernal (†10/1/1910) en matrimonio con la distinguida dama María Ballón García (†10/5/1910), perteneció a una familia de clase alta de Arequipa, con 2 años quedó huérfano junto a sus seis hermanos: Juan José, Rosa, Alicia, Juan Manuel, Leonor y Leonardo José Rodríguez Ballón, el último de los hermanos fue Arzobispo de Arequipa entre 1946 y 1980.

Alfredo cursó sus estudios como otros arequipeños insignes en el Colegio Independencia Americana donde destacó por su personalidad altruista y madurez, al cumplir la mayoría de edad y en su afán de explorar el mundo en 1925 emprendió viaje hacia Estados Unidos de Norteamérica, lleno de entusiasmo estudia aeronáutica en The School of Aeronautics of América en California, donde egresa como mecánico de aeronaves, desde 1929 comenzó a trabajar para la Pan-American & Grace Airways conocida como PANAGRA.

Con la consolidación de las rutas aéreas por Sudamérica fue destacado a Aríca y luego a Argentina como representante de PANAGRA en Mendoza, su gusto por la aviación lo llevo a licenciarse de Piloto Civil en el Club Aéreo "Los Tamarindos" logrando graduarse con Honores, además de la representación de la compañía comenzó a ejercer de piloto de correspondencias en la ruta Buenos Aires-Santiago que ofrecían, motivo por el que participó activamente en la búsqueda del “Trimotor San José” un avión perdido en los andes chilenos entre estas capitales en 1932.

Alfredo Rodríguez Ballón es conocido porque en 1932 realizo con éxito su famoso Raid Mendoza-Lima en un avión “Spartan” de su propiedad alcanzando reconocimiento y fama en Argentina, Chile y Perú, en el transcurso del Raid aterrizo en la ciudad de Arequipa donde manifestó sus deseos de fundar la Escuela Civil de Aviación del Perú, su anhelo era promover e impulsar la Aviación Civil peruana.

En 1932 fue recibido en el Palacio de Gobierno por el Presidente del Perú Gral. Luis Sánchez Cerro (†30/4/1933) a quien Rodríguez Ballón le expresó su intensión de participar en el conflicto bélico con Colombia que se venía desarrollando en territorio norperuano, a pedido propio fue puesto a órdenes del Cuerpo de Aviación del Perú (CAP) en la Base Aérea de Ancón y luego de una rápida y eficaz preparación militar obtuvo el rango de Sub-Alférez.

Singular patriotismo fue testigo de un inoportuno accidente aéreo que le quitó la vida sobre el rio Nieva el día 21 de febrero de 1933, falleció en operaciones de defensa del territorio nacional a la edad de 25 años.

En homenaje a tan glorioso destino el Aeropuerto Internacional de Arequipa lleva su nombre, a título póstumo recibió el grado de Alférez.
Estudios Aeronáuticos

Para licenciarse de aviador civil el joven arequipeño jefe de aeroplazas de la Panagra en Argentina rindió examen en el Club Aéreo de los Tamarindos en la ciudad de Mendoza, como narraron los medios de la época publicados en Argentina y reproducidos en Perú, como lo hizo el diario “el Deber” de Arequipa el día 17 de octubre de 1931 que a la letra dice:
“ alistada la maquina el aspirante Alfredo Rodríguez Ballón levanto vuelo de forma impecable, remontándose el avión en el espacio para describir en él diversas maniobras que mantuvieron latente el interés del público asistente, Rodríguez Ballón en muy buena forma consiguió la ejecución de varios números de acrobacia, siendo todos ellos objeto del más favorable comentario de la concurrencia”…

Al aterrizar el aparato el joven arequipeño fue objeto de calurosas felicitaciones y aplausos pues se preveía el resultado favorable de la comisión calificadora que decidió dar por aprobado con honores al joven piloto que en todo momento demostró tener los conocimientos y preparación necesarios para pilotar un avión solo.
300px

En la fotografía de un afiche publicitario de la época se ve a Alfredo Rodríguez Ballón sobre un biplano, en Argentina fue conocido como “el Volante del Cuyo”.
El Raid Mendoza - Lima

El 16 de octubre de 1932 Alfredo Rodríguez Ballón da comienzo a una extraordinaria aventura en solitario, un Raid aéreo que unió Argentina, Chile y Perú, su objetivo era demostrar las buenas relaciones que había entre estos tres países andinos.

