La ciudad de Arequipa, cuna de grandes hombres en todos los campos del saber, las armas, la religión y el arte han engrandecido a nuestra patria.

Por favor, al usar la información, citar la autoría de todos los textos, fotografías, artículos etc. impresos o digitalizados.

José María Cuadros

 

(Protohistoriador y costumbrista). Nació en Arequipa fue hijo de Manuel Cuadros y la señora Alvina T. Al igual que sus dos hermanos no nació en Cayma pero por sus obras son netos caymeños; fue muy querendón de Cayma, los tres se ocuparon de su folklore, su pintura y su historia, por eso el Dr. Francisco Mostajo escribió:

"Queréis saber de su lenguaje, de sus quechuismos vivítos y coleando,. Queréis saber de todo esto?. Preguntádselo a don Pepe Cuadros que os contará minuciosamente, sabrosamente con el jugo de la tierra como conversacionista inexhausto, que conoce y maneja los giros de su pueblo chacarero y que goza al hacerlo, como si paladeara un blanquillo o un durazno de los buenos tiempos. Él sabe al dedillo la historia de Cayma. No sólo la historia sino todo, lo que a Cayma se refiere, hasta sus insignificancias, que él hace sápidas. Los espíritus telúricos lo ani-man y una progenie inmemorial de labradores cobra prestancia en él. Su facha lo descanta. Yo suelo decirle - No se haga usted retratar en busto, porque en busto es usted cualquiera. Hágase usted retratar de cuerpo entero, porque así es usted inconfundible; el archivo viviente de Cayma, la voz de la tradición el lugareño más cabal representativo de su pueblo, el Alcalde que lo corporiza porque lo ama.

El 29 de enero de 1938, el Dr. Víctor Andrés Belaúnde visitó Cayma. Con letra de su puño perpetuó sus vivencias:

"Cayma tiene más colorido a través de su tradición y gran Alcalde Señor Cuadros".

Hasta el historiador de la República, el Dr. Jorge Basadre, fue atrapado en las redes del embeleso, embriagado con las cosas de Cayma le regaló mistura de hondo sentido.

"Fugaz visitante de Cayma ahora, la había conocido en la Imaginación desde hace muchos años. La realidad no desilusiona aquí. Cayma sintetiza lo que es Arequipa: campiña de égloga, historia de fábula. Cayma, 3 de agosto de l938".

Don José María Cuadros llegaba a la gente con facilidad y afecto. Cariñosamente le decían "Don Pepe".

Sus inquietudes por la historia de Cayma las reveló al cursar una comunicación a la Municipalidad lugareña, 8 de febrero de 1925, Solicitaba una serie de datos para escribir la historia de Cayma desde sus orígenes hasta el presente.


"Don Pepe cayó en Cayma como en su centro, porque en Cayma, estaba la mina de las anotaciones de Zamácola, que nadie había curoseado ni utilizado y que él ha copiado pacientemente para entregarlas a la publicidad de la prensa...

"Don Pepe es quien ha dado a conocer las anotaciones de Zamácola, y al contacto con su lectura, por decirlo así, avivase en él su afán por recopilar todo lo que al pasado se refiere y por apuntar todo lo que al presente concierne sin duda porque anticipadamente le halla sabor a pasado. Es una manía en él que, que Zamácola se la aprobaría con una venia. 

Sus aportes para la historia de Cayma son sumamente valiosos, nos permiten reconstruir algunos tramos perdidos de nuestra historia. El más significativo es el "Auto de Reparto de Tierras al Común de Cayma", sin ese documento es imposible trazar la historia del Común de Cayma". También es autor de varias crónicas de sentido histórico, relatan la historia de la virgen Candelaria y la fábrica de su célebre santuario. Publicó: Documentos para la historia de la formación de los panteones, en el diario El Deber del 25 de julio de 1938. Nuestras Grandes devociones populares en El Deber del 30 de enero de 1937. Demarcación Territorial de la Intendencia de Arequipa, en el Deber del 12 de junio de 1937 y enero, del 19 de junio.

