La ciudad de Arequipa, cuna de grandes hombres en todos los campos del saber, las armas, la religión y el arte han engrandecido a nuestra patria.

Por favor, al usar la información, citar la autoría de todos los textos, fotografías, artículos etc. impresos o digitalizados.

Hipólito Sánchez Trujillo

La obra de este sabio arequipeño mereció el reconocimiento de diversas sociedades científicas del país y del extranjero que lo honraron nombrándolo socio correspondiente.
Fuente: Escuela Virtual Backus.

La ciencia de la Astronomía y el estudio de los fenómenos estelares han logrado un avance increíble y hoy es posible predecir con extrema exactitud eclipses y otros eventos astronómicos. Sin embargo, los cálculos matemáticos de un arequipeño del siglo XIX se anticiparon en mucho al actual conocimiento de la mecánica celeste. Este hombre sabio que, también, sobresalió en el campo del derecho y el periodismo fue Hipólito Sánchez Trujillo.

Nació el 12 de agosto de 1818 en el hogar de don Vicente Sánchez Trujillo y doña Isidora Fernández Martínez en la casa Nº 111 de la calle Sucre, en el centro de Arequipa. Cursó estudios escolares en el Colegio de la Independencia Americana y los superiores de Derecho Natural, Internacional, Civil y Canónico en el Colegio de la Merced, ingresando luego a la Universidad Nacional de San Agustín, dónde convalidó sus estudios de Jurisprudencia y se graduó  recibiéndose de abogado en 1844.

Sin embargo el aspecto fundamental del aporte de Hipólito Sánchez Trujillo y para valorar la importancia e impacto que tuvo éste en el mundo científico de la época, hemos de remitirnos a su obra "Efemérides Astronómicas del Sol y de la Luna", que publicó en 1857. En ella están calculados con asombrosa exactitud los eclipses de Sol y de Luna que habrían de producirse del año 1856 hasta el año 2000. Las horas de inicio y fin del fenómeno están calculadas para las coordenadas de Arequipa. ¿Cómo se explica que en el siglo XIX, un arequipeño con solo unos cálculos y observaciones haya logrado tal hazaña científica? ¿Más aún, considerando que había elegido como profesión la de abogado?

Como hombre de leyes prestó servicios por espacio de 44 años a Poder Judicial, llegando a ser presidente de la Corte Superior de Justicia en varios periodos. Por privilegio exclusivo del Estado, publicó el "Formulario para los Jueces de Paz". En 1863 fue elegido Senador Suplente por el Departamento de Arequipa. Cuando en 1871 vino el Presidente Balta a inaugurar el ferrocarril Arequipa-Mollendo, fue recibido por Hipólito Sánchez Trujillo, quién presidía la Comisión nombrada por el Prefecto para la ocasión. Como abogado defendió siempre gratuitamente a los pobres. La fructífera vida de Hipólito Sánchez Trujillo abarcó, también, el campo de la Educación; fue profesor de Mecánica, Física, Astronomía y Matemáticas del Colegio de la Independencia Americana, publicando el texto "Prontuario del Sistema Métrico Decimal". En agosto de 1866, fue nombrado Rector y desde ese cargo redactó un reglamento de importantísimo alcance pedagógico.
También se desempeñó en el periodismo. Cuando el General Ramón Castilla sitió Arequipa en 1858, Hipólito Sánchez Trujillo publica su periódico "Vencer o Morir", donde manifiesta su valiente opinión. Lo mismo haría durante la Guerra con Chile. Además fue redactor, enérgico y patriótico de "La Razón" y de "La Bolsa".

La obra de este sabio arequipeño mereció el reconocimiento de diversas sociedades científicas del país y del extranjero que lo honraron nombrándolo socio correspondiente. Pero fue en 1868 cuando su fama alcanzó el aplauso mundial. El 13 de agosto de ese año, un terremoto sacudió Arequipa dejándola en ruinas. Las autoridades de la ciudad acudieron a Hipólito Sánchez Trujillo para que explicara, en base a sus conocimientos científicos, las causas del terremoto, y lo que más les interesaba, si se repetiría y en que condiciones. Hipólito Sánchez Trujillo tuvo la audacia y valentía de refutar al reconocido sabio alemán Rodolfo Falke, en su teoría predictiva de terremotos, demostrando que estaba equivocado. Lo que provocó una controversia internacional, de la que salió vencedor el sabio arequipeño.

Este trabajo junto con su estudio astronómico le valió el reconocimiento mundial, habiendo sido nombrado, en mérito a su aporte científico, Socio Correspondiente de varias Sociedades Científicas de Europa y América,

En medio de la estima y el respeto de todos sus conciudadanos Hipólito Sánchez Trujillo, falleció el 8 de junio de 1893, a la edad de 75 años.