La ciudad de Arequipa, cuna de grandes hombres en todos los campos del saber, las armas, la religión y el arte han engrandecido a nuestra patria.

Por favor, al usar la información, citar la autoría de todos los textos, fotografías, artículos etc. impresos o digitalizados.

Rodolfo Nicoli Heresi


Rodolfo Nicoli Heresi  nació en Arequipa, se bautizó en la parroquia del Sagrario, el 21 de julio de 1918 , hijo de Francisco Jorge Nicoli Salman y Carmen Heresi Jacamán, inmigrantes árabes llegados a Arequipa a inicios del siglo XX. 

Los esposos Nicoli Segura se establecen a vivir con los abuelos en la calle San José 222, Cercado de Arequipa y Rodolfo administra el comercio familiar La Rinascente que posteriormente, a la muerte de sus padres, seguirá dirigiendo por muchos años más en la calle Mercaderes 100 y 102 del Cercado. 

Rodolfo estudió en el colegio La Salle de Arequipa y cuando era muchacho, llegaron de Ecuador unos hermanos de La Salle que empezaron a enseñar que el mapa del Ecuador era mayor que el actual, quitándole al Perú parte de su territorio (un desacuerdo de límites que nos llevaría a dos guerras posteriores). Rodolfo indignado, armó con sus compañeros, una huelga protestando por los conocimientos antipatrióticos que estaban recibiendo.

Rodolfo se casa en 1939 con Blanca Segura Gutiérrez (N.02/10/1925 – F. 30/04/98), natural de Trujillo.

En 1973 compra la casa de San José 222 a sus hermanos y demás herederos, al no haber dejado testamento ninguno de sus padres.

Se hace socio del club Internacional, del Jockey Club (convirtiéndose en uno de los hípicos más resaltantes de su generación), del Club Palestino (de la Av. siglo XX, donde juega cartas todos los fines de semana) y es conocido con el apelativo de sociolindo, puesto que conociendo a tanta gente y no siendo bueno para recordar todos los nombres, decide llamar sociolindo a todo aquel que le saluda.

En la revolución de Arequipa de 1950 un francotirador con fusil ametrallador se apostó sobre el techo del edificio La Rinascente y empezó a disparar a militares que venían por la calle Mercaderes y San Francisco. Ese francotirador se llamó Santiago Paredes y en su huida se encontró a Rodolfo en unas gradas comunes que comunicaban la azotea con la salida hacia el portal de Flores y amedrentó a la familia Nicoli y a los trabajadores del comercio. 

Rodolfo Nicoli Heresi fue ante todo un padre amoroso y un comerciante modelo que hizo del negocio familiar una tradición arequipeña que duró 82 años en dos locales, el de Mercaderes y el de Galerías Heresi.

Tuvo seis hijos: Elizabeth, Norma, Rodolfo, Marlene, Javier y Pablo

Falleció el 2 de noviembre de 1985, sus restos reposan en el  Cementerio General de la Apacheta.

Fuente:
Pablo Nicoli Segura.