Finalmente, desempeñó la alcaldía de Cayma desde 1932 a 1943, es el alcalde de mayor trayectoria, doce años ininterrumpidos. Su energía desbordada contagiaba al vecindario, y, juntos aperturaban o ampliaban vías públicas, cuadraban las plazas o empedraban las calles. Cada faena pública era una fiesta. No faltaban las chombas de chicha, ni la mesa franca, ni las vihuelas para "zapatiar", cerraban los discursos. Dn. Pepe fue un orientador de su pueblo en lo espiritual y en lo material, siempre se escuchaba la voz de su aliento.

Su gobierno municipal cambió la imagen de Cayma, en todos los pueblos chillaba el progreso. También ordenó el archivo municipal y los Registros del Estado Civil. Finalmente, recordamos el decreto municipal N° 15-09-34, que oficializa el nombre del pueblo de Zamácola, ese documento es su partida de nacimiento; además, los nombres que puso a las calles y avenidas son propios de personajes históricos caymeños, en las nominaciones advertimos que conocía profundamente la historia de Cayma.  


Realizó una excursión al Chachani. La crónica de la visita fue publicada por el diario "El Pueblo", 24 de agosto de 1932, la información que glosa es valiosa: nos habla de la cueva "Come Gente", de historia funesta; del" Tesoro de los Jesuítas"; describe los diferentes lugares de la montaña; hasta relata la variedad de plantas y sus propiedades medicinales. Siguen las anotaciones a cuál más interesantes.

Otro de los méritos de Dn. José María Cuadros es haber dedicado su vida a la difusión de los valores tradicionales de Cayma. Por eso, hurgó y recopiló todo lo que significaba Cayma. Además, era un orador consumado, el pueblo lo aplaudía frenéticamente. Derramaba filigrana telúrica. Decía: "Cayma, pueblo de mi afecto y cariño. Pueblo de leyenda y tradición. Pueblo de mis ancestros..." Su discurso a aderezado con el jugo lugareño, arrancaba sonoros aplausos.

Fundó la liga de Fútbol de Cayma, 15 de agosto de 1932, con dos divisiones, primeras y segundas. Los clubes fundadores fueron: Ostende, de Cerro Colorado; Napoleón, del Señor de la Caña; Bella Esperanza, de la Tomilla; Deportivo Sucre, de la calle los Arces y Tronchadero; Pachacutec, de Pachacutec. Se disputó un hermoso objeto de arte, donado por don Juan Manuel Cuadros. El campo deportivo de Cerro Colorado fue el escenario del llamado "Torneo Cuadros". El Club Ostende se coronó campeón, primeras y segundas.

En el campo de la educación fue un auténtico Zamácola Caymeño, se desvivió por la instrucción del niño rural, creó escuelas y plazas para los maestros. Dotó a las escuelas de mobiliario y a los niños pobre regalaba útiles escolares. Tocaba las puertas y los corazones de los padres, demandaba matrícula y asistencia de los niños.

Esta vida dinámica y generosa se apagó a temprana edad, en plena juventud. El corazón de Cayma cesó de latir a las diez de la noche del día martes 16 de febrero de 1943. Cayma lloró su muerte. Su sepelio fue muy concurrido. Una nutrida masa humana testimoniaba su gratitud y afecto. Con los labradores venidos de todos los pagos se respiraba un ambiente denso de campo. 

Los rostros tristes de los niños escolares acentuaron el dolor y el llanto. Abundaron los discursos necrológicos: Dr. Francisco Mostajo, Dr. Juan Luis Moscoso Melgar (alcalde de la Municipalidad Provincial de Arequipa), y otros. Sus restos descansan en el cementerio de la Lari Lari, en el mausoleo de la familia Lozada. Una humilde lápida da fe de su descanso eterno. La muerte de Dn. Pepe fue la destrucción del archivo viviente de Cayma. Ya nadie da razón de las veces que los pajarillos cantan sus endechas en los moros del atrio colonial. 

Fuente:
  • Felíx Gallegos Rosado: "Cayma Historia Tradición y Cultura".