La ciudad de Arequipa, cuna de grandes hombres en todos los campos del saber, las armas, la religión y el arte han engrandecido a nuestra patria.

Por favor, al usar la información, citar la autoría de todos los textos, fotografías, artículos etc. impresos o digitalizados.

Juan Meneses

La batalla de Tarapacá el 27 de noviembre de 1879- tiene un especial significado para los peruanos. Demostró que el valor, el sa­crificio y el espíritu de lucha, podían más que la superioridad mate­rial, la fatiga y el derrotismo.

En la opinión de historiadores peruanos y chilenos "Tarapacá era una tumba", por las condiciones del territorio, por el plan de sorpresa del ejército chileno, y porque las tropas peruanas no tenían base de operaciones ni líneas de comunicación ni retirada. Un ejército en estado lastimoso, sin caballos, sin alimento y sin cañones llevó a cabo una hazaña el 27 de noviembre de 1879, derrotó y persiguió al enemigo. Entre los vencedores de Tarapacá estuvo el coronel arequipeño don Juan Rosa Meneses.

Meneses, según información familiar, era hombre alto y muy delgado, de pequeños ojos vivaces de color azul, mentón pronunciado, nariz fina y anguloso rostro. Era un hombre ágil, que demostró su valor en la legendaria acción de Tarapacá, al lado de Cáceres.

Era subteniente entonces y hubo de asumir el mando de la co­lumna que comandaba Zubiaga, una de las tres en que se dividió el batallón Zepita que dirigía el Brujo de los Andes. Por su parte, Me­neses el arequipeño, tenía apenas diecinueve años, cumple a cabalidad su cometido, reemplaza en el comando al capitán Cruzado y culmina la acción de tomar los cañones chilenos marca Krupp que diezmaban a las fuerzas peruanas.

En Tarapacá se cubrió de gloria el batallón Guardias de Arequi­pa, al mando del coronel Ríos, que rechazó dos veces la acometida chilena; allí el valeroso Mariano de los Santos, nacido en Lucre, capturó el estandarte chileno. Es el primer héroe de la Guardia Civil del Perú.

Juan Rosa Meneses del Pino, nació en Tiabaya —no en vano de­cimos en Arequipa: "Tiabayas semos, chauchas trayemos", el 30 de agosto de 1860. Hijo de don Melchor Meneses y de doña Luisa del Pino; nieto de uno de los fundadores de Tiabaya don Narciso Mene­ses, una de las calles del pintoresco distrito lleva el nombre de ese fundador.

Fue el menor de nueve hermanos, uno de ellos don Andrés Me­neses del Pino estuvo entre los fundadores de la Academia Lauretana de Artes y Ciencias, era médico, abogado, filósofo y teólogo. Con justicia figura en la galería de Arequipeños Ilustres. Juan Rosa Meneses destacó como militar en una familia que no tenía antece­dentes de tales servicios.

No puede precisarse si hizo una carrera en el ejército o si se en­roló en él por motivo de la Guerra del Pacífico, pero terminada la guerra continuó en el ejército llegando a obtener el grado de coronel con el que se retiró.

Luego de Tarapacá en donde tuvo tan valerosa actuación, el sub­teniente Meneses, llegó con las tropas de Cáceres a Arica, habiéndo­se salvado de los horrores de tan doloroso viaje, cuyo detallado relato puede recogerse en las Memorias del mismo Cáceres. Tres mil ochocientos vencedores en Tarapacá emprendieron viaje hacia Arica con el desierto de por medio, muchos se quedaron en el camino; otros, los heridos, quedaron en la Iglesia de Tarapacá donde fallecieron antes del 29 de noviembre.

Es poco lo que conocemos de Juan Rosa Meneses, pero no cabe duda que su heroísmo fue reconocido en los partes de batalla por sus jefes, años más tarde es galardonado por el Congreso de la Repú­blica como "Defensor Calificado de la Patria", y oportunamente fue incorporado a la Sociedad de Fundadores de la Independencia, cuando ya estaba en retiro con el grado de coronel.

En 1940, cuando frisaba ya los ochenta años, regresó a su tierra y visitó la casita de campo en Tiabaya en donde vio la luz. No lució en tal oportunidad su añoso uniforme ni sus condecoraciones, pues vino para asistir al II Congreso Eucarístico Nacional. Antes había colaborado como Prefecto de Ayacucho durante el gobierno de Le- guía; poco sabemos de su desempeño en el ejército a partir de las gloriosas acciones en que tomó parte y en las que su heroísmo hizo brillar su recio temple arequipeño.

En noviembre de 1978, dos estudiantes Oscar Valencia y Héctor Arredondo Valenzuela prepararon algunas páginas sobre Juan Rosa Meneses como asignación del curso de Historia del Perú, de ellas he­mos tomado la noticia principal de la acción de Meneses la que he­mos confrontado con las Memorias de Cáceres, publicadas por Car­los Milla Batres, en la Biblioteca de la Guerra del Pacífico.

Nuestro coterráneo casó en Lima con doña Emilia del Carpió, en su hogar crecieron sus hijas María Luisa y Laura; la primera de ellas acompañó al anciano vencedor de Tarapacá, cuando visitó Arequipa en 1940.

Juan Rosa Meneses, representa, junto con muchos otros hom­bres, el heroico aporte de los arequipeños en la guerra de 1879.



Fuente: En torno a Mi ciudad : Arequipa   Eusebio Quiroz Paz Soldán