La ciudad de Arequipa, cuna de grandes hombres en todos los campos del saber, las armas, la religión y el arte han engrandecido a nuestra patria.

Por favor, al usar la información, citar la autoría de todos los textos, fotografías, artículos etc. impresos o digitalizados.

Juan Mariano de Goyeneche y Barreda


Juan Mariano de Goyeneche y Barreda. (Arequipa (Virreinato del Perú), 29 de marzo de 1788 - Arequipa (Perú), 16 de noviembre de 1870). Militar, político y financiero español.

Se dedicó primeramente a la carrera de las armas donde alcanzó el grado de Coronel de Caballería y Comandante General de los Cuerpos Cívicos. Durante las guerras de independencia tomó partido por la causa Realista desempeñando el puesto de Ayudante de Campo de su hermano el Conde de Guaqui en el Alto Perú durante los enfrentamientos contra los insurrectos rioplatenses. Fue especialmente valiosa su intervención en la célebre Batalla de Guaqui, que se saldó con una rotunda victoria de las tropas españolas.

Proclamada la independencia del Perú en 1821, Juan Mariano permaneció en la tierra donde nació dedicándose a los negocios financieros, mineros, comerciales, agrícolas y ganaderos y administrando las abundantes haciendas y chacras que poseía en la época la Casa de Goyeneche.

Juan Mariano, durante la época virreinal fue Miembro de la Sala Capitular de Arequipa, Síndico Procurador del Cabildo y miembro de la diputación de Arequipa del Consulado limeño, pero tras la independencia del Perú, al ser conocida la adhesión a España de la familia Goyeneche, sufrió la persecución de los patriotas al igual que sus hermanos Pedro Mariano (Oidor de la Real Audiencia de Charcas) y José Sebastián (Obispo de Arequipa).

En 1825 se casó con la arequipeña de origen navarro María-Santos de Gamio, hija del acaudalado Bernardo de Gamio. Tuvieron cinco hijos que, paulatinamente, se trasladaron a Europa.

El pueblo de Arequipa le eligió Alcalde en tres ocasiones, llegando a ser Prefecto de su Departamento. Fue además Miembro de la Junta Provisional de la ciudad de Tacna.

Juan Mariano participó en varias empresas dedicadas a la exportación de productos peruanos, principalmente lana de vicuña, cacao, estaño, quina y bálsamo. El rey de España le nombró Caballero de la Orden de Santiago y Comendador de la Real Orden de Isabel la Católica.

Predecesor:
Mariano Alvízuri y Gamio
1831
Alcalde de Arequipa
4 de diciembre de 1832
Sucesor:
Pío Tristán y Moscoso
1829

Juan José de la Granda y Esquivel


Juan José de la Granda y Esquivel, o simplemente, José Granda, (Camaná, 26 de marzo de 1835-Lima, 23 de mayo de 1911) fue un ingeniero, matemático y educador peruano. Se dedicó a la investigación y escribió diversos libros de Matemáticas e Historia. Más de cincuenta años de su vida los dedicó a la docencia en diversos planteles públicos y privados. Fue también ministro de Fomento y Obras Públicas (1900). En su memoria, una avenida y un colegio nacional del distrito de San Martín de Porres (Lima), llevan su nombre. Fue abuelo de Chabuca Granda, célebre compositora e intérprete criolla y bisabuelo del doctorFernando de Trazegnies Granda, Ministro de Relaciones Exteriores del Perú.

Biografía

Cursó sus primeros estudios en los colegios de los señores Noel y Zapata, considerados entonces como los mejores de Lima. Desde temprana edad mostró un gran talento para las matemáticas, por lo que en 1846, fue enviado a estudiar a Francia, ingresando a un colegio particular de Burdeos. Al año siguiente pasó a Inglaterra, donde siguió estudios en el colegio de Baylis House, cerca de Windsor, adquiriendo los primeros conocimientos de ciencias. En 1849, pasó a España, donde continuó sus estudios de perfeccionamiento en el Real Seminario de Vergara. Debido a sus progresos, en 1851, pasó a París, ingresando a la Escuela Central de Artes y Manufacturas, donde finalmente obtuvo el título de Ingeniero Civil. Tenía entonces 20 años de edad.

