La ciudad de Arequipa, cuna de grandes hombres en todos los campos del saber, las armas, la religión y el arte han engrandecido a nuestra patria.

Por favor, al usar la información, citar la autoría de todos los textos, fotografías, artículos etc. impresos o digitalizados.

Hipólito Hurtado Paredes


Teniente Coronel Hipólito Hurtado Paredes

Nació el 13 Agosto de 1861 en Uchumayo - Arequipa. Sus padres fueron don José Bernardo Hurtado Chávez y doña Rosalía Paredes.

Fue bautizado el 8 de julio 1861 en el Sagrario Arequipa.

Ingresó al ejército como soldado distinguido el 24 de noviembre de 1876, de la 2º Compañia del Batallón Ayacucho Nº 3 comandado por el Coronel Manuel Antonio Prado, luego ascendió a cabo el 13 de mayo de 1877 y obtuvo el grado de subteniente, el 30 de junio de 1879, por despachos conferidos por el 1er Vicepresidente de la República, encargado del poder ejecutivo Luis La Puerta.

El 22 de mayo de 1881, ascendió a teniente por despachos revalidados por el 1er Vicepresidente de la República, contralmirante Lizardo Montero, siendo promovido progresivamente a Capitán el 28 de febrero de 1885, a Sargento Mayor el 19 enero de 1888 hasta llegar a teniente coronel, el 15 de noviembre de 1894.

Producida la guerra de Chile contra el Perú, hizo la campaña desde el 7 de abril de 1879; el 14 de noviembre de dicho año, condujo ochenta hombres de la Guardia Nacional del departamento de Puno hasta el puerto de Pacocha, de orden del coronel Prefecto y Comandante General Hipólito Valdez, los que fueron entregados al primer jefe del Batallón ¨Cazadores del Misti¨, coronel Ignacio Somocurcio. También se halló en la acción de guerra en el Alto de Samata, el 22 de octubre de 1883, contra las fuerzas chilenas, a órdenes del general en jefe del ejército César Canevaro. 

Terminada la contienda, participó en la Campaña Constitucional, desde el 4 de diciembre de 1884, en que bajo las órdenes de Cáceres, se derrocó al gobierno de Miguel Iglesias tras las batallas de Masma, el 4 de julio de 1885, la de Huaripampa, el 15 de noviembre y la toma de Lima, el 1 y 2 de diciembre del mismo año. Posteriormente, bajo las órdenes del Delegado Nacional don Nicolás de Piérola, estuvo presente en la Campaña Restauradora desde el 8 de noviembre de 1894, hasta la toma de Lima, los días 17 y 18 de marzo de 1895, contra el gobierno de Andrés A. Cáceres, logrando derrocarlo.

Luego de estas acciones, ocupó diversos cargos. En 1914, era Jefe Departamental de San Martín; en 1915, Jefe de la 2da Circunscripción del Norte. 
En 1917, fue Jefe Provincial de Tumbes, hasta 1919, en que pasó como Jefe Militar de Piura; dicho año, pasó al retiro. 

 Se casó con Elsa Sarayda de Suárez Sáenz el 23 de febrero de 1893 en la Parroquia Santos Simón y Judas en el Callao, con quien tuvo cinco hijos: Elsa Rosalia, Hipólito Andrés, Gumercindo Juvenal, Luis, y José Antonio Hurtado Suárez;se casó con Genoveva Mori Rubio el 27 de marzo de 1914 en la Iglesia Parroquial de La Merced en Chachapoyas, Amazonas; se casó con Dolores Guzmán Guerrero el 31 de julio de 1924 en la Iglesia Parroquial de San Nicolás de Tumbes con quien tuvo cuatro hijas: Teresa, Zarela, Flérida y Milena, y al enviudar, se casó con María Jesús Araníbar Paredes el 26 de enero de 1929  en la Iglesia Parroquial San Lázaro en Lima.

Hipólito Hurtado falleció en Lima, el 11 de mayo de 1944.

