La ciudad de Arequipa, cuna de grandes hombres en todos los campos del saber, las armas, la religión y el arte han engrandecido a nuestra patria.

Por favor, al usar la información, citar la autoría de todos los textos, fotografías, artículos etc. impresos o digitalizados.

José Anselmo Abril


Nació en 1793 en Arequipa, fueron sus padres el Capitán don Juan Manuel Abril y Olazabal Santisteban y la señora doña María Rafaela Olazábal y Caballero de las Llamosas. Fué padre don José Anselmo, de dos Prefectos. Federico y Bruno, como lo veremos en su lugar; y de otros de gran figuración en Arequipa y Lima, todos habidos en su digna esposa la señora doña María Encarnación de la Llosa y Benavides, que se unieron en matrimonio el 28 de Enero de 1824 en esta ciudad de Arequipa.

Ramón Castilla, después de su triunfo contra Vivanco en esta ciudad, que tuvo lugar el 7 de Marzo de 1858, por decreto de 12 de los mismos, humillante por demás para Arequipa que sostuvo a Vivanco, la redujo a la simple categoría de Provincia; trasladó la Caja Fiscal a Islay, y suprimió por consiguiente la Corte Superior". Todo era un laberinto, los jueces despachaban sin saber los litigantes a donde llevar en apelación sus asuntos, pues no lo determinaba el decreto. Dos meses duró la suspensión de la Corte. Los patriotas arequipeños Benito Laso e Ignacio Noboa censuraron entonces en "El Constitucional" de Lima al Dictador y sus Ministros, de tal suerte, que obligaron a estos para que pronto convencieran al primero de la inconveniencia del decreto; y por resolución de 13 de Mayo se suspendió aquel malhadado decreto, y volvió la heroica ciudad a su prístina categoría, no sin haber sufrido graves trastornos en todos los ramos de la administración pública.

En virtud del decreto a que me he referido anteriormente, fué nombrado Subprefecto de la Provincia de Arequipa, rebajada por Castilla, el Coronel don José Anselmo Abril y Olazabal, que duró en el cargo sólo dos meses.