En 1859, el gobierno peruano de Ramón Castilla, decidió fundar la Escuela Normal Central de Lima y mandó una comisión a Europa para contratar profesores. El joven ingeniero Granda se contó entre los elegidos, siendo designado para ejercer la enseñanza de las matemáticas. Fue así como retornó a su patria, desempeñándose en 1860, como director interino de dicha Escuela, por enfermedad de su titular, Miguel Estorch. En ese mismo año contrajo matrimonio con la dama ancashina Teresa de San Bartolomé y Terry, con la que tuvo cinco hijos.

En 1866, fue nombrado catedrático titular de Matemáticas Trascendentales en la Facultad de Ciencias de la Universidad Nacional Mayor de San Marcos de Lima, en donde se graduó de doctor en Ciencias.

Durante la alcaldía de Manuel Pardo en Lima (1869-1871), formó parte de la llamada "Junta de los Cien", siendo designado inspector de instrucción primaria y media (en esa época la educación pública se hallaba a cargo de las municipalidades).

En 1876, fue nombrado miembro del Consejo Superior de Instrucción Pública y profesor especial de la Escuela de Minas. Fue uno de los colaboradores del proyecto de Reglamento General de Instrucción que ese mismo año dio el gobierno de Manuel Pardo (presidente desde 1872).
En febrero de 1877, fundó el Instituto Científico, que se convirtió en uno de los más renombrados planteles de educación secundaria del país y crisol de destacados profesionales.

Durante la Guerra del Pacífico, fue miembro del cuerpo de Ingenieros. Las tropas chilenas ocuparon Lima a principios de 1881 y cometieron diversos actos de pillaje y vandalismo, entre los que se cuentan el saqueo de los locales de la Escuela de Ingenieros y la Facultad de Ciencias de la Universidad de San Marcos, de los que quedaron solo las paredes, siendo convertidos en cuarteles y caballerizas. Fue entonces cuando el ingeniero Granda ofreció el segundo piso de su amplia casa para que allí funcionaran ambas instituciones. Pero hizo aún más: ayudó económicamente y dictó él mismo las clases. Fue debido a esa acción noble y desprendida que la Escuela de Ingenieros no desapareció.

Durante el gobierno del ingeniero Eduardo López de Romaña, fue nombrado ministro de Fomento y Obras Públicas, siendo su periodo efímero (de 7 a 30 de agosto de 1900), debido a que el presidente del gabinete, Enrique de la Riva Agüero, perdió la confianza del Senado y se vio obligado a renunciar junto con los otros ministros, entre ellos Granda.

En 1901, fue presidente del Congreso Nacional de Obreros. Entre 1909 y 1910, fue director de la Escuela de Ingenieros del Perú (actual Universidad Nacional de Ingeniería, UNI).
Murió en Lima, en la Calle Belén (actual cuadra 10 del Jirón de la Unión), a los 76 años de edad.

Obras
  • Fue autor de diversos libros o manuales para la enseñanza: Aritmética Práctica, Tratado de Aritmética Comercial, Tratado de Aritmética Demostrada Teórica y Práctica, Tratado de Álgebra Elemental, Trigonometría Rectilínea y Esférica, Geometría Plana y del Espacio, Tratado de Geometría Descriptiva, Historia del Perú (según el método Zabá), Diccionario de Historia Universal, Lecciones de Urbanidad y un libro de misa y de oraciones con aprobación eclesiástica.

Predecesor:
Enrique Coronel Zegarra
Ministro de Fomento y Obras Públicas del Perú
Gran Sello de la República del Perú.svg

7 de agosto de 1900-30 de agosto de 1900
Sucesor:
Miguel A. Rojas

Bibliografía

  • Basadre Grohmann, Jorge: Historia de la República del Perú. 1822 - 1933, Octava Edición, corregida y aumentada. Tomo 5, p. 1177; Tomo 6, p. 1577; Tomo 9, p. 2377. Editada por el Diario "La República" de Lima y la Universidad "Ricardo Palma". Impreso en Santiago de Chile, 1998.
  • Biografía. Informaciones tomadas del libro Los Granda en el Perú, escrito por Ferdinand de Trazegnies.
  • GeneaNet: Juan José de la Granda y Esquivel - Árbol genealógico Francisco Javier Carbone Montes.