Inició la travesía en Mendoza e hizo escalas en Santiago, Ovalle, Copiapó, Antofagasta, Iquique, Arica, Tacna, Arequipa, Camaná y Pisco para culminar satisfactoriamente el raid en Lima el día 22 de octubre, en algunas de estas localidades rara vez se veía aparecer un avión lo que despertó el interés de autoridades, medios y todos los sectores de las poblaciones por donde sobrevolaba. El piloto arequipeño era admirado por su audacia y valentía y gozaba de la simpatía de compatriotas y extranjeros.

En la primera etapa del viaje atravesó la Cordillera de los Andes en territorio chileno en un vuelo a 15 metros de altura sobre las cumbres nevadas en su biplano “Spartan” una proeza considerada de extremo riesgo teniendo en cuenta las condiciones climatológicas adversas de las alturas andinas y a la potencia del pequeño avión, la pericia del joven piloto fue determinante para la culminación de esta primera parte del Raid. Aterrizó en Santiago de Chile esa misma tarde, posterior al carreteo las autoridades chilenas en un acto de reconocimiento agasajaron la demostración de valentía del aviador Rodríguez Ballón.

El inesperado recibimiento por parte del país vecino embargó de emoción al piloto que expresó su agradecimiento y admiración por esa tierra, entre ceremoniosos aplausos decoló con dirección a Copiapó, segunda escala del viaje, pero las nubes amenazaban y no permitían la visibilidad, esta difícil ruta ya se había cobrado varias vidas de pilotos que le precedieron, Rodríguez Ballón decidió no arriesgar y aterrizar de emergencia en Ovalle, una población al norte de Santiago.
“ …al no haber pistas de aterrizaje allí tuve que hacerlo sobre una pampa que pude divisar en un claro entre las nubes para esperar a que la meteorología fuera favorable…”,

En tierra inspeccionó la nave y descarto desperfectos mientras las autoridades mandaron a limpiar y despedrar un terreno para que pueda despegar y continuar su rumbo al día siguiente.

El día 18 de octubre las radiodifusiones daban boletines informativos acerca del viaje del arequipeño, en Santiago se informó que aterrizó con éxito en Copiapó y que se habían repetido las atenciones por parte de las autoridades locales de esa provincia, el piloto Rodríguez Ballón recibió un telegrama de parte de la Comunidad Peruana de Iquique pidiéndole que aterrice allí para hacerle una manifestación de bienvenida, aterrizando en Iquique después de hacer la escala programada en Antofagasta.

En Iquique recibió una Distinción Honrosa del Gobierno de Chile y de forma especial fue invitado a aterrizar en la Base Aérea "Los Cóndores" que estaba prohibida de sobrevolar por aviones nacionales chilenos y extranjeros a la que se le invitó a permanecer por espacio de media hora para que pueda conocerla y repostar, este fue el más honorable gesto de militares chilenos a un aviador peruano, dados los agradecimientos del caso alzo vuelo rumbo a Arica.

El día 20 Rodríguez Ballón ya estaba en Arica, aquí recibió un pedido especial de la Comisión Patriótica de las Damas Tacneñas que le invitaba a hacer escala en Tacna, el arequipeño tomo tierra sin ningún contratiempo esa misma tarde en la Ciudad Heroica, en una ceremonia le expresaron felicidades y buenos éxitos por la hazaña que venía realizando y al día siguiente muy temprano decolo hacia su Arequipa natal.
El día 21 de octubre de 1932 a las diez y media de la mañana y procedente de Tacna se avistó el avión de Rodríguez Ballón, que primeramente sobrevoló el campo de aterrizaje de Porongoche para después sobrevolar la ciudad, para el deleite de los asistentes luego de ejecutar un primer paso sobre el cielo aterrizo de forma impecable, después del rodaje fue recibido por sus familiares Don Cesar Ballón García, Rosa, Leonor y Carmen Rodríguez Ballón, tío y hermanas del piloto, en el marco de aplausos el prefecto, las autoridades, periodistas y demás público se acercaron a darle la bienvenida a la ciudad que a catorce mil pies de altura había plasmado el nombre de Arequipa en diarios de toda América, las atenciones y palabras de bienvenida no cesaban y se brindo un efusivo recibimiento a una carrera llena de logros profesionales para este distinguido arequipeño. Es así tal como lo recogió el diario el pueblo del 22 de octubre de 1932.


En la foto el aviador arequipeño Rodríguez Ballón a su llegada a Arequipa cuando aún era piloto civil, momento recogido antes de ser recibido por las autoridades, el Alcalde de Arequipa Dr. Belisario Soto , Prefecto Víctor Saco Arenas, el Vicario de la Diócesis de Arequipa Eusebio Valencia, el Jefe del Estado Mayor Julio Rivera Merino, la prensa local y público en general. A través del diario "Noticas" el joven aviador hizo llegar un mensaje
" ...Saludo cordialmente a mis paisanos, reiterándoles el afecto que siempre guardo por mi tierra". firmado Alfredo Rodríguez Ballón.

