La ciudad de Arequipa, cuna de grandes hombres en todos los campos del saber, las armas, la religión y el arte han engrandecido a nuestra patria.

Por favor, al usar la información, citar la autoría de todos los textos, fotografías, artículos etc. impresos o digitalizados.

Juan Mariano de Goyeneche y Gamio


(Arequipa (Perú), 4 de febrero de 1834 - San Sebastián (España), 6 de julio de 1924). Conde de Guaqui, Grande de España de Primera Clase, Marqués de Villafuerte. Político y diplomático peruano.

 Juan Mariano de Goyeneche era miembro de una histórica familia española, oriunda de Navarra, afincada en el Virreinato peruano desde finales del siglo XVIII y estrechamente vinculada con el bando Realista durante las guerras de independencia. Cuando en 1821 el Perú se declaró independiente de su metrópoli, los padres de Juan Mariano decidieron permanecer en el Perú y aquí nació ya bajo nacionalidad peruana.

 Recibió su primera educación en el Colegio Seminario de la ciudad blanca de Arequipa, completándola desde los catorce años en España. Primero en Madrid bajo la dirección del P. Ramón Escudero Sáez, S.J. y posteriormente en el Colegio de Vergara. Cursó a continuación estudios de Jurisprudencia en la Universidad Central.

Vida política

 Cuando regresó a la tierra de sus padres quiso participar en la vida pública peruana siendo elegido Diputado por Arequipa en el Congreso Nacional, formando en las filas del Partido Conservador (1860,61,64 y 71 - 76). Prestó grandes servicios al Perú durante su guerra con Chile.



En 1871 recibió la proposición de concurrir a la presidencia de la República, proposición que rechazó. Al encargarse Manuel Pardo del Gobierno ofreció a Goyeneche la cartera de Interior, que declinó. Años más tarde, en 1880, le fue ofrecido el Ministerio de Relaciones Exteriores, que también rechazó. Durante su gestión concertó un convenio muy ventajoso con los acreedores del Perú ofreciéndoles la explotación directa del guano como garantía de la deuda y de los nuevos préstamos que consiguió se otorgaran al país.

 Representante diplomático

 En 1877 fue nombrado Ministro Plenipotenciario en París y en 1880 en Madrid. A él se debió la firma del Tratado de Paz y Amistad con España que puso fin definitivo a las disputas existentes entre ambas naciones desde la proclamación de la independencia en 1821. En 1887 fue nombrado Ministro Plenipotenciario ante la Santa Sede y en 1918 Embajador ante S.S. el Papa.

 Durante sus viajes por Europa estudió todos los adelantos que pudieran ser aplicados después en el Perú, tomando notas y apuntes que hacía llegar a Lima.

 Otros cargos

 Fue nombrado Académico de la Academia Lauretana de Ciencias y Artes, presidente de la Comisión Peruana de la Exposición Universal de 1878, delegado del Perú en el Congreso Postal de París y miembro de la Unión Postal Universal.

 En España, Goyeneche fue nombrado Prócer del Reino y Caballero Profeso de la Orden de Santiago, así como dignidad Trece en dicha orden.

 El ideal que persiguió a lo largo de su vida pública fue lograr una paz completa y sólida entre España y las Repúblicas hispanoamericanas que le deben su origen y a la formación de una liga indisoluble y poderosa que tuviera por objeto la mutua protección de sus intereses, tanto morales, de raza y religiosos, como materiales, de comercio, industriales y agrícolas.

 Fue condecorado, entre otras, con las Grandes Cruces Piana, de la Real Orden de Carlos III, de la Pontificia de San Gregorio Magno y de la Beneficencia, Gran Dignatario y Gran Cruz de la Orden Imperial de la Rosa del Brasil y la del Sol del Perú.

  Casó con Doña Juana de la Puente y Risco, marquesa de Villafuerte, en el Palacio Arzobispal de Lima, con la bendición de su tío José Sebastián de Goyeneche, antiguo Obispo de Arequipa y Arzobispo de Lima, Primado del Perú.

 Junto con sus hermanos aportó los fondos necesarios para la construcción del soberbio Hospital Goyeneche de Arequipa así como para la restauración del Castillo de Javier en Navarra y la edificación de la Basílica adosada y edificios aledaños. Igualmente donó personalmente la imagen de Jesús (9 metros) que coronaba el monumento al Sagrado Corazón de Jesús del Cerro de los Ángeles (Getafe - Madrid) que fue inaugurado por el Rey Alfonso XIII en 1919 y fusilado y dinamitado por milicianos marxistas en el verano de 1936. Junto con su hermana la duquesa de Goyeneche donó los terrenos sobre los que se asienta la Fundación Goyeneche de San Sebastián dedicada a la asistencia y empleo de disminuidos psíquicos y enfermos mentales.

 Fue nombrado hijo adoptivo de San Sebastián.