La ciudad de Arequipa, cuna de grandes hombres en todos los campos del saber, las armas, la religión y el arte han engrandecido a nuestra patria.

Por favor, al usar la información, citar la autoría de todos los textos, fotografías, artículos etc. impresos o digitalizados.

Evaristo Gómez Sánchez


(Arequipa, 26 de octubre de 1766 - Lima, 23 de agosto de 1841).

Su empecinado esfuerzo tuvo brillante culminación con la fundación de un foco de ilustración y cultura como fue la academia Luterana, en 1821. La academia en la que formaron parte los más ilustres hombres de la época, fue la base para la Universidad del Gran Padre San Agustín.

Este Centro fue un ariete de penetración de una nueva filosofía que dio mayor jerarquía a la persona humana, desafió las penas señaladas para quienes se dedicaron al estudio y la difusión de las nuevas ideas políticas libertarias y sociales e instituyó la Cátedra de Economía Política, entre 1821 y 1822.

La Academia Lauretana fue la primera institución cultural fundada en Arequipa tras la independencia de Perú, y la primera laica. Fue el centro cultural de la ciudad, y desde ella se impulsó la creación en 1828 de la Universidad, que nació con el nombre de Universidad Nacional del Gran Padre San Agustín. Se fundó con el nombre de Academia Lauretana de Ciencias y Artes a iniciativa del Dr. Evaristo Gómez Sánchez, síndico procurador del cabildo de aquella ciudad, y se inauguró el 10 de diciembre de 1821 con una solemne función en el templo de la Compañía, ubicado en la plaza principal. El primer presidente fue el coronel intendente D. Juan Bautista de Lavalle y la ceremonia tuvo lugar en la sala del cabildo en donde se colocó la efigie de Nuestra señora de Loreto, que había sido regalo de san Francisco de Borja a Arequipa. El Dr. Gómez sánchez escribió las constituciones y el Virrey La Serna aprobó la Academia el 13 de septiembre de 1822.

Debía constar de 50 socios y varios catedráticos que se reunían el primer día hábil de cada mes. Se creó una biblioteca, para lo cual Gómez Sánchez y otros socios regalaron las suyas. Pero pronto fue acusada de revolucionaria y hasta de herética y el cabildo le suprimió la pensión de 4.000 pesos que le había concedido. Su situación precaria continuó, permaneciendo cerrada entre 1834 y 1839 y se extinguió en 1856. El Ilustre Colegio de Abogados de Arequipa se considera su sucesor.

Hitos

    * En 1830 fue elegido Presidente el doctor Evaristo Gómez Sánchez y en la directiva estaban el doctor Juan Gualberto Valdivia, el doctor Manuel Amat y León y Manuel Ezequiel Rey de Castro.