*******************
Fotografía en poder de sus descendientes y datos tomados de la página de genealogía de Antonio Alvistur

Tomado del blog de Jonatan Saona http://gdp1879.blogspot.com/2013/07/hipolito-hurtado.html#ixzz2dluxn9Tu



José Luis Herrera Zaconeta



Nació en Arequipa en 1849. Sus padres fueron el coronel Pedro José Herrera y doña Rosa Zaconeta. Ingresó al Ejército el 03 de octubre de 1862 como soldado distinguido del batallón "Huancané".

Entre 1863 y 1864 estuvo como cabo y sargento respectivamente, en el batallón "Zepita"

Concurrió al combate del 02 de Mayo de 1866 ostentando el grado de subteniente de Infantería por su destacada actuación en esa acción ascendió a teniente.

Al declararse la guerra del Pacifico en 1879, era capitán del Batallón "Ayacucho" N°3, estando presente en las batallas de San Francisco en la 5° compañía del batallón "Ayacucho" a órdenes del general Juan Buendía. El 27 de noviembre de 1879, se halló en la batalla de Tarapacá, en el mismo cuerpo y a las mismas órdenes.

El 26 de mayo de 1880 participó en la batalla del Alto de la Alianza, bajo las órdenes del contralmirante Lizardo Montero, siendo herido y trasladado a una de las ambulancias peruanas. Recuperado de sus heridas, pasó al batallón "Guardia Peruana" participando el 13 de enero de 1881 en la batalla de San Juan, donde fue hecho prisionero cerca al Morro Solar

Al término de la guerra tuvo la condición de indefinido reincorporándose a la vida militar en 1895, con el grado de teniente coronel y siendo destacado al Estado Mayor. Posteriormente fue prefecto de Piura y Arequipa; también fue Vocal de la Sociedad de Fundadores de la Independencia y Vencedores del 02 de Mayo de 1866.
Llegó al grado de Coronel.

Se unió en matrimonio con la distinguida dama aristocratica arequipeña DOÑA MARIA MANUELA TIRADO FERNANDEZ DE CORDOVA, FUE UNO DE SUS HIJOS EL DISTINGUIDO CORONEL E.P.I. DON JOSE LUIS ANTENOR HERRERA TIRADO, quien siguiera el ejemplo de su padre.

Fue reconocido como superviviente calificado de la Batalla de TARAPACA, ademas el Oficial ABRAHAM ACEVEDO en el documento fechado en Lima en Abril de 1,902 hace constar que "Los servicios prestados a la nacion por el Coronel de Infanteria del Ejercito, DON JOSE LUIS HERRERA tal como lo puntualiza en su brillante hoja de servicio, asi como a su asistencia a las campañas, batallas y acciones de guerra menciona,habiendo siempre observado una conducta irreprochable y manifestando en todos los actos de su vida militar la verdadera vocacion por la carrera de las armas.Fue reconocido por el gobierno por su brillante actuacion militar, ostentando diferentes condecoraciones.

Falleció en Lima el 8 de Agosto de 1905, sus restos descansan en el Mausoleo Familiar en el Cementerio General de Lima.

Los Hermanos Dávalos



Los Hermanos Dávalos: José Santos Dávalos Salazar (Arequipa, 1 de noviembre de 1923 – † New York, 22 de agosto de 2002), autor y compositor, y Víctor Dávalos Salazar (Arequipa, 22 de setiembre de 1927).

Fueron hijos de Víctor Dávalos Pacheco y Albina Salazar Riveros. Vivieron su infancia y juventud en la calle Palma (hoy Víctor Lira) del popular barrio de la Casa Rosada cerca al Tambo Manrique (hoy Complejo Habitacional Nicolás de Piérola 1.ª. Etapa). Allí su madre tenía una picantería donde se cantaba música arequipeña; muy cerca estaba el Asilo Lira y también por allí pasaba el tranvía eléctrico rumbo a Paucarpata, elementos que influyeron en la vida artística y sentimental de los jóvenes José y Víctor quienes estudiaron la primaria en una escuelita cerca su domicilio, en donde no fueron precisamente alumnos destacados, según reconoce Víctor Dávalos. Luego estudiaron la secundaria en el centenario Colegio Nacional de la Independencia Americana.

