La ciudad de Arequipa, cuna de grandes hombres en todos los campos del saber, las armas, la religión y el arte han engrandecido a nuestra patria.

Por favor, al usar la información, citar la autoría de todos los textos, fotografías, artículos etc. impresos o digitalizados.

Francisco Bolognesi Cervantes


Sobre su nacimiento existen dos tesis, ambas opuestas. Una sostiene que nuestro héroe nació en Arequipa en diciembre de 1822; y la otra, que tal hecho ocurrió en Lima el 4 de noviembre de 1816. Al respecto, ha sido Artemio Peraltilla Díaz quien propugnó a favor del origen arequipeño del coronel Bolognesi, basándose en importantes pruebas que testimonian su aserto. Según él, el otro Francisco que nació en Lima en 1816, murió allí mismo en junio de 1821. Sin embargo, cuando afirma que Bolognesi nació en Arequipa en 1822, si bien ofrece documentos que así lo corroboran, hay hasta dos instrumentos que a su vez lo desmienten, como la solicitud para ingresar al Seminario que dirige doña Juana Cervantes de Bolognesi en nombre de su hijo y la partida de matrimonio del ínclito coronel Bolognesi. También hay una evidente contradicción entre el Bolognesi de aspecto anciano, conforme lo retrata una fotografía tomada la víspera de su inmolación en Arica, con aquel que asegura Peraltilla tenía la apariencia de ser un hombre vigoroso. Además, de acuerdo con el testamento que otorgó la señora de Bolognesi ella tuvo siete hijos, de los cuales tres fallecieron aún párvulos. En cambio, para Peraltilla, no obstante admitir que son siete los hijos de la familia Bolognesi Cervantes, hubo un aborto con la llamada Manuela y por lo tanto, él asume que doña Juana no la toma en cuenta en su declaración testamentaria. Por lo mismo, el Francisco arequipeño es uno de los siete.
Pero si Francisco Bolognesi nació en Arequipa, lo cierto es que no existe la partida de su bautizo. Al contrario, la de su homónimo limeño se conserva en la Parroquia de San Sebastián, y fue publicada por primera vez en la revista "Actualidades" del 7 de junio de 1904. Ahora bien, con relación a la partida de defunción de un niño llamado Francisco Boloniño, cabe suponer no sin fundamento que alguien lo adoptó para su vástago, como era lo habitual. Así por ejemplo, a muchos esclavos, sirvientes y criados les correspondía por herencia legítima el apellido del que fue su padrino de bautismo, por eso no era raro tropezar con simples personas que llevaban el apellido Mariátegui o Tellería. Entonces, por qué Francisco Bolognesi Cervantes, el héroe del Morro de Arica, consignó en su Foja de Servicios que era natural de Arequipa. Seguramente, porque allí creció bajo la protección de sus padres y, sobre todo, por el cariño que le tuvo a la tierra de su madre.
Por todas esas consideraciones, nuestro personaje probablemente nacido en Lima el 4 de noviembre de 1816, siempre se sintió arequipeño. Quizás, porque se crió y vivió muchos años en Arequipa. Su padre, Andrés Bolognesi, fue un músico genovés que llegó al Perú hacia 1807. Radicado en Lima, fue músico de capilla de la Catedral y tocó en la corte del virrey Abascal. Se casó con la arequipeña Juana Cervantes Pacheco, con quien tuvo siete hijos, uno de los cuales, Francisco, se inmortalizó en la gesta del Morro de Arica.
El inmueble en el cual transcurrieron los años de niñez y juventud de don Francisco Bolognesi, se halla en la esquina que forman las calles Puente Bolognesi y Villalba que por los años de 1826 se llamaba calle de las Piedras "por los promontorios rocosos que habían a lo largo del barranco que formó la llamada calle de La Ronda, debido a que al costado de la actual calle Villalba existía la acequia que en el incario se llamó Coa y los jesuítas rebautizaron con el nombre de San Jerónimo."  (GALDOS RODRÍGUEZ, Guillermo).
