La ciudad de Arequipa, cuna de grandes hombres en todos los campos del saber, las armas, la religión y el arte han engrandecido a nuestra patria.

Por favor, al usar la información, citar la autoría de todos los textos, fotografías, artículos etc. impresos o digitalizados.

Juan Manuel Polar Vargas


Escritor y maestro. Juan Manuel Polar Vargas nació en Arequipa el 22 de febrero de 1868, siendo sus padres el entonces Ministro de Relaciones Exteriores doctor Juan Manuel Polar y Carasas y la señora María Manuela Vargas y Maldonado. Sus datos biográficos son escasos, no obstante haber sido un importante personaje, pero de sus primeros catorce años es poco lo que se conoce.

Durante 54 años, o sea desde su mocedad vivió dedicado a la enseñanza, primero en colegios particulares y desde 1902 en el Colegio Nacional de la Independencia, donde dirigía la sección primaria y donde era el mentor paternal de los alumnos y el consultor sereno de los profesores, siendo respetado y querido por unos y otros en máximo grado.

Su discípulo, Federico More lo recordaba así: "Nosotros, en el colegio, no lo conocíamos sino por don Juan Manuel. Lo comparábamos con los profesores severos y con los inspectores inexorables; sabía olvidarse de cuándo no sabíamos dar la lección. En ese colegio de incrédulos, de masones y de ateos -lo diremos con las palabras que las viejas usaban entonces- don Juan Manuel fue el único que nos llevó y nos infundió un encantador y aristocrático sentido religioso. No nos enseñó la piedad, sino que nos enseñó a ser piadosos".

Sobre sus clases, Horacio Morales Delgado nos cuenta: "Las mañanas estaban destinadas por él para 'sus piojos' de primaria; y cuando llegaba, a la primera hora, al Colegio, yo dejaba invariablemente todo quehacer de director y le acompañaba hasta su aula del día. Los chiquillos ya habían adelantado una comisión receptora que requería de su maestro la entrega de los anteojos, la cigarrera, los fósforos, la libreta de anotaciones para alinearlos anticipadamente sobre el pupitre. La clase íntegra esperaba ansiosa, diariamente, como si cada día fuese la primera vez, después de mucho tiempo, de la llegada de una persona muy querida".

También fue catedrático de la Universidad de San Agustín, la que le otorgó el grado de Doctor Honoris Causa, en mérito de su brillante labor intelectual y académica.

Otras actividades desarrolladas por Juan Manuel Polar fueron las siguientes: Secretario de la Junta Departamental mientras subsistió dicha institución; miembro del Directorio del Tranvía Eléctrico de Arequipa; Secretario de la Sociedad Eléctrica de Arequipa. También asesoró a la Cámara de Comercio de Arequipa en la realización de la Conferencia Económica de la Región del Sur, en febrero de 1932.

Publicó varios trabajos literarios notables como "Don Quijote en Yanquilandia" (1925), en que criticó con penetración y donosura los defectos de la civilización norteamericana a la vez que maneja el idioma como un consumado estilista. Nos ha dejado "El Tanka" un hermoso cuento de navidad de tema criollo y de gran sentido espiritual.

En los últimos años escribió dos libros sobre temas filosóficos, sociales y económicos: "Al Margen" y "Comentarios" reveladores de su múltiple cultura y llenos de agudas observaciones.

Su casa era el centro de un cenáculo, al que se llamó "Pajpaquería". Un contertulio escribió: "Era siempre en la tarde, en esa casona ya histórica de la calle Santa Catalina. Allí, desde hacía tal vez mas de 30 años, se reunían los varones destacados de ese pueblo, quienes constituían la original sociedad llamada de los 'pac-pacos'. Diríase que don Juan Manuel oficiaba de Gran Maestro por obra y gracia de sus títulos imponderables. En ese acogedor ambiente, sin protocolos molestos, se hacía deliciosa tertulia hasta sonadas las 9, hora en que el concurso abandonaba ese rincón amado e inolvidable, henchidas las almas de ternura y las mentes tonificadas con tanto bueno que prodigaba siempre aquel cerebro de oro que fuera don Juan Manuel".

Creyente convencido dio muestras de su religiosidad, confesando públicamente sus creencias; y fue gran devoto de San Francisco de Asís.

Falleció el 22 de marzo de 1936, a los 68 años. El gobierno del mariscal Oscar R. Benavides se asoció al sentir público y decretó duelo para todo el departamento de Arequipa el día 23- El sepelio partió de su casa. Arrastraron el duelo sus sobrinos Manuel G. Suárez Polar, Carlos A. Polar Ramos, Juan Manuel y Mario Polar Ugarteche y Jorge Camino Polar. Concurren a la traslación de sus restos los colegios, sindicatos, las autoridades, el vecindario.

El martes 24 decía "El Pueblo": "El unánime dolor que la desaparición de don Juan Manuel Polar, ha producido en la ciudad entera, se tangibilizó en forma imponente y conmovedora en el excepcional acto fúnebre de ayer. Arequipa formando toda una ola humana, acompañó desde Santa Catalina hasta el Cementerio General, los restos del llorado y eminente maestro ".

A los cinco meses de su fallecimiento quienes fueron sus alumnos le erigieron en el Colegio de la Independencia Americana una estatua en bronce, cuya dedicatoria reza: "¡Al más querido maestro de todos los tiempos!". Un colegio lleva su nombre, así como un parque en la zona residencial de El Vallecito.

Consúltese:

Federico More. Andanzas de Federico More. Lima 1989-

Horacio Morales Delgado. Estampas de un Colegio Centenario. Lima 1958.

Mario Polar Ugarteche. Viejos y nuevos tiempos. Cartas a mi nieto. Lima, 1969.

Juan Manuel Polar. Don Quijote en Yanquilandia. Editorial Juvenilia. Cartagena (España). S/f.

FRANCISCO MOSTAJO .Juan Manuel Polar y la "Pacpaquería". En: Francisco Mostajo. Antología de su Obra. Tomo V. Historia: Personajes. Octubre 2002. Diario "EL PUEBLO" (1936).