Víctor tenía la voz estridente, un tanto llorona y quebrada, que le permitía hacer la primera voz en la armonía. José, en cambio, era la gran segunda voz del dúo, una voz abaritonada y muy llena de matices, que lo vislumbraban como un buen solista; su voz era más redonda y clásica lo cual le permitía interpretar muy bien los boleros. José se casó con la señora Blanca Velásquez y tuvieron 5 hijos: Percy (Concertista), Yvonne (Periodista), Claudet, Carlos y Miriam. A fines de julio supo que José tenía cáncer, pero fue un infarto lo que acabó con su vida, cuando en New York marcaban las 10:45 horas, un jueves 22 de agosto del 2002. Víctor, por su parte, fue la cantera de dos jóvenes cantantes muy reconocidas en el ámbito criollo arequipeño: María Antonieta Dávalos y Leslie Dávalos, así como de su nieto Anthony Delgado Dávalos.

Carrera Musical

José Santos Dávalos fue el primero en ingresar al mundo artístico participando en un concurso promovido por Radio Arequipa (1938), ocasión en que participó con Idelfonsa Márquez e interpretó un tango, resultando ganador pese a ser muy joven. Con Guillermo Ramos Goyzueta formaron el trío “Los Chamacos” (1945), interpretando temas mexicanos muy de moda por aquellos años en que los cines mistianos se llenaban con la proyección de películas del país azteca. A mediados del Siglo pasado, en los años 50 sus voces brillaban en las radios: Landa, Arequipa y Continental, así como en varios teatros arequipeños.

En 1952, deciden dar el gran salto viajando a Lima para difundir su música y de paso Víctor decide someterse a un chequeo médico para tratar la miopía de sus ojos, todo ello gracias al apoyo de la esposa del presidente Manuel Odría. Ya en Lima, comenzaron a tener éxito en 1954 en la fiesta de San Juan de Amancaes. Dos años después se presentan en vivo en emisoras como: Radio Nacional, El Sol y La Crónica, así como en importantes teatros de la capital, obteniendo varios premios dado su gran talento, Víctor, primera voz con un registro incomparable, don heredado de su padre a quien el pueblo apodaba “Matalimeño”, justamente por su potente voz con la cual ganaba fácilmente contrapuntos frente a cantantes capitalinos. En tanto José hacia la segunda voz y segunda guitarra con gran acierto, en realidad uno estaba hecho a la medida del otro.

Estando radicados en Lima, el dúo se convirtió, por un corto período en un trío, al ingresar la primerísima guitarra de don Óscar Avilés, que además resultaría en un gran soporte en sus grabaciones futuras. Grabaciones como “El solitario” y “Sufriendo estoy” son una evidencia de cuando fueron dúo. La etapa con Óscar Avilés cimienta su popularidad en todas las grabaciones que realizaron con él. Llegaría otra etapa, esta vez con Rafael Amaranto, quien no solamente sería primera guitarra, sino también una tercera voz armónica. Con este gran guitarrista impusieron “Gitana”, el popular vals de Héctor Torres Becerra.

Con el éxito alcanzado en la gran Lima, Los Dávalos lograron grabar sus éxitos hoy convertidos en clásicos como: “Al pie del Misti”. “Melgar”, “La Partida”, “Río de Arequipa”, “La Benita”, “Montonero Arequipeño”, “Ciudad Blanca”, “Sois Sirena”, “Antiquilla”, “En el campo hay una Flor” y otros, bajo los sellos de Sono Radio, Virrey e IEMPSA y en discos de 78, 45 y 33 1/3 revoluciones por minuto. Sin embargo, Víctor Dávalos guarda en la memoria con especial cariño las grabaciones hechas en 1954 con la orquesta de Benigno Ballón Farfán, bajo el título de Memorias; también la impresión hecha del tema “Sufriendo Estoy” con Castillo Chanove (fueron 8 discos con 16 canciones en total). Tampoco olvida los 3 Long Plays grabados en 1960 con la guitarra de Oscar Avilés y la interpretación de “Gitana” con Rafael Amaranto. Después de dejar en el disco muchos éxitos de excelentes arreglos, llegaría la separación y la oportunidad para el virtuoso Álvaro Pérez.