Estudió en el Seminario de San Jerónimo de Arequipa. Al morir su padre, el 27 de agosto de 1834, ingresó a trabajar en una de las principales casas comerciales de esa ciudad, la de los señores Lebris y Violer. Más tarde, optó dedicarse a los negocios por su propia cuenta.
Gustavo Pons Muzzo, biógrafo de Bolognesi, que ha hecho investigaciones en el Archivo Histórico Militar, no convalida las afirmaciones que sostienen la presencia del futuro héroe en la batalla de Carmen Alto (1844). Tampoco que Castilla, una vez terminada la acción, le haya ofrecido ingresar a la milicia con el grado de teniente coronel. En todo caso, sí se dedicó al negocio de la coca y la cascarilla, en la zona del Cusco, al igual que su padre.
En 1853 regresa a Arequipa. Por entonces la Guerra con Bolivia es inminente, por lo que Bolognesi se incorpora a la Guardia Nacional. Sin embargo, como el general Belzú repasó el Desaguadero, al mismo tiempo que insurge el iqueño Domingo Elias contra el gobierno, a continuación sobrevino la guerra civil. De allí que Bolognesi participó en la batalla de La Palma, sirviendo al ejército libertador, a cuya cabeza estuvo el mariscal Castilla.
Ya es teniente coronel, y como tal entra a servir en la Inspección General del Ejército. Será ayudante de campo del presidente Castilla Tomó parte en la campaña contra Vivanco en Arequipa, lo que le valió para ser ascendido a coronel. A raíz del conflicto peruano- ecuatoriano, se embarcó en el Callao con el ejército expedicionario rumbo a Guayaquil (1859)- De regreso de la campaña en el Ecuador, continuó de primer jefe del escuadrón volante de artillería. Viajó a Europa para adquirir moderna artillería que necesitaba nuestro ejército (1861). De vuelta al Perú reasume el mando de su escuadrón. Otra vez viaja a Europa en busca de armamento (1865), básicamente con motivo del conflicto peruano-español. En 1868 fue destacado a prestar servicios en la plaza de Arica, como comandante general de las baterías establecidas en ese puerto. El mismo año es nombrado comandante general de las baterías del Callao. Nuevamente es comisionado a Europa para comprar fusiles y otros armamentos (1870). Cuando regresó a Lima, el gobierno lo mantuvo sin colocación, en situación denominada "suelto en plaza". A partir de junio de 1872 quedó cesante en virtud de concedérsele licencia indefinida.
Así permaneció hasta el año 1879, en que, declarada la Guerra con Chile, es admitido y nombrado ayudante de la tercera división del llamado Ejército del Sur. En esa condición lo hallamos en Tarapacá, donde le cupo intervenir en la batalla de San Francisco, pero esta vez como jefe de dicha división. De igual modo, concurre a la batalla de Tarapacá, en la cual se obtuvo una victoria puramente táctica. Esto hizo que el ejército peruano emprenda la retirada hacia el cuartel general en Arica. Desde ahí tomará conocimiento de la derrota del Alto de la Alianza (Tacna), por cuya razón, siendo ya jefe militar de la plaza, aseguró al contralmirante Montero que sucumbirá antes de entregar Arica. Con él también se pronuncian a favor de la resistencia los demás oficiales, salvo el coronel Agustín Belaunde (28 de mayo de 1880). A los pocos días, de nuevo protesta de defender la patria hasta " quemar el último cartucho” (a propósito de la respuesta al mayor chileno Salvo).

El 7 de junio de 1880, en el asalte y toma de Arica, muere víctima de su arrojo.

Consúltese:

  • Gustavo PONS Muzzo. E1 Coronel Francisco Bolognesi y el expansionismo chileno. Lima 1987.
  • ÁRTEMIO PERALTILLA Díaz. ¡El Héroe de Arica, natural de Arequipa!   ,Arequipa -Perú 1984
  • FERNANDO GAMIO PALACIO. A la Gloria del Coronel Bolognesi y los héroes de Arica. Ante el Centenario de la Guerra del Pacífico. Lima -1975.
  • HUGO NEIRA SAMANEZ. Francisco Bolognesi. En: Biblioteca Visión Peruana. Colección: "Los que hicieron el Perú". Lima, 1987.
  • Guillermo Galdos Rodríguez. La familia Bolognesi Cervantes. En: "El Pueblo" sábado 7 de junio de 1980.