La ciudad de Arequipa, cuna de grandes hombres en todos los campos del saber, las armas, la religión y el arte han engrandecido a nuestra patria.

Por favor, al usar la información, citar la autoría de todos los textos, fotografías, artículos etc. impresos o digitalizados.

Alfredo Roberts Valcárcel

La vida y las empresas de Alfredo Henry Roberts Valcárcel constituyen una valiosa urdimbre de la historia económica de Arequipa y la región sur de nuestra patria. Si prefiero ocuparme de ellas, como portada a las actividades de la Cámara en 1955, es porque en este año en que Alfredo H. Roberts desempeñara su tercera presidencia, de las cuatro en que estuvo al frente de la Institución, su vida alcanzó el cénit de la trascendencia al presidir la Cuarta Convención de Cámaras de Comercio del Perú, el más importante foro organizado por una Cámara de Comercio peruana hasta nuestros días.

En 1890 fue contratado en Liverpool el joven contador inglés William Henry Roberts Ellison por la compañía Sttaford de Arequipa, por intermedio de su funcionario: Guillermo Ricketts. William Roberts llegó a Arequipa y se encargó de reorganizar la sección Contabilidad de la Casa Sttaford, fundadora de la Cámara de Comercio de Arequipa. El joven contador inglés se enamoró de la vida de Arequipa y de una arequipeña: Julia Irene Valcárcel Ureta, decidió establecerse en nuestra ciudad y contrajo matrimonio. Trabajó en la firma Sttaford hasta 1922 en que, por razones de salud, por las dificultades empresariales de Sttaford y compañía y por querer abrirse campo en una empresa propia, se trasladó a Mollendo e instaló en el puerto arequipeño una empresa de negocios aduaneros, de importación y venta de mercaderías, comisiones y consignaciones, bajo la razón social: Guillermo E. Roberts.

El 15 de noviembre de 1902 nació en Arequipa Alfredo Roberts Valcárcel, hijo del contador inglés de Sttaford y Compañía. Estudió sus primeras letras en la sección párvulos del Colegio de los Sagrados Corazones, luego estudió en el Arequipa English School y el Colegio Particular Arequipa. Viajó a Inglaterra, donde realizó estudios universitarios de Comercio en Wellington entre 1919 y 1922. Regresó a Arequipa y trabajó en Stafford entre 1922 y 1929. Llamado por su padre, quien le pidió convertirse en su socio, se trasladó a Mollendo en 1930. 

El 21 de julio de 1930 constituyen Roberts y Compañía: Guilllermo E. Roberts Ellison, Alfredo H. Roberts Valcárcel y William H. Roberts Valcárcel. A la muerte de su padre se disuelve esta sociedad y se constituye una nueva con la misma razón social, pero teniendo por socios a Julia Valcárcel viuda de Roberts y a Alfredo y William Roberts Valcárcel (1936. Siguiendo la huella de su padre, Alfredo H. Roberts Valcárcel adquirió notoriedad y expandió el negocio familiar en el entonces importante puerto arequipeño: integró la Cámara de Comercio de Mollendo entre 1930 y 1945, llegando a ser su Presidente en 1941; fue Concejal de -la Municipalidad Provincial de Islay; y, por varios periodos fue Presidente de la Beneficencia Pública porteña. En Mollendo también contrajo matrimonio con Carmen Elsa Billig Calderón, el 6 de octubre de 1938, con quien tuvo varios hijos, uno de los cuales Reynaldo Roberts Billig- llegó también a ser Presidente de la Cámara de Comercio e Industria de Arequipa, en años recientes.

Terminada la Segunda Guerra Mundial y vencido el plazo fijado en la segunda constitución de Roberts y Compañía, Alfredo Roberts decide trasladarse a Arequipa y constituye -por tercera vez- Roberts y Compañía el 29 de enero de 1946, junto a Guillermo Roberts Valcárcel. La empresa amplía su ámbito de acción estableciendo sucursales en Mollendo, Cusco y Juliaca y sigue hasta el día de hoy en un plano ascendente que la ubican (en realidad en el presente son varias empresas) entre las más im-portantes firmas comerciales del sur del Perú.

Alfredo Henry Roberts Valcárcel integró, con distintos cargos y en forma ininterrumpida, el Consejo de Administración de la Cámara por veinticuatro años: 1946 a 1970 y fue su Presidente en cuatro períodos: 1951,1952,1955 y 1956. Su aporte a la Institución es abundante, significativo y valioso. En 1950, como Vice-Presidente de la Cámara, actuó en su representación en diversas comisiones y gestiones surgidas a propósito de la rebelión popular arequipeña del 13 y 14 de junio, como detallara anteriormente. En su primera Presidencia (1951) es importante destacar la campaña que libró la Cámara por prestigiar el cheque bancario;la contratación como empleado de Stanley Simons Camino, el actual y eficiente Gerente de la Cámara; y las gestiones realizadas en favor de la mejora de los servicios aduaneros y las instalaciones portuarias. 