Existen grabaciones de Los Dávalos acompañados por diversos conjuntos e instrumentistas. Hay una muy especial de Víctor Dávalos con Jesús Vásquez “La Reina y Señora de la Canción Criolla” en la que indistintamente hacen primera y segunda voz.

Su particular estilo y profesionalismo les valió para actuar en varias ciudades peruanas, así como en el extranjero, habiendo llegado a Estados Unidos en 1975, donde alternarían con estrellas de fama internacional como Celia Cruz y Armando Manzanero. El primero en emigrar fue Víctor Dávalos en 1975 con el objetivo de hacerse operar de la vista; allí él empezó a cantar solo y al poco tiempo llamó a su hermano José con quien la acogida del público latino residente en Norteamérica fue en aumento, recibiendo gratos reconocimientos, entre los más destacados está el homenaje del Gobernador de Nueva York, George Pataki, quien en 1995, cuando cumplieron “Bodas de Oro Artísticas” inscribió a los "Dávalos Brothers” junto a Celia Cruz y José Feliciano, en el Empire State, es decir, en la cúspide de los talentos interpretativos de origen latino.

Las últimas grabaciones del afamado dúo fueron “Los Dávalos desde New York” y el “Regreso de los Dávalos”, esta última se hizo en Arequipa entre 1994 y 1996, destacando la composición “Soy de Arequipa” escrita por el doctor Percy Delgado Pacheco con el apoyo del difusor de música criolla Héctor Gómez Rodríguez. Los Dávalos, gloria de la Música Arequipeña también grabaron, aunque en forma artesanal, algunas glosas con la Tuna Mayor de Arequipa. La última gira de Los Dávalos fue en junio del 2002 en Ecuador, pero fueron las colonias peruanas en los Ángeles y New York las últimas que escucharon su música a fines de julio.

Anécdotas
  • José murió un 22 de agosto, precisamente en el mes de Arequipa.
  • El guitarrista Alvaro Pérez, que alguna vez integró como guitarrista, tenía un parecido físico impresionante con Víctor Dávalos, sobre todo por las gafas de marcos gruesos, quien en los cumpleaños de Víctor acompañaba a cantar con acordeón.
  • Hay un caso curioso entre Silvia (María Santos Corrales Salazar), la amada de Melgar, y José Santos Dávalos Salazar, ambos poseen el mismo segundo nombre y segundo apellido: Santos y Salazar.
  • José y Víctor, cuando eran jóvenes, asistían a la sala de ensayos de Benigno Ballón Farfán, a quien de cariño le decían "Tío"
Una pequeña parte de su Discografía


MELGAR - Vals (C)
SOIS SIRENA - Marinera (C)
LA BENITA - Pampeña (C)
AREQUIPA - Vals (C)
TINGUEÑITA - Pampeña
LA CHICA QUE ME QUIERA - Marinera
AL PIE DEL MISTI - Vals
RÍO DE AREQUIPA - Pampeña
SUFRIENDO ESTOY - Vals (C)
NO SE PUEDE SÍ SE PUEDE - Huayno
MONTONERO AREQUIPEÑO - Marinera
LA PARTIDA - Yaraví
(C) De Benigno Ballón Farfán

EL ROSARIO - Vals
CRISTAL HERIDO - Vals
PASIÓN Y ODIO - Vals
DEBEMOS SEPARARNOS - Vals
MORENA - Vals
ENGAÑADA - Vals
NUNCA ME FALTES - Vals
LIMA DE OCTUBRE - Vals
CON LOCURA - Vals
EL SECRETARIO - Vals
SOY PERUANO - Vals
CUANDO LLORA MI GUITARRA - Vals
PALOMA - Vals
LENITIVO - Vals
GENTE MORENA - Vals
EN BUSCA DE UN AMOR - Vals
YA NO ME QUIERES - Vals
EL SOLTERITO - Huayno
LOS CELOS - Vals
EL AGUACERAL - Vals
COMO UNA VISIÓN - Vals
CRUELDAD - Vals
TUS OJITOS - Vals
LA ROSA EN BOTÓN - Vals
AMOR y SUFRIMIENTO - Vals
POR NUESTRO AMOR - Vals
GITANA - Vals
TE EXTRAÑO - Vals
ESPERANDO TU REGRESO - Vals
EL ARENAL - Marinera norteña

Jorge Segundo Vinatea Reinoso


(*Arequipa, 22 de abril de 1900, †Yanahuara, Arequipa, 15 de julio de 1931), fue un pintor peruano.

