La ciudad de Arequipa, cuna de grandes hombres en todos los campos del saber, las armas, la religión y el arte han engrandecido a nuestra patria.

Por favor, al usar la información, citar la autoría de todos los textos, fotografías, artículos etc. impresos o digitalizados.

Manuel Antonio Gómez de la Torre y Pereyra


El Coronel Prefecto fue hijo del distinguido caballero quiteño don Luis Gómez de la Torre Paz , y de Doña. Ignacia Pereyra y Zumarán, nació en Arequipa en 1850.

El Coronel se  casó con la Sra. Da. María Estensoro y Bueno el 8 de Setiembre de 1872, en la Parroquia de Santa Marta. 

Entre sus hijos, está la noble y virtuosa Sra. Margarita Gómez de la Torre y Estensoro, que hoy es viuda del Dr. Francisco Gómez de la Torre, su tío, hermano del Prefecto; y la señora doña Carmen, hermana de Margarita, casada con el esclarecido médico Dr. Nicanor Bedoya.

El Sr. Rafael Gómez de la Torre y Pereyra, que fue un caballero culto y muy amable, Diputado al Congreso, casó con la Sra. María Enriqueta la Torre Bueno en 25 de enero de 1885, quien dejó varios hijos. Su hermano el Dr. Luis Emilio Gómez de la Torre, se unió en matrimonio con la digna señora Herminia Tamayo y Chocano, natural de Moquegua, que ha dejado también varios hijos. Don Tomás, don Daniel, don José, todos casados y ya fallecidos que dejaron algunos hijos.

El Coronel don Manuel Antonio fue Prefecto sucesor del Sr. Echenique, nombrado por el Gobierno del General Iglesias, que terminó con la entrada de la fuerza del Genera] Cáceres a esta ciudad, comandada por el General Canevaro. El Prefecto y su fuerza se retiró a Tingo, Sachaca y Cerro Colorado, todo lo que aconteció el 17 y 18 de Agosto de 1884. El Concejo, con el fin de evitar la efusión de sangre y la pérdida de valiosos elementos de guerra de la Nación, nombró una comisión municipal que se constituyó en Tingo para que conferenciara con el Sr. Gómez de la Torre, y que no hubiera combate con las fuerzas del General Canevaro que obedecían al Gobierno del General Cáceres, y que ya estaban en esta ciudad. El resultado fue satisfactorio después de haber conferenciado también con el Sr. General Canevaro, y quedó resuelto que se entregarían las tropas del Sr. Gómez de la Torre, con garantías, dándose a estas el socorro que dejaron de percibir dos días, con fondos municipales y con cargo de reembolso por la Caja Fiscal.

El Prefecto Coronel Gómez de la Torre tomó parte activa en la guerra con Chile.