En su segunda Presidencia (1952) fueron importantes: las campañas libradas por la Institución porque se priorice el asfaltado de la carretera Arequipa-Matarani y por la descentralización tributaria; la participación exitosa de la Delegación de la Institución en la Segunda Convención de Cámaras de Comercio del Perú, que se realizó en Trujfllo. En 1955 alcanzó la consagración de su paso por la Presidencia de la Cámara, al Presidir con elevada capacidad directiva, con profundo conocimiento de los factores que limitaban la expansión comercial e industrial de Arequipa y con un trato afable que lo caracteriza, la valiosa Cuarta Convención de Cámaras de Comercio del Perú que se realizó en nuestra ciudad con la organización de la Cámara. En este evento, que más adelante detallo, todos los integrantes de la Institución: miembros del Consejo, socios en general, Gerente, asesores, empleados y hasta distinguidos profesionales relacionados circusntancialmente con la Cámara, trabajaron con ahínco, y desprendimiento ejemplar. Si se me permite comparar la Cuarta Convención con una talentosa interpretación musical, diría que fue una solemne sinfonía (que se escuchó y recordó en todo el Perú y por mucho tiempo), interpretada por una afiatadísima orquesta (todos los integrantes de la Cámara), bajo la hábil y fina batuta de Alfredo Henry Roberts Valcárcel. Finalmente, en su cuarta Presidencia (1956), desempeñó un papel destacado por el tino con que manejó los difíciles conflictos laborales que vivió Arequipa.

Ejerciendo por última vez la Presidencia de la Cámara de Comercio de Arequipa, fue nombrado como Presidente de la Comisión de Promoción Económica de Arequipa, por Resolución Suprema de 5 de junio de 1956. En esta Comisión -que en la práctica fue la antecesora de la Junta de Rehabilitación- se desarrollaron importantes acciones en favor del desarrollo económico de Arequipa. 

La actividad pública de Alfredo Roberts también conoció del elevado cargo de Alcalde de Arequipa, nombrado en 1948 por el Presidente Constitucional del Perú: José Luis Bustamante y Rivero.

A la ceremonia de instalación del nuevo municipio asistieron el prefecto Fausto Figueroa San Miguel y el alcalde de la anterior Junta Pedro P. Díaz. Este último, al dar cuenta de la labor municipal realizada en el espacio de dos años, cinco meses y once días, dijo: “La Junta Municipal Transitoria, cuya alcaldía he ejercido, desde el 5 de octubre de 1946, el día de hoy (16 de marzo de 1948), pone término a sus labores y su actuación queda entregada desde estos momentos al juicio de la Historia y al veredicto inapelable de la opinión pública y aquí está su personal en pleno, con la profunda satisfacción de haber cumplido su deber ciudadano en servicio de la colectividad y con la íntima convicción de haber hecho todo lo posible, todo lo que ha estado a su alcance, para servir a su pueblo”. 

A su turno, el señor Roberts, dijo: “En el Gobierno Municipal, que hoy se inicia, no tendrán cabida ni la política ni la propaganda demagógica. Nuestra actuación será para Arequipa y por Arequipa”. 

Fue Cónsul Honorario de Suecia por dieciocho años (1960-1978); de haber integrado el Directorio de la Peruvian Corporation (1961- 1968); de haber presidido la Comisión que trató con Bolivia, en 1967, el tráfico lacustre en ferry boat en el Titicaca y la exportación de minerales; sus trabajos en la Beneficencia Pública de Arequipa; y otros. La Municipalidad de Arequipa, en 1956, merecidamente le otorgó la Medalla de Oro de la Ciudad.

Alfredo Henry Roberts Valcárcel llegó al Centenario de la Cámara en vísperas de cumplir ochenta y cinco años. Cuando vemos su figura distinguida y familiar, caminando por nuestras calles, bajo el sol abrasador, sin más defensa que su sombrero blanco y su jovial sonrisa, sentimos que va dejando una estela que por mucho tiempo perdurará.


Predecesor:
Pedro P. Diaz
1946
Alcalde de Arequipa
1948
Sucesor:
Demetrio Velasquez Rodríguez
25/11/1948

Fuentes:
  • Juan Guillermo Carpio Muñoz,  "Un siglo de esfuerzo, historia de la Cámara de Comercio de Arequipa".