La ciudad de Arequipa, cuna de grandes hombres en todos los campos del saber, las armas, la religión y el arte han engrandecido a nuestra patria.

Por favor, al usar la información, citar la autoría de todos los textos, fotografías, artículos etc. impresos o digitalizados.

José Gabriel Chariarse Llosa

El Héroe desconocido. Coronel arequipeño, sus padres fueron Juan Ignacio Chariarse  Mogrovejo doña Ana María  Llosa, sus hermanos fueron , José Manuel, Antonia, Juan Miguel, Juana, Eduardo, María Josefa y Enriqueta Chariarse Llosa. Se caso con Enriqueta Valcárcel con quien tuvo dos hijos, Adolfo y Guillermo Chariarse Valcárcel.

Se incorporó al ejército como soldado distinguido, desde raso en 1854, era militar de buena escuela, activo y pundonoroso, progresista y amante del trabajo, estudioso y subordinado. Ganó uno a uno sus ascensos hasta llegar a Coronel. A fines de 1856 ascendió a  al lado del Mariscal Ramón Castilla (en la batalla de Los Pueblos, La Palma, y Pachacámac), más tarde (1858) en el sitio de Arequipa contra Vivanco y otras jornadas de nuestras guerras civiles en las que fue "oficial distinguido" lo que le valió para ser nombrado en el cuadro de Honor y ascendido a la clase de mayor efectivo, tambiénn actuó con Castilla en el conflicto con el Ecuador (1859- 1860) dos años después este bravo oficial arequipeño conquisto la clase de teniente coronel a los 28 años de edad; por esos antecedentes y por sus "conocimientos teóricos" tal como lo expresan los documentos oficiales, era Chariarse un militar valeroso y un técnico tenía además los arrebatos del héroe y parece que para el criterio del Gobierno de entonces era muy capacitado para las finanzas, peto profano en el arte de la estrategia militar, fue éste un defecto y se negaron escuchar la voz del joven comandante en jefe del Batallón "Paucarpata" que acampaba en tierras de San Juan. Quería Chariarse que se hiciera el ataque antes que desembarcará todo el efectivo invasor a fin de aminorar la desventaja numérica y de armamento.

 La crítica militar de algunos historiadores que han compartido de esa misma opinión, justifican así la actitud de Chariarse que puso su fuerza y su valor al servicio de su bandera y la patria. La Batalla de San Juan y Miraflores fueron los últimos reductos de la guerra formal, en donde nuestras huestes defendieron con el sacrificio de sus vidas el honor nacional, sabían que lo único que podían alcanzar era una derrota honrosa o la muerte heroica. 

Cuando el ejército chileno apareció en las alturas de San Juan, coincidiendo con el centro de la línea peruana la 4o división mandada por el general Aguirre avanzó para reforzarla, tomando la vanguardia en esta maniobra, el batallón "Huánuco". Luchó en la batalla de "San Juan" del 13 de enero de 1881, encabezando al "Batallón Paucarpata" digno representante de Arequipa por ser uno de los batallones más instruidos, en el instante que con su cuerpo sostenía el centro de nuestra línea que ya había sido forzada, muere en la pampa Gramadal. Rindió heroicamente su vida contra las fuerzas superiores del enemigo. El batallón mostró su viril extracción arequipeña derrotando a los chilenos y arrebatarle» cuatro cañones, logrando poner en fuga a los batallones atacantes, pero la superioridad numérica del enemigo hizo que se voltease el fin de la batalla. 

Cayó al frente de su batallón, en la que Chariarse fue protagonista central. Tuvo una vida gloriosa y heroica sacrificada como otras que sucumbieron por la patria. Chariarse, merece la gratitud nacional y en su recuerdo debió estar esculpido siquiera en una placa o en la esquina de una calle su nombre, pero nada de eso se ha hecho para inmortalizar su nombre y hacer imperecedera su  memoria. Ni sus restos fueron recogidos y colocados junto a los valientes que como él, dejaron su vida en plena juventud por atacar con las armas al invasor.

Fuente: Arturo Santos Mendoza, "Arequipa Héroes de l aguerra del ]Pacífico del Guano del Salitre", Tomo 6 parte "A "2013.