Esa tarde se realizaron dos recepciones en honor al aviador arequipeño con significación especial al encontrarse éste en la tierra que le vio nacer, una se realizó en el Municipio y la otra en el Jockey Club, el Sr. Cesar Bustamante como Presidente del Jockey dirigió unas palabras a Rodríguez Ballón elogiando el éxito, fruto de su propio esfuerzo, augurándole nuevos lauros y mayores éxitos en su carrera, se hizo un brindis y dio inicio a la champañada ofrecida por las autoridades de Arequipa.

Inmediatamente con adecuadas y emotivas palabras Rodriguez Ballón agradeció las atenciones y reveló que estaba a las ordenes de la Patria cuando esta se halle en peligro de conflagración internacional, refiriéndose a la frágil relación entre Perú y Colombia de esos días, había puesto de manifiesto el propósito que le había traído nuevamente a Perú, la concurrencia admirada no solo por sus éxitos ahora también por sus intensiones respondió con un desbordante y efusivo aplauso.

Al día siguiente de su estadía en Arequipa partió con dirección a la Capital Peruana para coronar su Raid.

En Arequipa se informó que aterrizó en Camaná y luego Pisco donde cargo los tanques de gasolina como estaba previsto y ese mismo día, el día 22 de Octubre a las tres y media de la tarde aterrizó en la Base Aérea de "las Palmas" uniendo así las ciudades de "Mendoza y Lima". Se realizó un homenaje a Rodríguez Ballón al que concurrieron casi la totalidad de aviadores civiles y militares que se encontraban en Lima para felicitar el ahincó y la culminación del joven piloto, estos a su vez recibieron los saludos de los miembros del "Aero Club de Mendoza".

El aviador arequipeño había logrado una de sus más grandes hazañas con importancia para la Aviación Peruana, habiendo recorrido más de "3500 kilometros" que separan Mendoza de Lima y había atravesado "los Andes a más de 4500 metros de altura" que se interponen entre Argentina y Chile en un "vuelo en solitario con un avión ligero". y sin ningún contratiempo. Corría el año 1932 y contaba con 24 años de edad.

El biplano Spartan C3 120 fue fabricado en EE.UU. por The Spartan Aircraft Company, fue bautizado como “El Cóndor” y era un avión ligero de instrucción capaz de transportar a dos personas aparte del piloto, fue adquirido por Rodríguez Ballón para realizar el Raid Mendoza-Lima en 1932 en Buenos Aires, tenía 120 hp, con fuselaje metálico y estaba pintado de color marrón, las alas eran amarillas, en la cola se veían pintadas las banderas de los tres países que visitó Argentina, Chile y Perú.

Conflicto con Colombia

El conflicto con Colombia (1932-33) surge a raíz de la incursión de civiles peruanos a Leticia (Colombia) en protesta a la forma como se había realizado el protocolo limítrofe Salomón-Lozano, durante el gobierno de Augusto B. Leguía en 1922, el presidente Luis Sánchez Cerro en 1932 decidió apoyar a los civiles que habían tomado Leticia (antes del tratado era Perú)enviando al ejército, la marina y el recién creado Cuerpo de Aviación del Perú, el conflicto era inminente..
Archivo:Alférez Alfredo Rodriguez Ballon.jpg
El subalférez Rodríguez Ballón formó parte de la 2ª Escuadrilla de Combate con base en Ancón que salió hacia Paita, en la foto luce el glorioso uniforme del Cuerpo de Aviación del Perú (CAP) foto "El Pueblo", 1932.

Ambos países económicamente imposibilitados de afrontar una guerra movilizaron sus defensas, unos cuantos aviones peruanos se encontraban en la zona y otros tenían que ser llevados hasta el Nororiente por lo que se establecieron rutas de traslado de material, aviones, municiones, logística y demás, desde la Base Aérea de Ancón en Lima hasta Iquitos centro neural de las operaciones militares peruanas en el área de conflicto El cuerpo aéreo del Perú con una aviación militar en nacimiento no era capaz de enfrentarse a la aviación colombiana que había contratado escuadrones de experimentados mercenarios alemanes sobrevivientes de la primera guerra mundial y con obvia superioridad técnica sobre la aviación militar peruana, un rápido armisticio comenzó con una colecta pública en pro de la defensa nacional llegando a adquirir solo en febrero de 1933 hasta seis aviones de EEUU.

