La ciudad de Arequipa, cuna de grandes hombres en todos los campos del saber, las armas, la religión y el arte han engrandecido a nuestra patria.

Por favor, al usar la información, citar la autoría de todos los textos, fotografías, artículos etc. impresos o digitalizados.

Mariano Holguín Maldonado




Francisco Mariano Holguín Maldonado O.F.M. (*Arequipa5 de octubre de 1860 - † Lima24 de diciembre de 1945) fue un religioso franciscano peruano. Sucesivamente obispo de Huaraz(1904-06) y de Arequipa (1906-45), diócesis esta última que fue elevada a arquidiócesis en1943, por tanto, monseñor Holguín tuvo el privilegio de ser el primer Arzobispo de Arequipa. Ofició también como Administrador Apostólico de la Arquidiócesis de Lima (1930-33); en tal investidura presidió la asamblea de notables ante la cual renunció la Junta Militar de Gobierno presidida por Luis Miguel Sánchez Cerro, encargándose del poder ejecutivo por unas horas el día 1 de marzo de 1931, ocupando así brevemente la presidencia de la República.

Biografía
Hijo de Manuel Holguín y Manuela Maldonado. Inició sus estudios en el Seminario Conciliar de San Jerónimo de su ciudad natal; y, decidido a seguir la profesión religiosa, ingresó a laorden de San Francisco uniéndose a los franciscanos misioneros de La Recoleta (1881). Pasado el reglamentario período de prueba, hizo la profesión (1882) y fue ordenado comopresbítero el 28 de febrero de 1886.
Elegido guardián de su convento en 1891 y luego reelegido en 1897, pasó a ser comisario de la prov. franciscana de los XII Apóstoles (1899) y consultor de la asamblea episcopal reunida en Lima (1901). Viajó a Roma para concurrir al capítulo general de su orden y en ella fue designado definidor general (1903). Cumplía allí las obligaciones pertinentes cuando fue nombrado obispo de Huaraz, el 2 de julio de 1904, y como tal lo consagró en Lima el arzobispo Manuel Tovar y Chamorro, el 16 de octubre, haciendo una solemne entrada a su diócesis el 7 de noviembre del mismo año.
El 30 de mayo de 1906 fue promovido al obispado de Arequipa, de cuya sede tomó posesión el 13 de noviembre de ese mismo año, cargo en el que se mantendría hasta su muerte. Durante sus 39 años al frente de la diócesis de Arequipa impulsó el movimiento laical, desarrollando una apertura hacia los aspectos sociales. En 1896 había fundado los Círculos Católicos de Obreros; en 1925 participó en la creación de la Acción Católica arequipeña y excitó la instalación de un local separado para las mujeres detenidas, que hasta entonces estaban precariamente separadas de los varones en la cárcel; y, fundamentalmente, defendió los fueros de su jurisdicción eclesiástica en las provincias de Tacna y Arica, cuya posesión prolongaba Chile de modo arbitrario. Apoyó decididamente a los diarios «La Unión», «La Tradición» y «El Deber».
Entre 1931 fue designado como Administrador Apostólico de la Arquidiócesis de Lima, debido a la renuncia del arzobispo, monseñor Emilio Lissón. Ejerciendo dicho cargo y asesorado por José de la Riva Agüero y Osma, le tocó presidir una junta de notables ante la cual renunció la Junta Militar de Gobierno presidida por el teniente coronel Luis Sánchez Cerro (1 de marzo de 1931); acto seguido, dicha junta de notables eligió un gobierno provisorio encabezado por el presidente de la Corte Suprema de Justicia, Ricardo Leoncio Elías. A monseñor Holguín le correspondió pues, ejercer el cargo de Presidente de la República por brevísimo tiempo, conociéndose a este período como el «gobierno de pocas horas».

Entre 1931 fue designado como Administrador Apostólico de la Arquidiócesis de Lima, debido a la renuncia del arzobispo, monseñor Emilio Lissón. Ejerciendo dicho cargo y asesorado por José de la Riva Agüero y Osma, le tocó presidir una junta de notables ante la cual renunció la Junta Militar de Gobierno presidida por el teniente coronel Luis Sánchez Cerro (1 de marzo de 1931); acto seguido, dicha junta de notables eligió un gobierno provisorio encabezado por el presidente de la Corte Suprema de Justicia, Ricardo Leoncio Elías. A monseñor Holguín le correspondió pues, ejercer el cargo de Presidente de la República por brevísimo tiempo, conociéndose a este período como el «gobierno de pocas horas».

Predecesor:
Luis Miguel Sánchez Cerro
Presidente de la Junta Militar del Perú
Presidente de la Asamblea de Notables del Perú
1 de marzo de 1931
Gran Sello de la República del Perú.svg
Sucesor:
Ricardo Leoncio Elías Arias
Presidente de la Junta Transitoria de Gobierno

    Durante un congreso realizado en 1933 disputó con monseñor Pedro Pascual Farfán (entonces Obispo del Cuzco) la candidatura para elArzobispado de Lima, no obteniendo los votos necesarios. Retornó entonces a su sede de Arequipa, y desde el 23 de mayo de 1943 se convirtió en su primer Arzobispo al elevarse dicha diócesis a la categoría de arquidiócesis, la cual rigió hasta su fallecimiento en 1945.

    Bibliografía

    • Basadre, Jorge: Historia de la República del Perú. 1822 - 1933, Octava Edición, corregida y aumentada. Tomo 12, págs. 3126-3127. Editada por el Diario "La República" de Lima y la Universidad "Ricardo Palma". Impreso en Santiago de Chile, 1998.
    • Chirinos Soto, Enrique: Historia de la República / 1930 -1985. Tomo II. Desde Sánchez Cerro hasta Alan García. Lima, AFA Editores, 1985.
    • Klaiber, Jeffrey Lockwood S.J.: La Iglesia en el Perú, Fondo Editorial PUCP, Edit. e Imp.Desa Lima, 1988
    • Guerra, Margarita: Historia General del Perú. Tomo XII. La República Contemporánea (1919-1950), pág. 89. Primera Edición. Editorial Milla Batres. Lima, Perú, 1984. ISBN 84-499-4818-5
    • Tauro del Pino, Alberto: Enciclopedia Ilustrada del Perú. Tercera Edición. Tomo 8. HAB/IZQ. Lima, PEISA, 2001. ISBN 9972-40-157-X