La ciudad de Arequipa, cuna de grandes hombres en todos los campos del saber, las armas, la religión y el arte han engrandecido a nuestra patria.

Por favor, al usar la información, citar la autoría de todos los textos, fotografías, artículos etc. impresos o digitalizados.

Pedro José Rada y Gamio



Pedro José Rada y Gamio, (Arequipa, 15 de agosto de 1873 - Lima, 25 de mayo de 1938) fue un político, diplomático y escritorperuano. Fue diputado por Arequipa (1919-1923); presidente de la Cámara de Diputados (1921-1922); ministro de Fomento y Obras Públicas (1921 y 1925-1926); alcalde de Lima (1922); ministro de Gobierno y Policía (1922-1924); ministro de Relaciones Exteriores (1926-1930) y presidente del Consejo de Ministros (1926-1929). Fue también senador (1929-1930). Como canciller suscribió en Lima, con el embajador chileno Emiliano Figueroa Larraín, el Tratado de 1929, llamado también Tratado Rada y Gamio - Figueroa Larraín, que puso fin a la cuestión de Tacna y Arica, y fijó los límites definitivos de la frontera peruano-chilena.

Biografía

Fue hijo de José A. Hipólito Rada y Paz Soldán y Juana de Gamio y Ugarte. Estaba emparentado con el general arequipeño Juan Mariano de Goyeneche y Gamio, conde de Guaqui y duque de Gamio. Cursó sus estudios escolares en el colegio particular Docarmo. Contaba con quince años de edad cuando ingresó a la Universidad Nacional San Agustín de Arequipa, donde se graduó de bachiller en Filosofía y Letras (1890); y de bachiller (1893) y doctor en Jurisprudencia (1896). Se recibió de abogado en 1894.

En 1897 se inició en la docencia, regentando la cátedra de Literatura Castellana en la universidad arequipeña; pero ese mismo año fue elegido diputado suplente por la provincia de Arequipa y se incorporó a su cámara, en cuya mesa directiva fue secretario (1899). Aprovechó su estancia en Lima para graduarse de doctor en Ciencias Políticas y Administrativas por la Universidad Nacional Mayor de San Marcos (1898). Se mantuvo en la función parlamentaria hasta 1903.

De vuelta en Arequipa, colaboró en los diarios El Deber y La Bolsa. En 1911, bajo el primer gobierno de Augusto B. Leguía, viajó a Italia como secretario de la legación acreditada ante la Santa Sede, siendo luego promovido a encargado de negocios.

En 1918 regresó al Perú. Poco después fue elegido diputado por Arequipa ante la Asamblea Nacional de 1919, la misma que redactó la Constitución Política de 1920. Se mantuvo como diputado en las legislaturas siguientes del Congreso Ordinario, hasta 1923, siempre apoyando al gobierno del presidente Augusto B. Leguía, régimen que después sería conocido como el Oncenio. De 1921 a 1922 fue presidente de la Cámara de Diputados.

Gozando de la amistad y confianza de Leguía, se convirtió en uno de los principales hombres del régimen. Fue sucesivamente ministro de Fomento y Obras Públicas (1921 y 1925-1926); alcalde de Lima (1922); ministro de Gobierno y Policía (1922-1924); ministro de Relaciones Exteriores (1926-1930) y presidente del Consejo de Ministros (1926-1929). Asimismo, fue elegido senador por Arequipa (1929-1930).

En Arequipa contribuyó a la realización del puericultorio de la ciudad , al cual apoyó desinteresadamente y colocó el nombre de "Juana Gamio" , en memoria de su amada madre.

Como ministro de Fomento y Obras Públicas se destacó por el impulso que dio a las obras de saneamiento y ornato de la ciudad de Lima, en el marco de la celebración del primer centenario de la Independencia (1921). Durante su periodo como ministro de Gobierno y Policía se inauguró la Escuela de Guardia Civil, Seguridad y Policía, así como el Sifilicomio, establecimiento destinado a combatir las enfermedades venéreas (1922). Empleó también al Ejército para combatir el bandolerismo que asolaba los campos. Como canciller, se le recuerda por haber suscrito en Lima, con su par chileno Emiliano Figueroa Larraín, el Tratado de 1929, que puso fin a la controversia de la soberanía de las provincias de Tacna y Arica. De acuerdo a este Tratado, Tacna retornó al seno de la patria peruana y Arica permaneció en poder de Chile (3 de junio de 1929). Pero en su momento se hizo célebre más que nada por los discursos excesivamente laudatorios que dedicó al presidente Leguía, a quien en cierta ocasión le regaló, a nombre de todo el gabinete ministerial, un retrato suyo al óleo, explicándole así el motivo de tan singular dádiva: «No hemos encontrado nada digno de ofreceros: sólo vuestra propia efigie».