En Lima el piloto civil Alfredo Rodríguez Ballón fue recibido por el Presidente Gral. Luis Sánchez Cerro a quien expuso su voluntad de ponerse a ordenes del Cuerpo de Aviación del Perú(CAP) como "mecánico y piloto" para defender la amenazada Soberanía Nacional, dada su preparación el Comando de Aviación rápidamente lo puso al servicio en la Base Aérea de Ancón donde aprendió estrategia bélica y el manejo de armamento, luego de una eficaz capacitación militar obtuvo el grado de Subalférez. En febrero de 1933 iniciadas las hostilidades con Colombia fue uno de los primeros en ser destacado al campo de operaciones en el Nororiente, por su experiencia se le requería inmediatamente en el campo de combate.

Las nuevas unidades que ya se encontraban en Ancón (Lima) debían ser trasladadas hasta el campo de operaciones, el ahora Subalférez Alfredo Rodríguez Ballón y el mecánico Alvariño Espejo a los mandos de un Douglas O-38-P formaron parte de una escuadrilla de tres aviones de caza, la primera parte de la misión consistía en llegar a Paita (Piura) para repostar combustible y cambiar las ruedas de los aviones por edo floats que permitieran acuatizajes y la segunda parte de la misión era dar el "Gran Salto" a Iquitos (Loreto).


Muerte de Alfredo Rodríguez Ballón

Desde Paita, la segunda parte de la misión era un poco más complicada, pues debían tomar rumbo Este con dirección a Iquitos lo que implica atravesar la selvática cordillera de los Andes por una zona conocida como el Pongo de Manseriche(a medio tramo del vuelo), las cumbres elevadas de este cañón (1060m.)señalan la ruta hacia el Amazonas. La escuadrilla atravesó la provincia de Chulucanas sin contratiempos en busca del rio Nieva que les dirigiría hacia el Marañon. A pocos kilometros de la confluencia con el rio Santiago la meteorología cambió y al no ser el espacio aéreo loretano el más favorable para los vuelos a baja altura, con plena carga de combustible y munición; se formó una tormenta tropical de incesables vientos cruzados, nubes cargadas y oscuras a baja altura y con cortinas de lluvia de costado típica de la zona que obligó a la escuadrilla de hidroaviones a forzar un acuatizaje sobre el peligroso rio Nieva.

Pero las aeronaves estaban siendo violentamente arrastradas y golpeadas por la fuerte corriente del mes de febrero, llevando a las tripulaciones hacia los remolinos y rápidos originados por el turbulento Pongo de Manseriche, este pongo aún es conocido porque en sus aguas han desaparecido numerosos hombres, embarcaciones y hasta barcos (el cause de 300m. de ancho del rio se reduce a solo 50m.) Los aviadores impotentes pedían auxilio a los habitantes ribereños los indios huambisa y aguarunas que se asomaban; estos, tras varios intentos optaron por lanzar cuerdas, así consiguieron rescatar a dos de los tres hidroaviones y sus tripulaciones.

El tercer hidroavión tripulado por Rodríguez Ballón y Alvariño Espejo había sido arrastrado demasiado lejos para socorrerles quedando a su suerte sobre los tremendos rápidos del caudaloso y turbio rio, el violento vaivén sacudía la aeronave que enfilaba hacia los remolinos, los troncos y restos arrastrados por la corriente suponían un peligro menor pero no ajeno, y en ese momento el instinto de supervivencia obligó a la decisión de despegar para intentar evitar una tragedia, el piloto aplicó toda la potencia del O-38-P y tras recorrer entre golpes y sacudidas la imposible superficie del rio consiguió elevarse unos metros, con tan mala fortuna que la tormenta que les obligo a acuatizar terminó por estrellarlos bruscamente contra los arboles.

El copiloto Alvariño Espejo aunque herido sobrevivió, pero el subalférez Alfredo Rodríguez Ballón murió a causa de la gravedad de sus heridas esa tarde del 21 de febrero de 1933. Fue enterrado por los indios a orillas del río Nieva y posteriormente trasladado a Iquitos por una expedición de recuperación enviada por el Cuerpo de Aviación del Perú, actualmente sus restos mortales reposan en el Cementerio General de Lima junto a otros aviadores del Perú caídos en el nororiente peruano.

