La ciudad de Arequipa, cuna de grandes hombres en todos los campos del saber, las armas, la religión y el arte han engrandecido a nuestra patria.

Por favor, al usar la información, citar la autoría de todos los textos, fotografías, artículos etc. impresos o digitalizados.

Isaac Recavarren Flores


(*Arequipa, 24 de Agosto de 1839 - † 8 de noviembre de 1909) fue un militar peruano de destacada y prolongada participación en la Guerra del Pacífico.

Hijo de don José María Recavarren Heredia y de doña María Josefa  Gómez y  Flores del Campo , nació en la ciudad de Arequipa el 24 de agosto de 1839, curso sus primeros estudios en el colegio San Agustín de su ciudad natal los que abandonó a la edad de 15 años para unirse al ejército del mariscal Ramón Castilla cuando en Arequipa se inició la revolución de 1854.




Partida de Nacimiento, en la cual figura  su nombre completo: Luiz Ceberiano Ysac Recabarren.

Continuando en la carrera de las armas como otros muchos arequipeños se vio envuelto en la Guerra Civil Peruana de 1856-1858 sirviendo en el ejército revolucionario del general Vivanco, a los 17 años obtuvo los despachos de alférez y los de teniente de artillería al año siguiente, perdida la guerra por el bando conservador tras la caída de Arequipa en marzo de 1858, Isaac Recavarren volvió a la vida privada. A los 23 años contrajo matrimonio con María Trinidad García Calderón y Landa, hermana del destacado jurista y futuro presidente de la república Francisco García Calderón.


Cuando en 1865 se inició la revolución encabezada por el coronel Mariano Ignacio Prado contra el presidente Juan Antonio Pezet en respuesta el claudicante tratado que este había firmado con el Almirante español José Manuel Pareja, Isaac Recavarren volvió al servicio activo uniéndose al ejército restaurador que a órdenes de Prado marchó a Lima; tras la caída de la capital el 6 de noviembre de 1865, fue ascendido a Sargento Mayor de la guardia nacional, al año siguiente concurrió al Combate del 2 de mayo como subjefe de la batería Maipú, por su conducta en aquella memorable acción para las armas de la república fue ascendido a Teniente Coronel.




De vuelta a Arequipa, ejerció brevemente la prefectura de la ciudad en 1867, secundó las campañas para debelar las revoluciones que Nicolás de Piérola Villena realizó contra los gobiernos de Manuel Pardo(1874) y Mariano Ignacio Prado(1876).

Cuando se inició la Guerra del Pacífico en 1879 se desempeñaba como jefe de estado mayor de la II división del Ejército del Sur, con las tropas marchó a guarnecer el departamento de Tarapacá, estuvo presente en la defensa de pisagua al mando de la Guardia Nacional del puerto en el combate fue herido levemente, se reintegró luego a la división del coronel Andrés Avelino Cáceres, combatiendo en las batallas de San Francisco y Tarapacá, en esta última acción recibió una bala en la mano derecha, a pesar de la victoria el ejército peruano hubo de retirarse a Arica.





En 1880 se encargó de la organización del segundo ejército del sur en su ciudad natal hipotecando sus propios bienes a fin de adquirir vestuario para la tropa, triunfante la revolución de Pierola y considerado de poca confianza por sus antecendetes políticos y simpatías con Prado fue puesto bajo arresto por los jefes pierolistas, deshecho el primer ejército del sur en la Batalla del Alto de la Alianza y caída en poder del invasor la plaza Arica, consciente que la próxima campaña seria en Lima optó por retornar a la capital donde permaneció varios meses fuera de servicio y a pesar de su experiencia militar fue destinado al frente de batalla como ayudante del Coronel Pedro Correa jefe de la II división de Reserva, concurrió a la Batalla de San Juan y herido nuevamente fue hecho prisionero en la desesperada defensa de Chorrillos siendo atendido por una ambulancia enemiga, tras la Ocupación de Lima se le permitió trasladarse a su casa a fin de curar sus heridas.



Durante el gobierno provisional de su pariente político Francisco García Calderón se le encargó la prefectura, marchando al departamento de Ancash con 400 soldados (ex prisioneros peruanos de San Juan) a fin de lograr el reconocimiento al gobierno provisorio, gran parte de su tropa desertó para unirse a la resistencia del general Cáceres con la que el mismo simpatizaba, deportado luego García Calderón a Chile y tras recibir una citación del cuartel general de ocupación presintió que le esperaba una orden de confinamiento por lo que abandonó secretamente Lima y se trasladó a Arequipa mas ante la inactividad del gobierno de Lizardo Montero fue a unirse a la resistencia encabezada por el general Cáceres en la sierra central, llevando consigo algunos hombres, 200 carabinas y un cañón fundido en esa ciudad.



Comandó el ejército del norte en la Batalla de Huamachuco donde fue nuevamente herido esta vez en la pierna, debió la vida a un cabo de su división que lo retiro del campo de batalla cuando se produjo la derrota conduciéndolo a la margen derecha del río Marañón donde su herida pudo ser atendida.


Firmado el Tratado de Ancón y desocupado el Perú por las tropas chilenas, trató infructuosamente de lograr un arreglo pacífico que permitiera la reconstrucción del país de manera armoniosa ante esto se abstuvo de participar en la guerra civil entre Iglesias y Cáceres, que culminó en 1885 con el triunfo del último.


Ejerció algunos cargos políticos, siendo senador por Arequipa entre 1890-1893, y prefecto en 1897 hasta 1900 fecha en que renunció, de igual manera presidió las Sociedades "Vencedores del 2 de mayo" y "Defensores calificados de la Patria", ascendido a general de brigada en 1901 integró el consejo superior de Guerra y Marina, murió en el retiro hogareño el 8 de noviembre de 1909 a la edad de 70 años.


Fotografías , en la Ilustración Peruana.