Casimiro Cuadros


José Casimiro Cuadros, nació en Cayma, el 19 de marzo de 1899, sus viejos troncos genealógicos son caymeños, Lozada Cuadros, recibio esmerada educación  en el Seminario San Gerónimo y el colegio Santo Tomas de Aquino,, curso estudios superiores en la Universidad Nacional de san Agustín y en la Universidad Mayor de san Marcos. La Escuela Nacional de Bellas artes bajo la dirección notable de Daniel Hernandez, , fue un paisajista autodidacta que en cuyas acuarelas reflejó la esencia del paisaje natural arequipeño. Este pintor está considerado como el xilografista más importante del siglo XX. Falleció en 1986.

"El destacado pintor caimeño, ha mostrado en su obra pictórica varios motivos referidos al bellísimo distrito donde nació. Asimismo, fue profesor de dibujo en la Universidad Nacional de San Agustín y su profundo conocimiento sobre la pintura arequipeña lo llevó a escribir un artículo donde aborda la temática del arte en la localidad, bajo el título: “La Pintura en Arequipa”. En su trabajo, hace referencia a importantes artistas, como: Oyanguren, Francisco del Campo, Fernando Zeballos, Enrique Villaseñor, José G. Álvarez, Enrique Alcázar, Pedro E. Paulet, José Luis Villanueva, Luis Oldrati, Pedro León Oviedo, Adolfo Castañeda Morón, Enrique Masías, Víctor Martínez, Carlos Trujillo, Julio Morales, Federico Molina, Luis de la Cuba, Natalicio Delgado, Manuel Morales, José Uría, Julio César Málaga, Antonio Rodríguez del Valle, Alejandro y Teodoro Núñez Ureta, Oswaldo López Galván, Percy Murillo Garaycochea, Isela Ruíz de Somocursio, Carlos de la Riva, Jimmy Vargas Chávez, Mario Arenas, Xavier Bacacorzo, José Zegarra Hidalgo, Guillermo y Alfredo Osorio Oviedo.

Los trazos publicados por Casimiro en diferentes diarios –sobre todo “Noticias”– son testimonio gráfico de la vida cotidiana de los pueblos. Resulta significativo apreciar sus xilografías que ilustraron varias columnas periodísticas, como la sección de “Apuntes de Botánica Farmacéutica” de Noticias, en la edición del 8 de diciembre de 1935, con el tema: “La planta de Apio”. También publicó un grabado titulado: “Por las tierras labrantías de Caima, el hermoso huerto de Arequepay”, con motivo del aniversario de la Ciudad Blanca de Arequipa, el mismo que ilustra la nota de prensa “Arequipa, la Ciudad Fidelísima” de la edición del 15 de agosto de 1944. Casimiro Cuadros, vuelve a ilustrar las páginas de Noticias, en la edición del 4 de diciembre de 1948, con un trabajo denominado: “El Padrecito. Hombre de la Aldea” para el cuento folklórico “El Padrecito” de Manuel Gallegos Sanz.

Los apuntes de Casimiro Cuadros, tienen un carácter costumbrista y paisajista, tal y como se puede apreciar en la edición del 26 de mayo de 1954, donde se reproducen tres grabados de su autoría, los cuales representan diferentes vistas del distrito de Cayma, fueron publicados en la nota periodística: “Aspectos y problemas del tradicional Villorrio de Cayma”. Y, en la edición del 1 de setiembre de 1956, debido a la noticia sobre la inauguración de una muestra pictórica en la Universidad Nacional de San Agustín, tenemos la obra “Juan Santos” uno de los 16 cuadros que presentó el autor. En dicha exposición también participaron: Xavier Bacacorzo,  Mario Arenas Rodríguez, Oswaldo López Galván, Percy Murillo Garaycochea, Isela Ruíz de Somocursio, Jimmy Vargas, Manuel Morales Guzmán, el Hermano José Benjamín, Federico Molina, Alejandro Núñez Ureta, Carlos de la Riva y José Zegarra Hidalgo.

