La ciudad de Arequipa, cuna de grandes hombres en todos los campos del saber, las armas, la religión y el arte han engrandecido a nuestra patria.

Por favor, al usar la información, citar la autoría de todos los textos, fotografías, artículos etc. impresos o digitalizados.

Carlos y Miguel, Vargas Zaconet


En los años 20, la producción artística peruana ya no estaba centralizada en Lima. En Arequipa, Carlos Vargas ( nació el 27 de enero de 1885- falleció el 21 de junio de 1979) y Miguel Vargas (nació el 29 de octubre de 1886- falleció el 7 de enero de 1976), interesados por las nuevas corrientes del arte, convirtieron su galería en un verdadera centro cultural en el se reunían poetas, músicos y pintores, se organizaban exposiciones y se daban conferencias. Eran una referencia cultural en Arequipa, cuenta Yanne, que evoca con pasión la historia de esos dos fotógrafos excepcionales.

Los hermanos Vargas nacieron en una familia muy modesta, pero lograron educarse en el colegio de los salesianos de Arequipa. Cuando tenían unos 13 años recibieron un premio porque inventaron y fabricaron por sí mismos una cámara fotográfica. Eso llamó la atención del que era en la época el fotógrafo más destacado de Arequipa, Max T. Vargas, que no era pariente de ellos pese a la coincidencia de apellido.

En 1900 empezaron a trabajar como aprendices en su estudio. Allí entró también en 1908 Martín Chambi, el único fotógrafo peruano conocido en el extranjero, lo que es injusto, porque él tiene un enorme talento, pero no es el único, sostiene el historiador. Chambi fue asistente, y en cierta manera aprendiz, de los hermanos Vargas, recalca.

Ambos recibieron como premio una medalla de plata. Nunca se casaron, y se complementaron de tal manera que un asistente los recordó como "gemelos siameses mentales". Se sostiene que era Miguel quien poseía el don de la composición, mientras que Carlos dominaba el cuarto oscuro y el negocio del estudio, que instalaron con gran éxito en Arequipa el 6 de agosto de 1912.

En plena cumbre de la fama y diecisiete años más tarde, la depresión mundial de 1929 hizo tambalear el establecimiento Vargas. Estudios como ese, con 12 empleados y elevados gastos, ya no eran viables, y los fotógrafos se vieronobligados a cultivar una nueva clientela de poco dinero y menos pretensiones. Las cámaras de pequeño formato y los negativos de acetato reemplazaron a las antiguas cámaras de gran formato y placas de vidrio. Las fotos de carné sustituyeron a los viejos retratos formales, poniendo fin a la época dorada de los estudios tradicionales.

Adecuándose a los nuevos tiempos, el establecimiento mantuvo su prestigio hasta 1958, al disolverse la sociedad familiar, cerrando ese centro artístico que por casi medio siglo registró la vida social, cultural y sentimental de los arequipeños.

La historia del estudio de Arte Vargas Hermanos se inició a principios del siglo veinte, cuando la fotografía peruana vivió una época dorada y en la costa y la sierra del país surgieron grandes estudios, que dejaron uno de los legados fotográficos más importantes en América Latina.

Esta eclosión artística se concentró en tres ciudades: Lima, Cuzco y Arequipa. Hasta ahora, la atención del público se centró en dos colecciones: el Archivo Courret en Lima y el Archivo Chambi en Cuzco. Esta exposición está dedicada al tercer gran estudio fotográfico del Perú, el Estudio de Arte Vargas Hermanos en Arequipa.

Talentosos, trabajadores y ambiciosos, los hermanos Vargas fabricaron su primera cámara fotográfica, lo que llamó la atención del destacado fotógrafo Max T. Vargas, que en 1900 permitió que se convirtieran en sus aprendices. En 1912, los hermanos abrieron su propio establecimiento. El negocio fue un éxito desde el inicio, gracias a la elegancia de sus retratos y a la novedad de sus tomas nocturnas.