Tras la caída de Leguía el 24 de agosto de 1930, el nuevo régimen sometió a persecución a todos los prohombres del leguiísmo. Rada y Gamio fue apresado y confinado en la Isla San Lorenzo, pero enfermó y pasó desterrado a Arica, donde permaneció varios años, hasta que pudo retornar a Lima.

Obras escritas

Actualmente se recuerda a Rada y Gamio mayormente por haber sido uno de los más importantes ministros del Oncenio de Leguía y por haber dado su nombre al Tratado con Chile de 1929, olvidándose injustamente su valioso aporte a las letras. Fue Miembro Correspondiente de las Reales Academias Españolas de la Lengua, de la Historia y de Legislación y Jurisprudencia de Madrid. Mencionamos enseguida sus obras.

Estudios

El arzobispo Goyeneche y apuntes para la historia del Perú (1917)
Mariano Melgar y apuntes para la historia de Arequipa (1950).

Ensayos

El Quijote (1890).
El cristianismo ante la Historia (1894).
Apuntes sobre el estudio del Derecho en el Perú (1894)
Proyecto de Código de Agricultura (1902).
La mujer incomparable (1914), sobre Santa Teresa de Jesús
La Rosa peruana (1915), sobre Santa Rosa de Lima.
La cristiada (1917).
El Perú antiguo (1917), con edición en italiano.
La actitud del Papa ante la guerra (1918).
Las reivindicaciones peruanas (1919).
Referencias
Basadre Grohmann, Jorge: Historia de la República del Perú. 1822 - 1933, Octava Edición, corregida y aumentada. Tomos 12 y 13. Editada por el Diario "La República" de Lima y la Universidad "Ricardo Palma". Impreso en Santiago de Chile, 1998.
Tauro del Pino, Alberto: Enciclopedia Ilustrada del Perú. Tercera Edición. Tomo 14, QUI/SAL. Lima, PEISA, 2001. ISBN 9972-40-163-3
Varios autores: Grandes Forjadores del Perú. Lima, Lexus Editores, 2000.

Predecesor:
Juan de Dios Salazar y Oyarzábal
Presidente de la Cámara de Diputados del Perú
Gran Sello de la República del Perú.svg

1921-1922
Sucesor:
Jesús M. Salazar
Predecesor:
 ?
Ministro de Fomento y Obras Públicas del Perú
Gran Sello de la República del Perú.svg

8 de marzo de 1921-14 de agosto de 1921
Sucesor:
Lauro A. Curletti
Predecesor:
Pedro Pablo Mujica Carassa
Alcalde Metropolitano de Lima
Escudomunlima.png

1922 - 1925
Sucesor:
Andrés F. Dasso Hoke
Predecesor:
Germán Leguía y Martínez
Ministro de Gobierno y Policía
7 de octubre de 1922-12 de octubre de 1924
Gran Sello de la República del Perú.svg
Sucesor:
Jesús M. Salazar
Predecesor:
Manuel G. Masías
Ministro de Fomento y Obras Públicas del Perú
Gran Sello de la República del Perú.svg

20 de julio de 1925-26 de septiembre de 1926
Sucesor:
Celestino Manchengo Muñoz
Predecesor:
César A. Elguera
Ministro de Relaciones Exteriores del Perú
25 de septiembre de 1926-6 de marzo de 1930
Gran Sello de la República del Perú.svg
Sucesor:
Pedro M. Oliveira
Predecesor:
Alejandrino Maguiña
Presidente del Consejo de Ministros del Perú
Gran Sello de la República del Perú.svg

7 de diciembre de 1926-12 de diciembre de 1929
Sucesor:
Benjamín Huamán de los Heros