La ciudad de Arequipa, cuna de grandes hombres en todos los campos del saber, las armas, la religión y el arte han engrandecido a nuestra patria.

Por favor, al usar la información, citar la autoría de todos los textos, fotografías, artículos etc. impresos o digitalizados.

Jacobo Said

Nació en Arequipa en 1904. Fue hijo del empresario palestino Salvador Said Yssa. Contrajo matrimonio con Emilie Daubdoub. 

Desde principios de este siglo una corriente de inmigración se ha establecido entre el Perú y la Palestina, que hácia esa época atravesaba una difícil situación con la dominación turca que obligó a los naturales del pais a buscar un campo mas propicio para sus actividades. Hombres de raza fuerte y laboriosa, ocuparon en el pasado un lugar preponderante en la civilización oriental, centro y camino obligado del tráfico del Oriente con él Egipto, la Palestina fué un emporio de riqueza y de comercio. Al surgir las civilizaciones occidentales comenzó la decadencia para esta privilegiada región, y las diferentes conquistas de que fué victima contribuyeron a su ruina casi total. 

Las necesidades de la política inglesa con respecto a la India han hecho que después de la pasada guerra mundial, mire esta nación la necesidad del resurgimiento palestino como una garantía de la seguridad de sus comunicaciones con  sus colonias del Asia, y así vemos que para la explotación de los terrenos petrolíferos del Asia Menor, Inglaterra ha construido ferrocarriles que comunican la Palestina con el mar y que le permiten exportar sus productos, recuperando en estaá forma su puesto en el mundo comercial. Si bien en el orden político aún no tiene una independencia absoluta va ya en vías de obtenerla y como su situación geográfica es privilegiada su resurgimiento está asegurado.

La Colonia Palestina que primeramente llegara al Perú se estableció en los departamentos de Arequipa y Cuzco siendo el señor Salvador Said Yssa, quien al fundar el establecimiento comercial del que se originó la acaudalada firma "Said", echó las bases protectoras de la importante colectividad palestina, que vive y ha progresado notablemente en el territorio nacional, sobre todo en el Sur del Perú, su antiguo establecimiento ubicado en la calle Jerusalén y Moral,  aún está en pie.

Sucedió esto allá por el año de 1885, y tan bien se desarrollaron los negocios de aquel señor Said, al calor de su allá inteligente y de intensa laboriosidad, que llegado el año de 1912 lo extendió a la ciudad de La Paz, donde organizó La Fábrica de tejidos de algodón, y en 1935, otra similar en Santiago de Chile.

A poco en 1914, el mismo señor, asociando en su triunfante obra comercial a sus hijos los señores, Salvador, Juan, y Jacobo Said, constituyó la importantísima firma de que estamos ocupándonos y cuyo vasto negocio se ramifica en la forma indicada, a las capitales de Bolivia y de Chile. 

Consecuentemente, la organización comercial Said, ha distribuido su dirección en cabeza del señor Juan Said el establecimiento de La Paz, a de don Salvador el de Santiago, (cuyo hijo José Said Saffie se convirtio enun gran empresario en Chile)  y en la de nuestro biografiado, señor Jacobo Said el de Arequipa.

En esta ciudad, la firma se ocupa de importar directamente, en gran escala, de Europa, Estados Unidos y Oriente, toda clase de mercaderías y a la vez, de exportar a los mercados extranjeros, lanas, pergaminos, cueros y demás productos de la zona sur del Perú.

Dirigia la casa de Arequipa con acierto y rectitud el referido señor Jacobo Said, que desde muy joven, informó una provechosa acción de trabajo y de iniciativas , siguiendo su marcha de progreso en forma ascendente e interesante para la nacionalidad, no solo por su contribución al progreso económico del país, sino porque siendo este señor que virtualmente es el propietario de casa, peruano de nacimiento y de corazón, ella está debidamente incorporada acervo nacional. De aquí y de su correcto comportamiento se desprende la abierta simpatía que el señor Said gozó entre el vecindario arequipeño, hasta que la firma cerró a mediados del siglo XX.

Fuente: 
  • E. Centurión Herrera, "El Perú y el Mundo" , 1939