La ciudad de Arequipa, cuna de grandes hombres en todos los campos del saber, las armas, la religión y el arte han engrandecido a nuestra patria.

Por favor, al usar la información, citar la autoría de todos los textos, fotografías, artículos etc. impresos o digitalizados.

Sixto Morales


Nació, en Arequipa, en 1874. Procedía de una familia que. en Arequipa ha sabido distinguirse por la alta jerarquía de su inteligencia  manifestada, especialmente, en el Derecho y la Literatura. Figuran, dentro de sus valores más sobresalientes, los juristas Víctor N. Morales, Pedro Morales Alpaca, padre de nuestro biografiado y Baltazar Morales; el talentoso médico e ilustre hombre público Dr. José A. Morales Alpaca, cuyos aparatos de Obstetricia se exhiben en muscos de Europa, el prestigioso educacionista Dr. Horacio Morales: el novelista mil calificado de Arequipa Augusto Aguirre Morales: y los renombrados poetas Renato Morales y Renato Morales de Rivera (*).

El Dr. Sixto Morales lució las dos calidades características, y, por eso sobresalió como ahogado y poeta.

Graduado de abogado en 1903, logró destacarse, desde su Iniciación profesional, y a  esto debió su elección como Diputado por Puno, en el primer Gobierno de don José Pardo y su nombramiento como Encargado de Negocios en Bolivia, en 1912.

En sus intervenciones parlamentarias acreditó capacidad oratoria y entereza. Se recuerda especialmente sus valientes y fogosas acusaciones al Poder Judicial.

De vuelta a su tierra natal, vivió dedicado al ejercicio profesional, a la enseñanza secundaria, al servicio institucional y a la Actividad literaria.

El y su padre estuvieron dentro de los fundadores del Colegio de Abogados de Arequipa, en 1911, habiendo sido elegidos aquél como Diputado Tercero; y éste, como Diputado Cuarto, de su Primera Junta Directiva.

En otros períodos, volvió a servir al Colegio, en cargos directivos, habiendo desempeñado el Decanato dos veces: la primera, en 1927, interinamente, y la segunda, en 1928, como titular.
Su labor como Decano reeditó el favorable concepto que se tenia de sus cualidades intelectuales; pero despertó justificada reacción, por su obsecuente política en favor del Gobierno que, por entonces, regia el país.

Como triunfó esa reacción, el Dr. Morales se apartó del Colegio, no volviendo a postular para ningún cargo.

Prestó sus servicios en las principales instituciones de Arequipa, especialmente en la Municipalidad, de la que fue Concejal, en más de una vez.

Más que como abogado, el Dr. Morales ha dejado huella como poeta. Premiado, a los 18 años, en el Concurso Literario, realizado en 1891, con motivo del Primer Centenario de Melgar, continuó , en este bello ejercicio, hasta su muerte, habiendo merecído el honor de ser considerado, dentro de los representativos del Romanticismo, en el Perú, en la "Biblioteca de Cultura Peruana", publicada en 1948, bajo la autorizada dirección de Ventura García Calderón. También mereció el honor de ser designado, como colaborador, de la "Biblioteca Internacional de Obras Famosas".

Falleció, en Arequipa, súbitamente, el 25 de Abril de 1934.

Los Dres. Demetrio Velésquez y Francisco Mostajo le rindieron sentido homenaje, que se inserta en el N° 131 de "El Derecho". 

(*) Puede también mencionarse a Eva Morales, poetísa y Gastón Aguirre Morales periodista.

Fuente:

Guillermo Zegarra Meneses, "Historia del Colegio de Abogados y Apuntes para la Historia de Arequipa".