La ciudad de Arequipa, cuna de grandes hombres en todos los campos del saber, las armas, la religión y el arte han engrandecido a nuestra patria.

Por favor, al usar la información, citar la autoría de todos los textos, fotografías, artículos etc. impresos o digitalizados.

Manuel Rafael Valdivia

Por su propia declaración, nació en Arequipa en octubre de 1852 y se graduó de doctor en jurisprudencia en 1870 y de abogado en uno el 9 de noviembre de 1888. Fue miembro y presidente de la Sociedad de Preceptores y en la solemne actuación que celebró aquella, el 28 de julio de 1890, pronunció el discurso de orden.

Fue socio distinguido del Club Literario de Arequipa, al que ingresó como socio activo el 13 de mayo de 1882 con la lectura de su bonito poema "La leyenda de un corazón." Varias veces fue miembro del directorio y elegido presidente para el ejercicio del segundo semestre de 1882 y 1888.

Junto con Modesto Molina, fue el promotor del homenaje que el pueblo de Arequipa, a instancias del Club Literario, tributó al Deán Valdivia el 12 de julio de 1881 con motivo de celebrar el 84 aniversario de su natalicio.

También fue secretario de la junta encargada de la celebración oficial del centenario del nacimiento del libertador Simón Bolívar que celebró Arequipa pomposamente, el 24 de julio de 1883 en calidad de presidente de la Comisión municipal.

Asimismo formó parte de la junta central directiva del homenaje al centenario del nacimiento de Melgar como miembro del directorio del club literario y secretario de la dicha junta central, el 8 de septiembre de 1891.

En 1879 publicó un tomo de poesías con el título de "Ecos perdidos".

A él se le debe la colección de poesías que fuerón publicadas en la obra literaria, La Lira, arequipeña 
18891890 junto con  Manuel Pío Chávez que es una especie de visión panorámica y antología general de la poesía decimonónica de Arequipa.

Fuente :

La Lira Arequipeña 1889.