Jorge Segundo Vinatea Reinoso nació en Arequipa en el seno de una familia pobre, siendo el octavo hijo. Su talento para el dibujo lo puso de manifiesto desde muy niño, después experimenta con la acuarela realizando retratos y paisajes de su tierra.

A pesar de la escasa actividad pictórica, desde fines del siglo XIX la pintura arequipeña empezaba a gozar de una cierta promoción, gracias al Centro Artístico Arequipeño. Fue precisamente esta institución la que en 1917 organizara un concurso en el cual Vinatea y otro joven, Manuel Domingo Pantigoso, resultaran ganadores. Además de sus tempranas acuarelas, el Vinatea de entonces comenzaba a sobresalir por sus caricaturas. Precisamente en ese mismo año, en el estudio fotográfico de los hermanos Vargas, expondría su primer conjunto de caricaturas.

Llega a Lima en 1918, y en 1919 ingresa a la Escuela Nacional de Bellas Artes, teniendo como maestro a Daniel Hernández, pintor de riguroso academicismo que había residido durante cuarenta años en Europa, lo que influenció en Vinatea logrando una depurada técnica artística. Otro de sus maestros influyentes fue el escultor español Manuel Piqueras Cotolí. Años después, trabajó como caricaturista y dibujante en las revistas Mundial y Variedades (1920-1925). Culminó sus estudios galardonado con Medalla de Oro y pasó a integrar la plana docente de su alma máter en 1924.

En una exposición realizada en agosto de 1926 presentó veinte óleos y otros tantos de acuarelas, que fueron bien recibidos por la crítica. Se considera este acontecimiento como uno de los momentos decisivos de la pintura peruana.

Junto con su amigo, el también pintor Alejandro González Trujillo (que años después adoptaría el pseudónimo de Apu-Rimak), recorrió el sur peruano, entre Puno, Cuzco y Arequipa, paisajes que le dieron temática para desarrollar un "indigenismo" particular, apartándose de la corriente oficial que imperaba en ese entonces.

El amor que sentía por la tierra que lo vio nacer le impregno un sabor telúrico y vital a sus pinturas. Desarrolló una nueva personalidad en la pintura costumbrista, ocupando un lugar privilegiado dentro de la plástica de América. Poseedor de una gran sensibilidad humana y creadora, esto lo llevo a la constante búsqueda de nuevas formas de expresión, donde la fantasía impera en la armoniosa composición de la luz y los colores de sus temas campestres y casonas coloniales. Sus temas nos muestran al terruño danzando de alegría y sensualidad, en ritmos armoniosos y a veces respetuosos contrastes aplicados con exquisito dominio cromático.

Sus recorridos por el sur peruano, entre Puno, Cuzco y Arequipa le dan temática para desarrollar un "indigenismo" particular, apartándose de la corriente oficial que imperaba en ese entonces.

Logró conciliar la rigurosa formación académica recibida de Daniel Hernández con una temática nativista arraigada en el paisaje de su natal Arequipa, en la Lima criolla y en el sur andino. Su excelente producción, truncada por su muerte, acusa una sorprendente madurez hacia 1928-1930, cuando realiza una serie de vistas de Puno y del lago Titicaca, compuesta con extrema habilidad formal.

Destacan sus obras: Orillas de Titicaca, Chacareros Arequipeños, Feria de Pucará, Sachaca, La balsa que vuelve, Procesión de Checacupe, Faenas titicanenses, Balseros del Titicaca y Arequipa.

Trabaja intensamente, lo que lo lleva a descuidar su salud contrayendo la tuberculosis.