Durante los años veinte, Arequipa alcanzó una prosperidad sin precedentes, y el Estudio de Arte Vargas Hnos. llegó a su apogeo gracias a una vibrante economía, la aparición de ideas revolucionarias y una generación de poetas, pintores y escritores que convirtieron la 'Ciudad Blanca' en un oasis de cultura.

En una época en la que no existían galerías ni museos, los hermanos Vargas hicieron de su estudio un centro de difusión cultural, donde se refugiaron los artistas, políticos y bohemios del sur andino. Las imágenes reunidas en la exposición se seleccionaron en función de criterios tanto estéticos como históricos.

Fuente: "Max T Vargas y Emilio Díaz. Dos figuras fundacionales de la fotografía del sur andino peruano (1896-1926)". Andrés Garay y Jorge Villacorta. Lima: IPAD : ICPNA, 2007.

Los hermanos Vargas dedicaron sus vidas a la creación de un legado fotográfico singular. En una delicada alquimia de luz, plata y vidrio retrataron su ciudad natal, captando los rostros y lugares, sueños e ilusiones de una etapa histórica. A finales del siglo XIX y comienzos del siglo XX, la fotografía peruana vivió una época de oro. En la costa y la sierra del país florecieron grandes estudios, que dejaron uno de los legados fotográficos más importantes de América Latina. Esta eclosión artística se concentró en tres ciudades: Lima, Cusco y Arequipa. Hasta ahora, la atención del público ha sido centrada en dos colecciones, el Archivo Courret en Lima y el Archivo Chambi en Cusco. Esta exposición está dedicada al tercer gran estudio fotográfico del Perú - el Estudio de Arte Vargas Hermanos en Arequipa. 

Los hermanos Vargas nacieron en Arequipa en condiciones humildes, Carlos en 1885 y Miguel en 1887. Talentosos, trabajadores y ambiciosos, se inscribieron en el Colegio Salesiano, donde fabricaron su primera cámara fotográfica, recibiendo como premio una medalla de plata. Esta hazaña llamó la atención del destacado fotógrafo Max T. Vargas y, en 1900, los hermanos se hicieron sus aprendices. 

En 1912, los hermanos abrieron su propio establecimiento. El negocio fue un éxito desde el inicio, gracias a la elegancia de sus retratos y a la novedad de sus tomas nocturnas. Durante los años veinte, Arequipa alcanzó una prosperidad sin precedentes, y el Estudio de Arte Vargas Hnos. llegó a su apogeo gracias a una vibrante economía, una efervescencia de ideas revolucionarias y una generación de poetas, pintores y escritores talentosos que convirtieron la “Ciudad Blanca” en un oasis de cultura. 

En una época en que no existían galerías ni museos, los hermanos Vargas hicieron de su estudio un centro de difusión cultural, donde se refugiaron los artistas, políticos y bohemios del sur andino. Esta retrospectiva nos ofrece no solamente una oportunidad para apreciar el legado artístico de los hermanos Vargas, sino también una visión privilegiada de un momento extraordinario en la historia del Perú. 

(Extractos de textos de Adelma Benavente y Peter Yenne. Photographic Archive Project) 


