La ciudad de Arequipa, cuna de grandes hombres en todos los campos del saber, las armas, la religión y el arte han engrandecido a nuestra patria.

Por favor, al usar la información, citar la autoría de todos los textos, fotografías, artículos etc. impresos o digitalizados.

José María Carpenter

Nació en Arequipa, el 3 de mayo de 1830, sus padres fueron D. José María Carpenter de nacionalidad española y la Sra. Manuela Aponte natural de Arequipa. A la edad de 11 años ingreso al Seminario Conciliar de San Jerónimo de esta ciudad, estudio allí gramática latina, matemáticas puras y mixtas, un tratado especial de Física, Lógica, Metafísica y Ética.

Después estudio en el Colegio Nacional de San Francisco la Sagrada Teología. Concluyó sus estudios en 1852 saliendo siempre airoso en sus exámenes y las rigurosas pruebas.

A pesar de que el Sr. Carpenter desde sus primero años manifestó su afición a la carrera eclesiástica, motivos de familia le obligaron por entonces a dedicarse al comercio hasta el año 1867. Esto no le impidió continuar en el estudio privadamente y cultivar las relaciones de un grupo de distinguidos amigos dedicados como él al cultivo de las artes.

En el año 1869 abrazó la carrera eclesiástica y Sr. Obispo Don José Benedicto Torres, le confirió las cuatro órdenes religiosas menores y las tres superiores del Subdiaconado.

Fue fundador de la Hermandad de San José.

Colaboro en los periódicos “La Verdad” y la Revista Católica, en donde defendió con entereza los principios católicos y los fueros de la Iglesia.

El 8 de setiembre de 1889 fue nombrado Capellán de Honor de la Santa Casa de Loreto.
El 12 de noviembre de 1898 fue nombrado Obispo y luego Provisor y Vicario General del Arzobispado por promoción del ilustrísimo Monseñor Tovar del Arzobispado de Lima.

En este cargo falleció el 3 de junio de 1903.

Fuente: "La Lira Arequipeña"