La ciudad de Arequipa, cuna de grandes hombres en todos los campos del saber, las armas, la religión y el arte han engrandecido a nuestra patria.

Por favor, al usar la información, citar la autoría de todos los textos, fotografías, artículos etc. impresos o digitalizados.

Pedro José Gamio y Aranibar

A la salida de Arequipa del Gran Mariscal Santa Cruz, por el levantamiento del pueblo, fué proclamado por este y aprobado por el mismo Santa Cruz el Coronel don Pedro José Gamio y Aranibar como Prefecto de Arequipa; era el 20 de Febrero de 1839.

Fue hijo legítimo de don Bernardo Gamio y García y de la señora Antonia Aranibar Fernández Cornejo; casado con doña Martina García Pacheco. Fue su hijo el famoso arequipeño Domingo Gamio, que también fue Prefecto. 

Gobernó cerca de un año el señor Gamio y habiéndosele exigido que esperase al Presidente Provisorio General Gamarra con sesenta mil pesos y no habiendo podido reunir esa cantidad de los pobres habitantes, por estar escasas sus rentas por las continuas guerras, renunció el cargo, por el siguiente oficio dirigido al General Torrico:

"Prefectura del Departamento de Arequipa, Marzo 10 de 1840. Al  B. Sr. General Jefe de Estado Mayor General y Comandante en Jefe del Ejército del Sur, don Juan Crisóstomo Torrico. Señor General.En comunicación particular, me previene el Exmo. Sr. Presidente Provisorio de la República, que a su ingreso en esta ciudad, que deberá tener efecto en el presente mes, lo espere con la cantidad de sesenta mil pesos reunida en arcas nacionales, so pena de caer en su indignación. Deseando llenar con mi acostumbrada exactitud, y sin quebrantar la ley, las prevenciones de S. E. he tocado todos los arbitrios que me han sugerido mi patriotismo y celo por el buen servicio, y toco dolorosamente por resultado no poder facilitar tanta cantidad, pues concibo que sólo se podría adquirir por medio de un empréstito, y para realizarlo se presenta el embarazo de que las fortunas de los habitantes del Departamento se hallan en una ruina lamentable por consecuencia del empréstito que oblaron a principios del año anterior de 1839, del que aún no han sido reintegrados, y por la pobreza general que se advierte en todos los peruanos por resultado de las frecuentes disensiones políticas que han tenido lugar en el país. En tal estado, y como nada me sea más interesante que no desmerecer el inestimable concepto de S. E. veo que no me queda otro recurso que dejar un puesto en el que fui colocado por aclamación uniforme y general de los habitantes todos de esta ciudad; y al efecto dirijo a US. esta comunicación rogándole se sirva admitirme la renuncia que hago de él en toda forma, si para ello está autorizado, colocando luego en mi lugar al llamado por la ley para sucederme, pues estoy resuelto a no seguir con el mando ni un solo día más. Quizá mi sucesor, poseído de mejores recursos que yo, allanará las dificultades que encuentro para cumplir la orden de S. E. y tendrá la felicidad de esperarlo con la cantidad exigida.— Dios guarde a US. S. General.— Pedro José de Gamio."

Con esta renuncia, ha manifestado el señor de Gamio, que es un caballero desinteresado, pundonoroso y muy honrado. La renuncia fue aceptada por el General Torrico en el misimo día, y le sucedió el Coronel Coloma.

Predecesor:
José Mariano Cossío Urbacaín
1827
Alcalde de Arequipa
1828
Sucesor:
Juan Crisóstomo Corzo y Salazar
1828



Fuente:
ARTEMIO PERALTILLA, "Prefectos de Arequipa"