Ninguno de los tres hidroaviones que salieron de Paita logró llegar a Iquitos, después del incidente en el rió Nieva solo uno fue arreglado y pudo volar, en él fue evacuado el mecánico herido a Paita, la misión fue abortada; las otras aeronaves fueron recuperadas 4 meses más tarde por vía fluvial cuando llegó la vaciante del Pongo de Manseriche y las condiciones lo permitieron.
Rescate del Aviador

Si bien la vida aventurera de Rodríguez Ballón llena de logros profesionales le dio fama y reconocimiento a nivel nacional e internacional, su muerte solo es el principio de otra aventura que ha sido titular de diarios en Perú y el mundo, así como publicaciones y tema de documentales.

Este es un capitulo de la historia del aviador arequipeño que comienza con el fatal accidente, el auxilio de los indios selváticos, el embalsamamiento del cuerpo que realizó "el Rey de los jibaros" al aviador, el enterramiento en el rio Nieva, la recuperación del piloto, la aventura del traslado y recibimiento en Iquitos, han correspondido al autor gallego Maximino Fernández Sendín y que por recuerdo al ejemplo de vida del insigne Alférez Alfredo Rodriguez Ballón no se exponen aquí.

En el libro “Alfonso I de la Amazonía”, dicho autor tuvo acceso y publicó en Pontevedra, España, a unas cartas remitidas por Alfonso Graña (†1934) otro testigo de los hechos, donde describe estos acontecimientos narrados en primera persona.

Maximino Fernández Sendín, Poontevedra 2005.
"...En 1933 un avión de las Fuerzas Aéreas Peruanas se estrelló en la selva, falleciendo el piloto (Alfredo Rodriguez Ballón). Con la ayuda de sus fieles indios embalsama el cadáver, construye un ataúd con madera y chapas y en dos balsas de más de 10 metros que el mismo había construido, traslada el féretro y dos hidroaviones desarmados hasta Iquitos, atravesando los temibles rápidos como el Pongo de Manseriche, en una epopeya sin precedentes..."
Archivo:Balsa 1.jpg
Balsa con el ataúd del piloto Alfredo Rodríguez Ballón y los restos del avión con el cual se estrelló en el Rio Nieva en 1933. Foto de Cesáreo Mosquera y remitida a Francisco Iglesias Brage en 1934, cortesía de Maximino Fernández Sendín

Victor de la Serna, Diario "YA", Madrid 1935.
" ....Un día, por el Amazonas, descendió, una balsa extraña. En su centro, una especie de túmulo cubierto de follaje. A popa, las banderas de Perú y de España a media asta... Graña había encontrado el cadáver del aviador, lo había embalsamado, lo había metido en un rico ataúd de olorosas maderas de la "jungle" y lo devolvía a su patria. Maravilloso gesto de señor, por el que el Gobierno del Perú le confirmo el disfrute exclusivo y perpetuo de las salinas de su reino y le autorizó "oficialmente" para seguir dominando la zona "

Cesáreo Mosquera, carta a Iglesias Brage, Iquitos 1933.
"...en ese rumbo lo encontraron al indio y todo al verse se quedaron asombrados y el indio les grito: vengan, vengan que hay un cristiano vivo y otro muerto. Sacaron al mecánico que pasara la noche sin poder salir de donde estaba apretado, entonces mi gente siguiendo como pedía el herido lo llevaron a la canoa... y suplico que sacaran también al piloto muerto. Ahí salieron a donde quedaban otros aviadores esperando noticias."

Un aspecto del entierro de los aviadores muertos en el nor-oriente en el Cementerio General de Lima, numeroso público concurrió a este acto observando la más sentida manifestación de duelo, Julio de 1938. los aviadores muertos que acompañaron a Rodriguez Ballón fueron Capitán Alfredo Roldán Seminario, Teniente Agusto Tello Dyer y el Alférez Guillermo Bolaños Cepeda, caídos en distintas fechas.

Referencias

    * Documental de La2 de TVE sobre la vida de Alfonso Graña y la muerte de Alfredo Rodríguez Ballón

    * Artículo del diario el País de España sobre Alfonso Graña y el rescate de Alfredo Rodríguez Ballón

Diarios en Perú

    "El Deber"
    "El Pueblo"
    "Noticias"
    "Sideral"

Diarios de España

    "Ya"
    "El País"

Otras Fuentes


  • Cuerpo de Aviación Militar de Perú.
  •  Archivo familiar del Sr. Carlos Ballón Terán. Arequipa.
  • "Alfonso I de la Amazonía", Maximino Fernandez Sendín, Poontevedra 2005.
  • "Biografía del Alfz. Alfredo Rodríguez Ballón". José Renato Ballón, Barcelona 2007.
  • http://es.wikipedia.org/wiki/Alfredo_Rodr%C3%ADguez_Ball%C3%B3n