CARLOS Y MIGUEL VARGAS ZACONET 
1885 
Nace Carlos en Arequipa el 27 de enero. 
1887 
Nace Miguel en Arequipa el 29 de octubre. Ambos son hijos de María Vargas Zaconet. 
1900 
Siendo estudiantes de la Escuela de Artes y Oficios del Colegio Salesiano, fabrican su primera cámara fotográfica y obtienen como premio una medalla de plata. 
1900 a 1912 
Trabajan como asistentes en el estudio de Max T. Vargas. Durante este período, Max T. abre otro estudio en La Paz, Bolivia; probablemente durante su ausencia los hermanos están a cargo del estudio. En esta época conocen al fotógrafo y pintor Juan Manuel Figueroa Aznar, quien en 1903 expone en la galería de Max T. sus primeros fotóleos. 
1908 
Ingresa en este estudio como aprendiz el fotógrafo Martín Chambi. 
1911 
Invitan a su maestro a una exposición en París; Carlos y Miguel colaboran en la preparación de las fotos. 
1912 
Doña Andrea Ortiz, viuda de Medina, vende a los hermanos Vargas todos los aparatos de los talleres de fotografía y fotograbado, útiles y materiales, enseres, etc., así les traspasa la tienda del Nº11 del Portal San Agustín. 
1913 
Organizan su primera exposición fotográfica utilizando el papel nitrato. 
1914 
Inauguran la segunda exposición en el Portal San Agustín. 
1915 
Primera Exposición Internacional colectiva en San Francisco (Estados Unidos). 
Las autoridades municipales de Arequipa les otorgan un merecido reconocimiento por su labor cívica y artística; con motivo de las fiestas jubilares la Municipalidad les otorga un Diploma de Honor. 
Tercera exposición de arte de los hermanos Vargas en su local del Portal San Agustín. 
Exhiben por primera vez los retratos con efectos de luz artificial. 
1918 
Cuarta exposición en el Portal San Agustín. 
1918 – 1930 
Durante este período, los Vargas adquieren mucha fama en la sociedad arequipeña, así como éxito en sus negocios. Entre 1918 y 1923 contratan los servicios de más de una docena de asistentes. Entre ellos, resalta la labor de Manuel Jesús Glave, quien acompaña fielmente a sus maestros durante un largo período. Enrique Masías también colaboró con ellos en los inicios del estudio. 
1920 
En la década del veinte, el vínculo con artistas, intelectuales y pintores se intensifica por la llegada de personalidades como Abraham Valdelomar en 1919, Víctor Raúl Haya de la Torre en 1920 y José Santos Chocano en 1922, entre otros. Asimismo, surgen los movimientos intelectuales y artísticos en el sur andino: en el Cuzco, el movimiento indigenista; en Puno, el grupo Orkopata; y en Arequipa, el grupo Aquelarre, cuyos miembros fueron Percy Gibson, Renato Morales de Rivera, César Atahuallpa Rodríguez y Belisario Calle. En esta época el estudio de los Vargas se convierte en el «asilo de los artistas», como lo llama Valdelomar. 
Las fotografías de los hermanos Vargas comienzan a aparecer reiteradamente en revistas arequipeñas, así como en Buenos Aires, La Habana, Barcelona, Estados Unidos y Lima (Variedades y Mundial). 
1922 
Quinta exposición fotográfica, que coincide con el estreno del nuevo salón ampliado y decorado. 1923 
Aparece un artículo en The New York Herald; el autor, el Dr. Ritts, considera que el estudio de los hermanos Vargas es uno de los mejores en América del Sur. 
1924 
Participan en el «Centenario de Ayacucho y Puno» y obtienen como premio la Medalla de Oro. 
1925 
Son invitados por la comisión organizadora del Primer Salón de Arte Fotográfico de Buenos Aires. 
Ganan el Gran Premio de Honor y Medalla de Oro en el «Centenario de la Independencia de Bolivia». 
1927 
Participan en la exposición organizada por el Rotary Club de Arequipa y obtienen la Medalla de Oro. 
Polémica pública sobre arte fotográfico entre los Vargas y el poeta Renato Morales de Rivera. 
1929 
Son invitados a la Exposición Iberoamericana de Sevilla, junto a los hermanos Goyzueta y los hermanos Campbell de Lima. 
1933 
Carlos y Miguel son miembros del jurado de un certamen pictórico convocado por el Consejo Provincial de Arequipa. 
1958 
Se cierra el Estudio de Arte Vargas Hnos. 
1968 
El Centro Federado de Periodistas y la Kodak Peruana organizan una exposición titulada Los hermanos Vargas y Arequipa antigua. 
1975 
El Banco Industrial del Perú organiza, en homenaje a los hermanos Vargas, una exposición en sus galerías de la Casa del Moral. 
1976 
El 7 de enero muere Miguel, el dandy arequipeño, el maestro de la composición, el artista del retoque y la foto-pintura. 
1979 
Carlos, el alquimista del laboratorio, muere el 21 de junio. 

Fuente: