La ciudad de Arequipa, cuna de grandes hombres en todos los campos del saber, las armas, la religión y el arte han engrandecido a nuestra patria.

Por favor, al usar la información, citar la autoría de todos los textos, fotografías, artículos etc. impresos o digitalizados.

Esteban de Aranzaes


Nacido en  Arequipa, hermano del doctor Buenaventura Aranzaes, abogado de la Audiencia de Lima y asesor perpetuo del Cabildo de esa ciudad.

Sus padres le dedicaron a la carrera médica; pero asuntos de familia le obligaron a dejar sus estudios.

Compró el cargo de Notario Mayor que lo desempeñó algún tiempo. Actuó en el juicio que le siguió la curia al clérigo patriota Figueroa. En sus anotaciones dice: "que el Dean Zarate, encargado del gobierno de la Diócesis tuvo largas conferencias con el canónigo Vidaurre, sacerdote de saber, en las que la mentaban profundamente de la conducta del Obispo que se había constituido en coronel de
las fuerzas de Irupana, que había desmoralizado al clero convirtiendo a los curas en capitanes y que había lanzado excomuniones sin meditar sobre ellas". Zarate, agrega: airado arrojó sobre su mesa el pliego de censuras enviada por el Obispo.

En 1814 salvó la vida del español Infanson, ocultándole en una alacena y cubriendo con el cuadro de una imagen. Dejó el puesto y trabajó  las  minas de Chungamayo, siéndole adversa la fortuna. Murió en 1822.