De igual modo, Casimiro Cuadros, ha ilustrado la nota de prensa “Homenaje de la ANEA a Gabriela Mistral” con una xilografía de la famosa escritora chilena. Y es considerado, “admirable paisajista, gran dibujante y generoso maestro”. Del artista se indica que fue un “destacado pintor arequipeño. La mayoría de sus acuarelas, reflejan temas del bellísimo distrito de Caima: torres blancas destacando violentamente sobre el cielo azul prusia calles estrechas, empedradas; paredes lánguidas por el  sol del atardecer”.


Casimiro Cuadros también ha definido el valor de las obras pictóricas de sus coetáneos, comentando de la obra de Augusto Caro Cornejo, lo siguiente: “Gran acierto, pictórico el de Caro Cornejo que lo coloca entre los tantos abanderados de la justicia social, de los desamparados, que anhelan el remedio y la reparación a tantos males seculares”. De Víctor Martínez Málaga, afirmó se trató de un “pintor de retratos de amplios propósitos. Sus modelos que trata, no sólo representan el parecido gráfico, sino trasuntan la psicología del retratado como en el de Luis Dunker Lavalle que existe en la Biblioteca Pública y en el otro del Dr. Francisco Mostajo. Retratista de envergadura, que maneja hábil y concienzudamente los colores, con técnica de empastes jugosos. Cultiva también afortunadamente el paisaje”.

Asimismo, Cuadros consideró a Vinatea Reinoso, como un hombre “de mente cultivada y formación técnica y espiritual como discípulo del gran pintor Daniel Hernández, en la Escuela de Bellas Artes. Profundamente artista, amador sincero de las cosas de su tierra y del Ande. Pintor de fuerza y de hondo sentido nacionalista. Vibra como artista en su noble capacidad sensorial y sensible. Emociona sencilla y llanamente todo lo que pinta. Vida tronchada, prematuramente y que nos privó de su efectivo valor, que honra el solar nativo”.

Reflexionó respecto a la obra de Percy Murillo Garaycochea, reconociendo que era un “pintor de ágil temperamento artístico… trata de afinar su paleta en una nueva concepción del neoindigenismo”. Y, sobre Teodoro Núñez Ureta: “un pintor como llama la crítica formal sin academia porque tenía que ser así, el amor a la tierra es algo, que jamás queda estático y que nunca toma formas establecidas porque es la única manera de mantener fresco el mensaje, pero Núñez Ureta tiene escuela nacida del cariño científico al oficio y del respeto a su pueblo –es eso su pintura– la  labor conciente de estudioso y el cariño incondicional del buen peruano”.

Finalmente, este artista –según algunos comentarios de la época– fue considerado como uno de los más perseguidos y vapuleado por la crítica, al igual que Federico Molina, “Molina por sus óleos indecisos y Cuadros por sus malas figuras” pero que sin embargo, “ambos se han impuesto mediante la perseverancia, el estudio y la inteligencia” en el círculo artístico e intelectual de la localidad"


Fuentes por:

Hélard André Fuentes Pastor : Diario El Pueblo. Arequipa, 10 de agosto de 2014. P. A16.

Gallegos Rosado : Cayma Historia y tradición 2002


Juan de Dios Salazar Valdivia




Nació en Arequipa el 7 de marzo de 1776, fue hijo de Mauel Salazar y de Bernarda Valdivia . Estudió medicina matemáticas y ciencias afines en el colegio San Francisco .

Fue teniente de cosmógrafo en 1812 y sirvió en el puesto cerca de 50 años . Se recibió de médico en 1825 ante el Tribunal del Protomediatico de la república , precedido por el doctor Miguel Tafur . en la academia Lauretana d eArequipa , d ela que fue miembro fundador comenzó a lucir su descollante talento.

fue miembro de la junta reconstructora de la catedral , después del terrible incendio del domingo primero de diciembre de 1844 . el 9 de noviembre de 1852 se aceptó su renuncia y se nombró en su lugar a José Mariano Escobedo.

Debido a su raro carácter no llegó a desempeñar los cargos que él merecía , Matemático insigne , el doctor Salazar y el joven Miguel Wenceslao Garaycochea tuvieron en el periodismo y en público agrias polémicas. Una de ellas se llevó a cabo en 1845 sobre cuetsiones de geometría.

Murió  hemipléjico el 23 de enero de 1863.